Todo lo curioso de la serpiente, animal asombroso y más

La serpiente, siendo el segundo animal más temido por los hombres y perteneciendo a la clasificación de los reptiles, se caracteriza principalmente por la carencia de patas. Su piel recubierta de escamas, su alargada anatomía, su lengua bífida y su mala fama no detiene a muchos para ser amantes de esta fascinante criatura.  A continuación, te ofrecemos un excelente artículo sobre este estupendo animal.

SERPIENTE

Evolución de la serpiente

Se tiene conocimiento de que la serpiente es un animal que se originó hace mucho tiempo atrás. Exactamente durante el período Cretácico. Es decir, este llamativo animal lleva una evolución de unos 79 millones de años en el planeta tierra. Desde su aparición durante la era de los dinosaurios, se ha adaptado a diferentes estilos de vida y ha evolucionado su apariencia de muchas maneras peculiares.

Los primeros representantes de los ofidios, poseían extremidades de distintas formas. Una adivinanza china reta a predecir: ¿qué es aquello que corre sin pies, nada sin aletas y planea sin alas? Como piensas la respuesta correcta es la serpiente. Los científicos, al estudiar esta especie de reptiles que hoy en día presentan un liso cuerpo capaz de desplazarse por tierra y por agua, se preguntan ¿Cómo es que perdieron dichas extremidades?

La respuesta a esta pregunta según los especialistas, es el hábitat en que el animal se desenvuelve desde sus inicios. Sin embargo, esto ha resultado una tarea difícil para los biólogos, ya que por la variedad de ambientes que hoy en día habitan y por la escasez de ancestros. No hay muchos registros con que hacer las comparaciones.

Los científicos, han proporcionado dos hipótesis opuestas de este enigma, una de ellas mantiene que perdieron sus extremidades en tierra firme como adaptación a la vida subterránea. La segunda hipótesis, menciona que consiguieron sus rasgos físicos en el mar. Pues ambos ambientes, la tierra y el mar, son favorables para un cuerpo extenso y liso.

Los ancestros de la serpiente

Como todas las especies del planeta tierra, todos provenimos o, mejor dicho, evolucionamos de alguna especie desde los orígenes del mundo. La serpiente es una especie muy antigua, y aunque no se tiene muy claro los detalles de su origen, te presentaremos una variedad de sus antepasados. Quizás te interese leer sobre la Tortuga.

Eophis underwoodi: Fue unos de los ejemplares más antiguos y una de las primeras del grupo ophidia. Perteneciente al orden Squamata, se cree que vivió en la era Jurásica, al sur de Inglaterra. Cerca de Kirtlington. De esta especie solo se conocieron fósiles muy fragmentados. Lo que hizo casi que imposible descifrar a qué edad desapareció la última Eophis.

Diablophis gilmorei: Esta especie de reptiles prehistóricos eran encontrados mayormente en zonas de Europa o Sudamérica. Sin embargo, se conoce que este tipo de serpiente habitó en América del Norte, específicamente en la llanura fluvial, en la Formación Morrison, a cierta distancia del oeste de Colorado.

Portugalophis lignites: Se cree que vivió entre 167 y 143 millones de años atrás, durante la era Jurásico medio, en distintos hábitats, como los pantanos, ríos y mares. Esta especie midió alrededor de 1 metro de longitud y fue encontrada en Portugal.

Parviraptor: Esta especie es una de las más primitivas. Según los estudios esta clase de serpiente, se dividía en varias subespecies. Una de ellas es la Parviraptor Estesi, cuyos fósiles fueron descubiertos en las rocas de la era Jurásico superior. Perteneciente al período Titoniense. Para ser más específicos, fue encontrada cerca de la Formación Purbeck Limestone, de Dorset, Inglaterra.

La Parviraptor gilmorei, es la segunda subespecie de este género. Era localizada en la Formación de Morrison, al oeste de América del Norte. En la era del Jurásico superior. Posteriormente esta especie fue movida a un género separado.

SERPIENTE

Tetrapodo Phys: Este género de reptiles ya extinto, vivió en el Cretácico Inferior, exactamente por la Formación de Crato, en Ceará, Brasil.  Es la única especie que se conoce que tenía cuatro extremidades distribuidas a lo largo de su cuerpo. Sus cuatros patas eran manipuladas para cazar y aparearse, más no le funcionaban para caminar. Esta especie como muchas otras era carnívora.

Este género fue denominado en el año 2015 basándose en un fósil completo resguardado en un bloque de caliza del Bürgermeister Müller Museum en Solnhofen, Alemania. En el cual estaba rotulado como “fósil desconocido” hasta que un importante paleontólogo reconoció su importancia.

Coniophis: Como sus parientes, este ejemplar de serpiente ya esta extinto. Vivió para la era Cretácico tardío, y se dice que media alrededor de 7 centímetros de largo. Presentaban una dentición y forma similar a una serpiente actual, pero su cráneo era en gran parte similar a la de un lagarto.  Su estilo de hábitat era en madriguera y se cree que se alimentaba de pequeñas presas vertebradas.

Najash: Esta especie de serpiente, ya extinta, vivió en el Cenomaniense – Turoniense, lo que ahora conocemos como Sudamérica. Como otras de sus primas del período Cretácico, esta poseía dos extremidades traseras. Se cree que este género tuvo un origen terrestre, ya que los fósiles fueron encontrados en un ambiente de madriguera subterránea.

Su longitud no superaba más de 1,50 metros y su existencia fue hace aproximadamente 90 millones de años atrás, en la provincia de Río Negro, en la Patagonia Argentina.

Dinilysia patagonica: Se cree que este ejemplar vivió aproximadamente hace 20 millones de años antes que el dinosaurio Rex o Tyrannosaurus. Sí, te hablamos de esa temida especie de dinosaurios que aparecían en la conocida película de 1993 Jurassic Park.

Como una de las especies más antiguas, se dice que sus antepasados fueron las lagartijas hace unos 85 millones de años. Existió en el Cretácico Superior y sus fósiles han sido encontrados en América del Sur, específicamente en Argentina. Esta serpiente alcanzaba una longitud aproximada de 3 metros y era depredadora animales pequeños.

Según diferentes estudios a la estructura del cráneo, se demostró que esta especie no se desarrollaba como una gran serpiente excavadora durante sus inicios. Esta  destructora terrible, no era una serpiente con toxinas, esto quiere decir que mataba a sus presas por constricción, de la misma forma que las boas y pitones que conocemos hoy en día.

Debido a que los huesos de su mandíbula no estaban fijos, esta serpiente engullía las presas completas, sin importar el buen tamaño de las presas.

Titanoboa cerrejonensis: Perteneciente a la familia de los boidos, vivió en el período Paleoceno en Sudamérica, hace aproximadamente 60 millones de años, en la actual Colombia.

Esta es la especie más grande encontrada en la actualidad, pues su longitud, según los estudios de sus vértebras, fueron de 13 metros de largo, otros hallazgos sugieren un tamaño mayor a 14,3 metro de longitud. Con un peso aproximado de 1135 kilos.

Características físicas de la serpiente

Las serpientes se encuentran residiendo en la tierra desde hace más de 150 millones de años, y varios estudios realizados a los esqueletos de estos curiosos reptiles, proyectan que estas especies evolucionaron a partir de lagartos acuáticos. ¿Increíble no?

La dimensión del reptil es muy importante, ya que el tamaño de las serpientes, como animales de sangre fría, depende de la temperatura de su hábitat. La longitud de su cuerpo varía, pues puede llegar a medir de 10 centímetros hasta unos 10 metros de largo dependiendo de la especie. ¿Te imaginas?, una serpiente del tamaño de los postes de luz.

Desplazamiento

Al no poseer  extremidades, se desplazan gracias al aprovechamiento de sus escamas, específicamente de las escamas abdominales. Estas le permiten el movimiento hacia delante e imposibilita que se desvíe hacia los lados. A diferencia de otros  animales vertebrados, las serpientes tienen un foco de gravedad extremadamente bajo, es decir, su cuerpo esta siempre en contacto con el suelo, generando mayor fricción y repartiendo más su masa corporal.

Esto no les impide ser buenas nadadoras, escaladora, cavar e incluso planear de un árbol a otro. Su desplazamiento puede variar, una de estas formas, la más común la realizan mediante ondulaciones laterales del cuerpo, que comienzan en la cabeza hasta terminar en la cola. Otro tipo de locomoción terrestre, es el uso de una parte del cuerpo como ancla estática para estimular el resto del cuerpo.

Algunas especies de serpientes se deslizan en línea recta, usando las escamas del vientre. Especies como la cascabel cornuda, tiende a moverse con la cabeza levantada y empujando su cuerpo hacia delante. Las escamas ventrales de las serpientes tienen la peculiaridad que cuando se amplían,  imposibilitan el desplazamiento en dirección contraria a la marcha.

¿Huesos  alargados?

La serpiente tiene un armazón compuesto de múltiples vértebras. Unas especies contienen alrededor de 100 vértebras  y en otros  géneros ostentan hasta 400 vértebras, lo que hace que tengan una fisionomía muy flexible. En realidad el número de estas varían con respecto al tamaño de la serpiente.

El cráneo de la serpiente está totalmente reformado en comparación a otros reptiles, pues su estructura es muy compleja. Tiene diferentes musculaturas refractoras, que permite que la serpiente pueda engullir su presa, siendo esta incluso más grande que su cabeza.

La dentición de estos reptiles, son de forma delgados y arqueados hacia atrás, se implantan tanto en el paladar como en el maxilar y el dentario, distribuidos en la mandíbula inferior y el maxilar superior.

La mayoría de las serpientes son divididas en cuatro grupos tomado en cuenta la base de los dientes, que se clasifican dependiendo del tipo de veneno y el linaje. Estos son:

  • Aglifos: no poseen dientes especializados. Son serpientes no venenosas. Como por ejemplo la Pitón birmana.
  • Opistoglifos: pertenecen a este grupo las serpientes que tienen la abertura en la parte posterior. Las serpientes de este grupo poseen veneno en un par de dientes en la parte anterior del maxilar superior. En esta categoría entra la serpiente de hocico de cerdo.
  • Proteroglifos: presentan un maxilar acortado teniendo pocos dientes a excepción de un colmillo, el cual está cargado de veneno. Un ejemplar de este grupo es la cobra real.
  • Solenoglifos: su maxilar se reduce a una abolladura que soporta un colmillo único, teniendo el veneno más avanzado que cualquier otra serpiente. Un ejemplo de este grupo es la Cascabel.

Los sentidos en la serpiente

Las serpientes tienen un sentido de visión bastante limitado. Poseen fosetas loreales, una fosa cerca de los ojos y el hocico, que son capaces de percibir el calor corporal. No tienen párpados, en cambio disfrutan de una escama transparente, que funciona como una especie de una lente de contacto. Esta escama se renueva cada vez que mudan de piel.

¿Te preguntas cómo oyen las serpientes? Su oído es muy condicionado, pues no tienen tímpanos, ni mucho menos una cavidad externa. Sin embargo, cuentan con la estructura completa del oído interno, con cócleas, por lo cual son capaces de sentir las vibraciones del suelo a través de los huesos de la mandíbula.

¿Y cómo es que respiran?, pues la respuesta más obvia es por la nariz, sin embargo es un sistema algo complejo, pues posee el órgano de Jacobson. La serpiente utiliza su lengua bífida para captar las moléculas del aire que pasan por el órgano ubicado en la boca, y así son capaces de recibir información de su entorno. ¿Será que Lord Voldemort respira así?

La resistente piel de la serpiente

Como su desplazamiento es arrastrándose por el suelo, estos reptiles necesitan una piel resistente por su constante fricción. Incluso algunas que escalan árboles con troncos muy rugosos y otras que se arrastran en la áspera arena.

Su piel está recubierta por escamas. Su composición y su espesor varía de una especie a otra, pero tienen algo en común: todas poseen una piel dura por fuera que se va suavizando en sus capas interiores. Esto permite como un efecto rebote en su anatomía, distribuyendo la fuerza de los impactos al arrastrarse, reduciendo los daños en su piel.

SERPIENTE

Suelen cambiar la piel cada dos o tres meses y a diferencia de otros reptiles, mudan la piel en una sola pieza. Esto se hace a medida que el animal crece y asimismo para sanar heridas y redimir los parásitos externos.

¿Te apetece un beso con sabor a veneno?

Estamos seguros de que no deseas ser mordido por algunas de las especies de serpientes venenosas. La serpiente usa su veneno como mecanismo de defensa secundario. Este inmoviliza, o incluso puede llegar a matar inmediatamente a su presa. Esta toxina es segregada por la saliva pero modificada, que se inyecta a través de los colmillos. Su veneno al ser una secreción salival, tiene propiedades que agilizan la pro digestión de los alimentos.

Es decir que especies que no son venenosas pueden causar daños severos en los tejidos de la piel de sus presas. Las proteínas que posee actúan directamente el sistema nervioso, la sangre, tejidos y otros tipos de órganos. El veneno se acumula en las glándulas ubicadas en la parte posterior de su cabeza. Puede que también te interese aprender sobre la Enfermedad del Beso.

Tipos de serpientes

De estos animales existen alrededor de unas 3460 especies esparcidas por todo el planeta tierra, de las cuales aproximadamente unas 500 especies poseen veneno, de las cuales son pocas que causan un daño letal a los seres humanos. A continuación te describiremos algunas de las especies más fascinantes.

Ahaetulla prasina: conocida también como serpiente verde de la vid. Es una especie que vive más en los árboles, oriunda del Sudeste Asiático, son grandes escaladoras por la forma geométrica de sus escamas. Cuando se ven amenazadas revelan entre sus escamas verdes los colores negro y blanco. Son muy buenas usando camuflaje entre las ramas.

Serpiente Taipán: Su nombre significa serpiente de escamas chicas, es nativa de Australia, y catalogada como una de las especies más venenosa del planeta. Esta gran especie feroz puede llegar a matar a una persona en una hora aproximadamente con tan solo una mordedura.

Crótalo azul: Esta especie única entre sus primas, encanta y destaca por su hermoso color azul, sin embargo, existen otras de color verde, incluso naranja. Es originaria de Indonesia y Timor Oriental. Son una especie venenosa, pequeña y que habita  en los árboles. ¿De qué color te gustaría más?

Serpiente hilo: Es oriunda de las selvas de Barbados, fue encontrada en el año 2006 por un equipo de investigadores americanos. Mide aproximadamente 10 centímetros de longitud. Convirtiéndola en la serpiente más chica del planeta. Su tamaño es comparado incluso con la longitud de un fideo.

Boa arco iris: nativa del centro de América del sur, es conocida por la luminosidad de variados colores que su anatomía irradia cuando es expuesta a la luz del sol. La Epicrates cenchria, llega a medir 2 metros de longitud y tiene una expectativa de vida de aproximadamente 26 años.

Mamba negra: temida, agresiva y altamente venenosa, la Dendroaspis polylepis, se encuentra en diversas zonas del África subsahariana. Llegan a medir entre los 2 y 3 metros de longitud, con un peso aproximado de 2,4 kilos. Sus colores varían entre los verde oliva, gris plomizo y marrón amarillento.

Atheris hispida: Oriunda de  África central, pertenece al linaje de las víboras. Es altamente venenosa. Es conocida por poseer un diseño único escamas, pues tienen un aspecto erizado y por sus grandes ojos. Llegan a medir unos 75 centímetros de longitud. Es una serpiente de cuidado, pues para su mordedura no existe antídoto conocido en la actualidad. Su veneno causa coagulación de la sangre, dolor e hinchazón.

King cobra: Mejor conocida como la cobra real, es la especie tóxica más grande que existe, con un largo de unos 6,4 metros. Habita en parte de la India y a todo el Sudeste asiático. Esta enigmática serpiente, tiene una cabeza distintiva pues a su alrededor posee una capucha que le rodea. Sus colores varían entre el oliva al marrón con franjas en blanco y negro.

Cerastes cerastes: Conocida también como víbora cornuda del desierto. Es originaria del norte de África y del Oriente Medio. Se caracteriza por los pequeños cuernos sobresalientes en su cabeza, aunque algunas de su especie no los poseen. Tienen una longitud promedio de 85 centímetros. Poseen una cantidad de veneno con baja toxicidad.

Víbora gariba: Es una especie de serpiente que no posee un nivel de veneno muy tóxico, sin embargo la Echis carinatus, es el miembro más pequeño de las cuatro especies responsables de causar la mayor parte de muertes humanas al año. Habita mayormente zonas pobladas de la India y el Medio Oriente.

Boomslang: O serpiente del árbol, es una especie venenosa de la familia Colubridae. Su longitud es corta, ya que mide aproximadamente 1,50 metros. Su hábitat es por el África Subsahariana. Conocida también como culebra arborícola de El Cabo. Por lo general es una especie inofensiva para los humanos.

SERPIENTE

Krait comun: Nativa del sur de Asia,  esta especie puede llegar a medir hasta 2,6 metro de longitud. Normalmente habita sitios como prados o matorrales. Al ser una cazadora de nocturna, toma por sorpresa a la mayoría de sus presas. Su veneno tiene altos niveles tóxicos, causando inmediatamente parálisis respiratoria, sin embargo, tiene la particularidad de que su mordedura no causa ningún dolor.

Serpiente tigre: Se caracterizan por tener los colores veteados dando similitud con las franjas de un tigre, esta especie puede alcanzar un tamaño de hasta 2,10 metros. Se encuentran principalmente al sur y al este de Australia. Esta serpiente puede ser muy venenosa.

Crotalus: La temida serpiente cascabel es nativa mayormente de las zonas de América del Norte y Sudamérica. Llega a alcanzar una longitud de aproximadamente 2 metros. Esta especie es caracterizada por el sonido que emite cuando se siente amenazada. Es considerada la especie más tóxica de Norteamérica.  En la actualidad se conocen 36 tipos diferentes de esta serpiente, siendo todas especialmente mortíferas.

Víbora de la muerte común: Especie conocida como el sumador de la muerte común, es oriunda de Australia. Considerada una de las serpientes más tóxica de esta nación, tiene la particularidad de que espera a su presa.  Una vez que ataca, espera que su víctima esté muerta, para engullirla.

Cobra filipina: Perteneciente a la especie Naja, puede llegar a tener un tamaño de 2 metros de largo. Nativa de Filipinas, de entre todas sus primas, esta es considerada la más venenosa. Llegando a ser una de las serpientes más peligrosa del planeta.

SERPIENTE

Curiosidades de la serpiente

Al ser unos uno de los tipos de reptiles más llamativos y temidos, que se pueden encontrados casi en cualquier país del mundo, y de la diversidad de sus especies. Hemos decidido dejarte algunas curiosidades que quizás ni te imaginabas.

¡Qué hermosos colores! Habitualmente como ocurre en otras especies de reptiles, la serpiente que posee los colores más chillones, son las más venenosas.

Barriguita llena, corazón contento: si se dan un buen banquete pueden durar hasta dos años sin comer. Solo les bastará un poco de agua.

Encantadores de serpientes: este truco no funciona porque bailen, solo siguen las vibraciones de la flauta con su cabeza.

Dentadura perfecta: sus dientes únicamente sirven para sostener la presa, más no pueden masticar. Por esta razón las tragan enteras.

La Víbora de Russell es la serpiente venenosa que más causa muerte al año en el mundo.

 ¿Alimentación y estética juntas? ¡Jamás! Cuando mudan su piel no se alimentan, ya que la córnea de sus ojos se les pone gruesa y quedan ciegas.

Chiquitas pero peligrosas, el veneno de las crías de las serpientes venenosas, es más potente que el de una adulta.

Un peso sin igual, la fuerza de aplastamiento que realiza una anaconda o una pitón adulta sobre sus presas es de unas 20 toneladas.

Canibalismo de la serpiente cascabel, esta especie tiende a comerse algunos de sus descendientes cuando estos no logran sobrevivir o sus huevos se deterioran. Llegan a ingerir hasta el 11 por ciento de sus crías según diferentes estudios.

SERPIENTE

Aunque es tal el miedo, he incluso el rechazo que causan estos enigmáticos reptiles por mucho tiempo, no debemos olvidar la importancia que representan en el planeta. Esta importancia es tal que componen una fracción significativa de los depredadores que conservan nuestros ecosistemas naturales equilibrados.

Por lo tanto es nuestro trabajo preservarlas y cuidarlas, para que no lleguen a la extinción como mucho se sus antepasados. Si te gustó este fascinante artículo, te invitamos a leer sobre el Perro de Agua.

Deja un comentario