Luna de Sangre, ¿cuál es el origen de su curiosa apariencia?

La Luna es un cuerpo celeste que gira en su propia órbita y forma parte de nuestro Sistema Solar; sin ella hubiese sido imposible el que se originara  la vida en nuestro planeta. A veces se nos presenta de manera diferente, más enigmática de lo normal, lo cual nos lleva a preguntarnos ¿Qué es la Luna de Sangre? En el presente artículo te lo contaremos todo.

Luna de sangre

¿Qué es la Luna?

La Luna es el satélite natural de la Tierra que desde el principio de nuestra existencia ha despertado el interés y la curiosidad de la raza humana. Es un cuerpo celeste rocoso que según las teorías sobre su formación esta tuvo su origen cuando un planetoide del tamaño del planeta Marte chocó con la Tierra.

En cuanto a la ubicación de la Luna, esta  se encuentra cercana a la Tierra, de hecho está a unos 384,400 kilómetros de distancia. Después del Sol, la esfera más brillante que podemos percibir desde la Tierra, aunque en realidad no brilla con luz propia, pues su superficie solo irradia la luz que absorbe del Sol.

Cabe destacar que la Luna no es un objeto fijo, pues realiza una órbita completa alrededor de nuestro planeta con dos movimientos constantes, el de traslación que dura alrededor de 28 días terrestres, y el de rotación a la misma velocidad.

La Luna siempre presenta la misma cara a la Tierra, debido a la sincronía que tiene con nuestro propio movimiento de rotación y traslación. Encuentra más información sobre las curiosidades del universo en nuestro artículo Nebulosa

luna de sangre

Esta enigmática esfera celeste, tiene una superficie de roca sólida, que tiene abundantes cráteres y otras formaciones que hacen único el paisaje lunar. Como tiene una atmósfera casi inexistente la superficie lunar es vulnerable contra el impacto directo de los asteroides, meteoritos y otros cuerpos que frecuentemente terminan chocando contra ella.

Partes de la Luna

En cuanto a la estructura de la Luna, a pesar de tener algunas similitudes con nuestro planeta, tiene muchas diferencias relevantes; la Luna está formada de las siguientes partes:

  • Corteza: Es la parte que básicamente se localiza en la superficie lunar, desde la corteza se puede distinguir todo el paisaje lunar, incluidos sus cráteres y valles.
  • Manto: El manto se encuentra localizado debajo de la corteza lunar.
  • Núcleo Lunar: Se encuentra más abajo de donde está el núcleo básicamente es una capa interna de la Luna. El núcleo se puede dividir en dos partes, una es líquida y justo en el centro de esta se encuentra una parte sólida.

Una de las características más singulares que representa una diferencia notable con nuestro planeta es que en la Luna sólo existe el 60 % de la densidad de la Tierra, por lo cual el peso de todo lo que toque su superficie es menor. Otro dato interesante es que en la Luna no hay atmósfera, y por supuesto no existe el oxígeno.

Importancia de la Luna

La Luna es un factor importante para el funcionamiento de algunos aspectos esenciales de la vida en la Tierra. Con sus fases contribuye a mantener el equilibrio del clima, de las estaciones y de las mareas.

Las fases de la Luna son una característica de nuestro satélite natural que tiene una importancia vital para el desarrollo de la vida tal y como la conocemos. Estas se producen mientras la Luna hace su órbita y va reflejando la luz del sol, lo cual le da un aspecto diferente a medida que avanza en su trayectoria.

Las fases lunares son 4 y cada una dura aproximadamente una semana para lograr completar un ciclo de 28 días. Las fases Lunares son menguante, creciente, Luna nueva y Luna llena. Descubre otras curiosidades sobre nuestro satélite natural en nuestro artículo Luna Azul 

¿Qué es un eclipse lunar? 

El eclipse lunar es uno de los más extraños fenómenos de la naturaleza, cuando sucede, se debe a que la Luna pasa por detrás de la sombra que proyecta la Tierra, quedando completamente oscura.

Para que suceda este increíble fenómeno, se necesita que tanto la Luna como la Tierra queden en perspectiva formando un cono de sombra, con una alineación perfecta. La Tierra bloquea los rayos solares que llegan a la luna es por esto que la fase lunar en la que se originan los eclipses es siempre en Luna llena.

Los eclipses lunares pueden ser de tipo parcial, donde se oculta solo una parte de la Luna, también están los de tipo total donde toda el satélite está en el cono de sombra de la Tierra, y finalmente están los eclipses penumbrales, que son los la Luna queda en la zona donde la oscuridad es más débil.

Un dato curioso es que a diferencia de los tan famosos eclipses solares, los cuales son vistos solo en lugares específicos de la Tierra, los eclipses lunares pueden ser vistos desde cualquier parte de la Tierra donde sea de noche.

Luna de Sangre

La atmósfera de la Tierra produce un efecto impresionante sobre los colores en los cuales se muestra la Luna durante un eclipse, cuando nuestro satélite natural está bajo la sombra de la Tierra, adquiere un color rojo, lo cual se debe a la refracción de la luz de la atmósfera sobre la Luna.

La Luna de sangre es un fenómeno maravilloso, todo un espectáculo que nos muestra a la Luna de un color rojizo muy peculiar, en vez del acostumbrado; durante el eclipse la alineación de los cuerpos celestes es exacta, además de que la Luna se ve más grande de lo habitual, lo cual recibe el nombre de superluna.

Luna de Sangre: Grande y Maravillosa

La superluna se produce cuando en su fase de Luna llena, este cuerpo celeste está en uno de sus puntos de su órbita que se encuentra más cercano a la Tierra, lo cual ocasiona que la veamos más grande de lo normal, de hecho puede llegar a verse un 14 % más grande de su tamaño.

Cuando este tipo de fenómeno sucede, y vemos la Luna más cercana  y más hermosa, donde su esplendor se muestra en el firmamento como una enorme esfera de color rojo, nos da la oportunidad de contemplar uno de los espectáculos más hermosos e impactantes de la naturaleza, la ¡Luna de Sangre!.

Deja un comentario