Depresión Postvacacional, todo sobre esta condición y más

Te encuentras algunos meses disfrutando de unas merecidas vacaciones y luego llega el momento de volver al trabajo, pero te encuentras desanimado y te sientes agobiado por regresar a laborar, puede que estés pasando por una depresión postvacacional.

Depresión Postvacacional

También conocido como síndrome postvacacional, es el estado que se produce durante el proceso de adaptación entre el periodo vacacional y la vuelta al trabajo, es decir la depresión por la vuelta al trabajo después de las vacaciones. Esta depresión puede llegar a durar aproximadamente de 3 a 15 días, dependiendo de la actitud con que lo afronta cada persona.

Algunas personas consideran que la depresión postvacacional, depende de la percepción de cada individuo respecto a su trabajo, es decir si lo percibe de manera desagradable, evidentemente presentará un rechazo al momento de retornar a sus actividades laborales luego del periodo vacacional.

Este síndrome afecta principalmente a personas menores de 45 años de edad. Es un trastorno adaptativo y no clínico o psiquiátrico, ya que a pesar de tener síntomas físicos y psíquicos no se mantiene a lo largo del tiempo. Este trastorno es ocasionado cuando el regreso a la rutina laboral genera estrés a la persona  y un desgaste emocional, por lo tanto la depresión postvacacional se centra solamente en el ámbito laboral.

Muchas personas consideran que no se le debe denominar síndrome postvacacional, ya que en términos médicos un síndrome es un conjunto de síntomas que se presentan juntos y son característicos de una o varias enfermedades. Por lo que el malestar que se presenta al volver al trabajo, no es más que un proceso de adaptación, es decir una reacción psicológica natural al cambio, por lo tanto no se le puede calificar como enfermedad o trastorno.

Sin embargo, a la depresión postvacacional, también se le denomina como estrés postvacacional, debido a que se debe afrontar una situación adversa, por lo que si una persona percibe el trabajo de esa manera, puede presentar estrés y por ende ansiedad. Por esto, algunos psicólogos lo denominan como un proceso de adaptación a una situación menos placentera a la que se tenía antes.

Por lo tanto, el síndrome postvacacional también surge porque la persona ha obtenido durante su periodo vacacional nuevos hábitos de horarios, alimentación, entre otros. Por lo que al regresar al trabajo deben cambiar esos hábitos de manera progresiva hasta adaptarse nuevamente a sus actividades normales.

La depresión postvacacional representa un periodo de adaptación, por lo que se manifiesta antes de la reincorporación al trabajo, al momento de sentir ansiedad, baja motivación o miedo por la cantidad de actividades que tenga que realizar, las cuales tenía controladas antes de irse de vacaciones.

Es importante destacar, que si una persona presenta depresión postvacacional por más de 15 días, probablemente esté pasando por algo que ya sobrepasa el estrés postvacacional, por lo que es necesario revisar si algo está fallando en su entorno laboral y buscar ayuda médica y psicológica.

Es importante que las personas para evitar la depresión postvacacional, perciban una gran satisfacción tanto con su vida personal como profesional, tomando en cuenta que durante el periodo de trabajo también pueden realizar en los ratos libres y fines de semana, diversas actividades que pueden resultar muy placenteras. Por lo tanto, este trastorno sólo existe si la persona lo piensa, difunde y habla cada vez que va a iniciar su temporada laboral. Conoce también acerca de soñar despierto.

Síntomas 

Los síntomas que se presentan al tener depresión postvacacional, pueden ser tanto físicos como psíquicos, manifestados de la siguiente manera:

  • Dolor de cabeza.
  • Tristeza
  • Aburrimiento o desmotivación.
  • Falta de interés.
  • Mal humor.
  • Falta de concentración en las actividades diarias.
  • Alteración del sueño y del apetito.
  • Apatía.
  • Insomnio
  • Cansancio
  • Decepción del trabajo.

Estos síntomas se solucionan cuando la persona se adapta finalmente a la rutina laboral; existen diversas maneras de afrontar la vuelta al trabajo, por lo que lo mejor es afrontarlo con una actitud sana y aceptarlo como algo natural en la vida.

Actitudes  de las personas con depresión postvacacional

Generalmente las personas con el síndrome postvacacional, muestran las siguientes actitudes:

  • Llegar tarde al lugar donde trabaja.
  • Estar de mal humor.
  • Perder un compromiso o reunión de trabajo.

Depresión postvacacional

Tipos de personas que pueden llegar a tener la depresión postvacacional

Algunos psicólogos han clasificado de la siguiente manera, a las personas que pueden llegar a presentar la depresión postvacacional:

  • El planificador: personas muy obsesivas que todo lo deben tener controlado, se guían por listas y son vulnerables a este síndrome postvacacional, porque quieren iniciar el trabajo para que puedan cumplir todo lo que se han previsto, por lo que si surge un imprevisto puede estresarse o molestarse. Son personas que constantemente se obligan a tener más trabajo.
  • El controlador: personas que pueden presentar trastorno obsesivo- compulsivo, ya que verifican mucho su día a día, por ejemplo esas personas que el primer día de trabajo revisan lo último que habían hecho, re controlan su trabajo con la finalidad de evitar que algún imprevisto pase. Por lo tanto, demasiado control puede generarle ansiedad.
  • El fóbico: tiende a evitar afrontar situaciones que percibe como difíciles, lo que hace que desee estar nuevamente de vacaciones ya que esos días no presenta mucho estrés, por lo que si percibe el trabajo como un estrés, tiende a evitarlo. Son esas personas que delegan las responsabilidades a otras personas, para evitar afrontar las situaciones.
  • El profeta: son aquellas personas que tienen pensamientos negativos, que van predispuestos al trabajo pensando en situaciones negativas, lo cual lo condiciona y le causa estrés y malestar.

¿Cómo afrontarla?

Para afrontar la depresión postvacacional, lo primero que la persona debe tener es optimismo, es importante tomar en cuenta que cada persona es lo que piensa, por lo tanto si esa persona está todo el día pensando que no le gusta su trabajo o no le gusta su jefe o compañeros, está sufriendo en su trabajo, por lo tanto no la está pasando bien allí.

Por lo tanto para poder superar la depresión postvacacional, se debe empezar a tomar las rutinas, por ejemplo empezar a realizar antes las actividades que son comunes en la temporada laboral, como ir al gimnasio o ir a cursos que toman mientras se está trabajando.

Para ello, es esencial que cada persona se coloque unos objetivos realistas para poder cumplirlos, ya que eso ayuda al cuerpo a estar equilibrado. De igual manera se pueden realizar actividades de acuerdo al gusto de cada quien para tener una vuelta agradable al trabajo, al igual que se debe tener siempre un buen humor y ánimo, lo cual le permitirá trabajar mucho mejor.

Otro de los consejos para superar la depresión postvacacional, es retomar nuevamente una alimentación saludable, ya que muchos en vacaciones comen de todo, pero al momento de retomar las actividades cotidianas es esencial comer de manera muy sana para así mantener unos niveles de energía saludables y a sentirse mejor.

También es esencial que cada persona realice alguna actividad física ya que esto contribuye al incremento de las endorfinas, la cual da un sentimiento de bienestar, una de estas actividades fundamentales es la de caminar.

Al momento de retomar todas las actividades en el trabajo, la persona debe estar consciente que en un solo día no se podrá organizar o retomar todo por lo tanto hay que tener paciencia para adaptarse nuevamente a la rutina laboral y priorizar cada una de las actividades para así poder realizarlas en distintos días, para así evitar el estrés y la ansiedad.

Por lo tanto, la organización es fundamental, para ello la persona debe analizar y planificar las actividades que realizará al momento de retomar la rutina laboral. Así como manteniendo una buena armonía con sus compañeros para crear un buen entorno de trabajo al momento de trabajar en equipo. Debido a esto, se debe ir recuperando cada actividad de manera progresiva, por lo tanto es esencial tener una buena planificación.

Otra de las actividades que puede realizar una persona para superar la depresión postvacacional, es la de buscar cosas o motivos que les creen ilusión, es decir aprender cosas nuevas, hobbies e iniciar nuevas actividades que le generen felicidad, para así activar los mecanismos de energía positiva del cerebro. Conoce también  lo referente al hipocampo.

En el caso de las personas que presentan un cansancio extremo, es esencial  consumir, con asesoría médica, la vitamina con complejo B (B1, B3, B6 y B12), los cuales activan los mecanismos antidepresivos del cuerpo y todas las defensas para así sentirse mejor, además es hidrosoluble. Por lo tanto esta vitamina puede consumirse con una alimentación sana, especialmente con una dieta que incluya verduras verdes, como el brócoli.

Otro de los consejos, es habituar poco a poco el horario del sueño, por lo que es recomendable que semanas antes de volver al trabajo se empiece a habituar el dormir temprano para así evitar el cansancio y el estrés. De igual manera, es esencial tener presente que al llegar se puede establecer un hábito de estructuras el trabajo por orden de prioridad para así poder cumplir todo lo que se proponga en sus metas laborales.

Asimismo, es aconsejable no retornar de las vacaciones un día antes de volver al trabajo o el mismo día, ya que el proceso de adaptación será más complicado y por lo tanto posiblemente se pueda manifestar el síndrome postvacacional.

Por otro lado, otra de las maneras de superar la depresión postvacacional, es la de recordar, valorar y agradecer que la persona pudo tomarse unas vacaciones, ya que muchos no pueden. Asimismo también es esencial que recuerde lo afortunada que es de tener un empleo, así como mantener presente que también se tiene a la familia la cual siempre representa un apoyo fundamental.

Por lo tanto, es esencial valorar todo lo bueno que se tiene, para así ver todo lo positivo y afrontar las nuevas oportunidades que se le presentan tanto laboral como personalmente, para sí continuar adelante cada día con un buen ánimo. Si te interesó este artículo, también puedes leer acerca del síndrome del impostor.

Deja un comentario