Bacterias del Yogurt, sabes cuales necesitas para hacerlo

El yogurt es sin duda alguna uno de los alimentos más sano que hay en la actualidad. Especialmente es esencial para aquellos niños que se encuentran en la etapa del crecimiento y para las personas de tercera edad. Muchas personas no lo saben, pero este tipo de comida cuenta con las denominadas Bacterias del Yogurt, el cual tienen grandes beneficios que protegen tanto los huesos, los dientes y mucho más.

Bacterias del Yogurt

Concepto de yogurt

Como bien lo saben muchos, el yogurt es un alimento lácteo que se obtiene a través de la descomposición de la leche. Este proceso lo hacen posible algunos tipos de bacterias conocidas como Lactobacillus y Streptococcus. Es importante destacar que para obtener una descomposición más íntegra se deben usar distintas cepas.

Entre las más destacadas se tienen las siguientes: Streptococcus thermophilus, Lactobacillus delbrueckii ssp. bulgaricus, L. casei y Bifidobacterium bifidus. En caso de querer conocer otros tipos de comidas que resultan ser beneficiosas para el organismo, se recomienda la lectura del siguiente artículo: Alimentos Transgénicos.

Si bien, el yogurt se puede conseguir utilizando cualquier tipo de leche, en la actualidad hay una leche que sobresale de las demás, es el caso de la leche de vaca, es la principal materia prima para su elaboración. La efervescencia de la lactosa en ácido láctico es la que le otorga al yogurt su nivel de acidez y en gran parte contribuye en su sabor.

Todo esto ayuda muchísimo a las personas que sufren de intolerancia a la lactosa. Pueden consumir este alimento sin padecer de trastornos digestivos. Una vez que se haya logrado obtener el yogurt, muchas personas optan por agregarle otros ingredientes como ligeros toques de chocolate, algunas frutas, vainilla y otros saborizantes.

¿Podrían las bacterias ser la clave de los beneficios del yogurt?

El yogurt posee billones de bacterias ideales que, según los especiales, juegan una labor de gran importancia en la salud de las personas. Así como se mencionó al comienzo gracias a las bacterias del yogurt, los individuos que las consumen, obtienen una serie de beneficios para su cuerpo. No obstante, antes de brindar beneficios, estos microbios deben llegar al intestino grueso. En esta área es donde pueden ponen en marcha todos sus objetivos.

Muchos especialistas a lo largo de los años han explicado los diferentes retos que enfrentan estas bacterias de yogurt en todo su trayecto y también han mencionado los diferentes beneficios adicionales que les proporcionan a las personas.  Además, se encuentra ya demostrado según muchos estudios realizados que estas bacterias no logran sobrevivir por largos periodos de tiempo en el intestino, aun así, permiten equilibrar la microbiota intestinal.

Las bacterias del yogur sobreviven en el tubo digestivo

Por otro lado, hay que tomar en consideración que la población de bacterias que suelen vivir habitualmente en el organismo de las personas (microbiota intestinal). Tiende a aguantarse a la colonización del intestino por aquellas bacterias que llegan desde afuera.

Ahora bien, se supone que el hecho de que estas bacterias del yogurt lleguen hasta el colón es un recorrido sumamente riesgoso para ellas. Luego de que las personas las han digerido, estas viajeras temerarias deben realizar un verdadero trayecto encaminándose por una maraña de espacio un tanto adverso (tubo digestivo).

Bacterias del Yogurt

También se dice que hasta la boca de las personas es una zona bastante riesgosa para estas bacterias. Esto se debe a que la saliva cuenta con diversas enzimas que tienen efectos antimicrobianos.

El próximo obstáculo al cual se deben enfrentar dichas bacterias es al estómago, debido a las condiciones ácidas y las enzimas digestivas. Después de esto, deben pasar por el intestino delgado y enfrentarse a sus sales biliares. Estas últimas, así como los otros factores se consideran una gran amenaza para estos microbios.

Ahora bien, aunque las bacterias del yogurt deben enfrentar muchos riesgos y obstáculos, hay una gran cantidad de ellas que logran sobrevivir y se combinan con las bacterias que ya residen dentro de intestino.

El yogurt fermentado puede mejorar la salud

En la actualidad hay muchos registros que demuestran que tanto el yogurt como otros productos lácteos fermentados logran ciertas mejoras en la salud de las personas. Entre los beneficios que estos aportan se pueden mencionar los siguientes: disminución de los peligros de la obesidad, diabetes de tipo 2, cardiopatías, cáncer de vejiga y cáncer colorrectal.

Estos beneficios aportados por las bacterias del yogurt se interpretan en el mejoramiento en los niveles de la glucosa y la insulina en el torrente sanguíneo. El cual son agentes de gran importancia para el desarrollo de la diabetes. Estos efectos hacen referencia, por ejemplo, en un progreso de los niveles de glucosa e insulina en sangre, factores clave para el avance de la diabetes.

Las bacterias del yogurt lo hacen un alimento idóneo

Como bien lo saben todos, tanto la leche como otros productos están compuestos de lactosa. En el caso de la azúcar natural se logra descomponer en el intestino debido a la enzima lactasa. El nivel intestinal de la lactasa suele reducirse mucho después del periodo de lactancia. No obstante, la gran mayoría de las personas adultas poseen una gran cantidad de lactasa para poder deglutir la mayor parte de la lactosa ingerida.

Aunque también hay que mencionar que muchas personas no suelen producir gran cantidad de lactasa y comienzan a padecer algunos síntomas algo desagradables. Entre los más comunes se pueden nombrar los siguientes: diarrea, gases y distensión abdominal. Por otro lado, muchas personas no toleran la lactosa, es por ellos que en reiteradas ocasiones se les aconseja consumir el yogurt. El cual resulta ser el alimento más idóneo para las personas en estas condiciones.

Ahora bien, es oportuno aclarar que, aunque el yogurt posee lactosa, las bacterias activas del yogurt posee lactasa. Cuando esta se libera en el libera dentro del intestino, este ayuda muchísimo en el proceso de la digestión de la lactosa.

Bacterias del Yogurt

Los expertos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) han manifestado que la relación causa-efecto se encuentra presente entre el consumo de este alimento y el mejoramiento de la digestión de la lactosa.

Esta afirmación se encuentra bien constituida como para poder darle un gran crédito a todas sus propiedades saludables. Ahora bien, esto realmente tiene una base sólida cuando el yogurt cuenta con al menos 108 bacterias activas formadoras de colonias por gramo.

Aquellas personas que llevan a cabo dietas a base de alimentos fermentados como por ejemplo el yogurt. Contribuyen en gran parte a los millones de bacterias que consumen diariamente. Ahora bien, se debe acotar que aquellas bacterias que provienen de alimentos fermentados se mantienen de manera pasajera en el intestino.

Hay soportes de sobra que demuestran que estas bacterias tienen mucha influencia en la población de bacterias residentes. Por lo que se traduce en que si suministran grandes beneficios para la salud del cuerpo humano. Para enterarse de cuanta sangre tiene el cuerpo de un adulto o un niño, se recomienda la lectura del siguiente artículo: ¿Cuántos litros de sangre tiene el cuerpo humano?

Composición del Yogurt

El procedimiento para la preparación del yogurt data de miles de años atrás. No obstante, hasta el siglo XIX no se conocían los pasos adecuados para su producción. La forma en que este alimento era preparado simplemente pasada de generación en generación, lo mantenían como una especie de secreto familiar.

En los últimos años, este procedimiento fue racionalizado, debido a los hallazgos realizados por algunas ciencias como la física, bioquímica y específicamente la tecnología industrial.

Así como se ha mencionado anteriormente la preparación del yogurt necesita la inserción de bacterias consideradas benignas. Estas bacterias deben encontrarse en la leche el cual se estará controlando en todo momento de manera muy cuidadosa. Es importante recalcar, que el yogurt natural necesita de una temperatura de embotellado de unos 43°C.

Luego de esto deberá ser cometido a un procedimiento de fermentación en cámaras ardientes a 43°C. Esto es necesario para poder alcanzar el mayor nivel de acidez posible. Los más expertos aseguran que este procedimiento puede tardar unas 4 horas solamente. Una vez que dicho proceso haya culminado, el yogurt debe enfriarse hasta los 5°C con la finalidad de frenar la fermentación.

Cuando se trata de otros tipos de yogures como por ejemplo el de frutas, el procedimiento es completamente distinto. La fermentación se lleva a cabo en depósitos, antes del proceso de enlatado. El cual se hace en frío, por lo que no se requiere de fermentación posterior.

Al mismo tiempo, los microbios usan como fuente de energía la lactosa o el azúcar de la leche. Con esto se ayudan a liberar ácido láctico como elemento de residuo. Este genera un aumento de la acidez que ocasiona que las proteínas de la leche logren precipitar, generando un tipo de gel. El mayor grado de acidez, logra evitar la multiplicación de las demás bacterias que son patógenas.

Se considera importante acotar que la primera investigación bacteriológica que se relacionaba con el yogurt estuvo en manos del Dr. Grigoroff. Este investigador logró detectar la presencia de tres diferentes microorganismos, “diplostreptococcus”.

Deja un comentario