Hormigas, su gran imperio y otros datos curiosos

Las Hormigas son insectos comunes que, aunque son diminutos, tienen características fascinantes que las hacen únicas. Estos animales viven en comunidades bien organizadas, trabajan en equipo y cada quien tiene un rol activo con el cual hace su contribución para asegurar el bienestar de toda la colonia. A continuación te presentamos nuestro artículo sobre estas interesantes criaturas.

Hormigas

Las Hormigas

Las hormigas son una familia de insectos que son clasificados como eusociales, es decir que son los que tienen la organización social más avanzada y eficaz.

La rama científica que estudia los insectos se llama entomología, y a su vez tenemos la mirmecología la cual es la que se encarga específicamente de estudiar todos los aspectos relacionados con las hormigas, desde su hábitat, sus costumbres, sus rasgos físicos y su compleja vida social.

Las hormigas pertenecen  orden de los himenópteros, el mismo al que pertenecen las avispas y las abejas, insectos con los cuales comparte algunas similitudes importantes.

Se cree que la hormiga ha evolucionado a través de generaciones desde un antepasado común con la avispa, quien data del período cretáceo, o sea que tenemos hormigas caminando sobre la tierra desde hace miles de años, las cuales fueron diversificándose luego de que evolucionaran las plantas con flores y se distribuyeran por el mundo.

Hormigas

Las hormigas son una de las especies más numerosas, hoy en día se conocen acerca de unas catorce mil especies, aunque aún faltan por describir un número importante de ellas, pues se estima que su variedad llega a las 22 mil.

Morfología

Las hormigas tienen características morfológicas diferentes a las de otros insectos, como por ejemplo las antenas en codo, las cuales sirven como un dispositivo de comunicación de dos vías, para lo cual frotan las antenas con las de otras hormigas para establecer el envío y recepción de los mensajes.

En cuanto a sus características físicas las hormigas son insectos muy fáciles de reconocer, ya que tienen antenas en ángulo, y su cuerpo está segmentado en tres secciones como una estructura unida por una estrecha cintura.

La hormiga tiene un exoesqueleto, el cual consiste en una estructura externa muy dura que recubre el cuerpo del animal, con el objetivo de proteger los órganos internos y servir de soporte a todo el organismo.

El exoesqueleto de las hormigas es básicamente una estructura exterior que actúa como una especie de escudo protector del cuerpo y de mecanismo de anclaje para los músculos, lo cual es bastante diferente del endoesqueleto de los seres humanos.

Órganos internos

Las hormigas no tienen pulmones, el aire que respiran atraviesa la estructura del exoesqueleto y llega a todos los órganos internos del insecto, tampoco tienen vasos sanguíneos, en vez de eso cuentan con un tubo largo y delgado llamado aorta dorsal, el cual se encarga del bombeo de fluidos.

La cabeza de la hormiga contiene la mayoría de los órganos sensoriales, en esta parte del cuerpo del insecto se encuentran los ojos, los cuales son de tipo compuestos, ya que están formados por un gran número de receptáculos visuales, que detectan el movimiento aunque con baja resolución.

También tienen en la parte superior de la cabeza un par de ocelos (ojos simples) con los cuales puede captar el nivel de luz que existe en el medio ambiente. Algunas hormigas, sobre todo las que pertenecen a las especies de costumbres subterráneas tienen una ausencia de visión casi absoluta.

En la parte del abdomen la hormiga se protege a sus órganos internos más importantes como por ejemplo el sistema reproductor, el aparato respiratorio y los órganos encargados de la función excretora.

En algunas especies se puede observar que tienen un aguijón que usan para someter y defenderse de los enemigos y depredadores.

Las Antenas y las Mandíbulas 

En la cabeza también se encuentran los dos apéndices multisegmentados llamados antenas, órganos que son complejos, los cuales los insectos utilizan para detectar sustancias de todo tipo en el medio ambiente, también les da una idea de las corrientes de aire y de las vibraciones del entorno donde se mueven.

Las antenas también son una conexión de comunicación con sus compañeras, ya que por medio del tacto de una hormiga a otra con las antenas transmiten y reciben las señales sobre aspectos importantes como fuentes de comida, peligros inminentes y otros mensajes necesarios para la supervivencia.

Las hormigas tienen mandíbulas fuertes, estas piezas bucales móviles se utilizan para transportar los alimentos para almacenarlos en el hormiguero, manipular objetos con fines diversos, a manera de herramientas para construir los hormigueros, y para defenderse.

Dependiendo de la especie, se presentan diferencias a nivel estructural en la parte de las mandíbulas, pues algunas tienen una cámara intrabucal, donde pueden almacenar alimento, para llevarlo a otras hormigas o para alimentar directamente a las larvas en el hormiguero.

Las hormigas tienen seis patas, pegadas al tórax, al final de cada una de ellas, tienen una especie de garra que las ayuda a sostenerse en cualquier tipo de superficie incluso las más empinadas o resbaladizas.

Polimorfismo en las Hormigas 

El polimorfismo es la variación que tienen algunas especies en comparación con otras que están en el mismo estado de la escala evolutiva.

Si se observa un hormiguero, en el podemos encontrar diferencias físicas entre los individuos que integran esta comunidad, estas hacen referencia al tamaño y a otras cualidades que posee cada uno de los insectos.

Por ejemplo, entre las hormigas que pertenecen a la clase obrera, existen diferencia de tamaño, usualmente se clasifican en menores, medias y mayores; las de mayor tamaño suelen ser las encargadas de encontrar la fuente de comida más cercana. A veces ayudan a los soldados y se convierten en cazadoras.

Las hormigas soldados son un poco más grandes que el resto, y sus mandíbulas son más poderosas, por lo cual los hace difíciles de vencer en batalla. En algunas especies no existen las medianas, sólo las más grandes y las pequeñas.

En el caso de las hormigas tejedoras, estas pueden presentarse de manera bimodal o sea que o son muy grandes o muy pequeñas. También están las monomorfas  las cuales lucen todas muy similares, y no tienen soldados.

Reproducción

La vida de las hormigas comienza cuando están en un huevo; si el huevo ha sido fertilizado por un macho, eso da como resultado que la hormiga que salga del sea hembra, en cambio si esto no ocurrió nunca será un macho completamente fértil.

Estos insectos se desarrollan haciendo metamorfosis completa, pasando por los estados de larva y luego a pupa, antes de volverse imago, el cual es el término entomológico que se utiliza para designar el último paso de un insecto antes de estar completamente maduro.

Las larvas son alimentadas y cuidadas por las obreras,  las cuales le suministran alimento regurgitado; este método es utilizado también para alimentar a otras hormigas de la comunidad, lo cual es llamado el estómago social.

No obstante las larvas también se alimentan de comida completa no procesada, como por ejemplo trozos de alimentos que las hormigas llevan hasta la colmena. Las larvas y las pupas deben permanecer a una temperatura adecuada y constante para desarrollarse de manera adecuada.

Los machos con alas nacen de manera similar a las hembras fértiles, ambos insectos vienen provistos de alas. Esto tiene su variación de acuerdo a las especies, pues en algunas las reinas no tienen alas, o puede haber un hormiguero sin reina.

Las Hormigas y la Comunicación

Las hormigas se comunican entre ellas utilizando el poder de sus feromonas, las cuales son un rastro químico que produce señales que deben interpretar para lograr una comunicación efectiva. Descubre más sobre este interesante tema en nuestro artículo Feromonas

Para esto las hormigas perciben estos rastros biológicos con sus antenas, con las cuales pueden saber, correctamente la distancia de una fuente de alimento, la disponibilidad para el apareamiento, el camino más corto al hormiguero y si se encuentran en peligro.

Algunas veces las hormigas dejan un rastro de feromonas en el suelo para que otras hormigas lo puedan seguir, es por esto que a veces podemos observar largas filas de hormigas que van desde un pedazo de comida hasta el hormiguero; cuando la comida ya no existe, el rastro comienza a desaparecer ya que las feromonas se disipan eventualmente.

Una hormiga que fue aplastada , esta libera hormonas al ambiente que sirven de alarma para las otras hormigas, y las impulsan a huir para salvarse. También se da el caso de que utilizan un rastro falso de feromonas para confundir a hormigas de otras colonias y que estas no encuentren la comida.

Las feromonas son producidas por muchos órganos diferentes en el cuerpo de las hormigas, la Glándula de Dufourlas Glándulas del Intestino posterior, el Pigidio, Recto, Esternón y la Tibia Posterior. Descubre más datos interesantes sobre criaturas fascinantes de la naturaleza en nuestro artículo Insectos

Además de dejar feromonas como rastros volátiles en el aire, las hormigas también pueden dejar una sustancia impregnada de feromonas que se transmite a través de una técnica llamada trofalaxia, con la cual la transmisión de información se logra cuando se prueba la comida que tiene el rastro de feromonas o con contacto físico de boca a boca.

Los hormigueros

Las hormigas forman grandes comunidades llamadas colonias u hormigueros, los cuales pueden tener un tamaño variable, hay colonias de hormigas que solo cuentan con algunos cientos de individuos, pero hay otros que pueden albergar millones de estos pequeños insectos.

Estas pequeñas cuevas, son cavidades subterráneas, las cuales básicamente son una red de intrincados túneles que se conectan y sirven de protección para las miles de hormigas que allí se resguardan de las inclemencias del clima y de sus depredadores naturales.

Los hormigueros son comunidades muy organizadas que pueden llegar a ocupar extensiones considerables de territorio, en ella permanecen usualmente las hormigas obreras sin alas, que son las que construyen y organizan este tipo de estructura.

Hormigas

La comunidad de estos insectos se distribuye y clasifica a los individuos de manera fascinante, existen las obreras, los soldados, las hembras fértiles, y los machos que se aparean con la hormiga reina, para hacer crecer la población de individuos.

La hormiga se caracteriza por su capacidad de trabajo en equipo, ellas dividen las tareas a realizar y las asignan a quien corresponda, tienen un nivel avanzado de comunicación y pueden resolver problemas complejos cuando se presentan.

Los hormigueros cumplen son descritos como superorganismos,  dado que la comunidad de hormigas actúa  como si fueran una unidad, es decir todo el arduo trabajo es en función del bienestar de la colmena.

Hormigas

Estas características han sido comparadas con las sociedades humanas, durante mucho tiempo los expertos han observado a las hormigas y su manera de actuar por el bien de todos sus individuos, lo cual ha servido de inspiración para la creación de sociedades utópicas en el mundo.

Hormigas en el mundo

Las hormigas están distribuidas a nivel global, ya que estos pequeños animales han colonizado casi todas las zonas de nuestro planeta; únicamente existen dos lugares donde debido a las condiciones climáticas extremas en la Antártida y en algunas zonas muy alejadas e inhóspitas.

La hormiga es un animal pequeño pero muy resistente, puede sobrevivir en la mayor parte de los hábitats de nuestro planeta, y se tiene conocimiento de que estos insectos forman entre el 15% y el 25% de la masa total de los animales terrestres en un ecosistema determinado.

El número de hormigas sobre la Tierra es exorbitante, se calculan que existen entre mil billones y diez mil billones de hormigas vivas actualmente. Existen poblaciones que son introducidas en un hábitat en específico para realizar un papel de control biológico.

Hormigas

Algunas culturas las utilizan como alimento, otras como parte de remedios medicinales de origen natural, de hecho en algunas comunidades se utilizan como parte de elaborados rituales.

El éxito de la permanencia en el planeta y la evolución de las hormigas se debe en gran parte a su capacidad de adaptación a los diferentes cambios ambientales, además de su habilidad para cambiar para modificar elementos de su entorno para hacerlo más provechoso y extraer los recursos para continuar con su existencia.

La avanzada evolución presente en las hormigas las ha llevado a desarrollar habilidades miméticas, o sea que puede simular ser parte del entorno como parte de su estrategia de defensa, además de que establecen relaciones comensales y parasitarias con lo cual obtienen beneficios de la forma de alimentación de los animales de su entorno.

Como conclusión podemos decir que las hormigas ayudan a contribuir con el medio ambiente, ya que influyen de manera positiva en los ecosistemas, estos insectos son agentes de control biológico, pueden asistir en la dispersión de las semillas de las plantas, intervienen en procesos de polinización y mejoran la calidad del suelo.

Deja un comentario