Fobia a los payasos, descubre ¿a qué se debe este miedo?

Si observas a una persona disfrazada con un traje de colores, zapatos largos y peluca, la cara pintada de blanco, una nariz redonda y una sonrisa permanente pintada de rojo, estás frente a un payaso, descubre en este artículo a qué se debe la fobia a los payasos.

Fobia a los payasos

Los payasos

Muchas personas asocian a los payasos con momentos divertidos de su infancia, sin embargo no todos tienen esa apreciación, pues los relacionan con recuerdos negativos que tuvieron en algún momento de su niñez o adolescencia con estos personajes. Generalmente  son la representación de la diversión y su única intención es provocar risas y buenos  ratos con sus locuras, pero en algunas ocasiones ocurre lo contrario, es por ello que se habla de la fobia a los payasos.

El origen de los payasos es muy particular, ya que se les conocía como bufones, los cuales tenían la libertad de bromear y criticar acerca de situaciones que nadie bromeaba, especialmente con temas referentes a los altos mandos, personajes políticos, realeza, etc. Esto sin ocasionarles ningún tipo de problema ya que su única función era distraer. De hecho, eran los únicos que podían expresarse contra el gobierno a través del humor en sus obras.

Con el pasar de los años el bufón evolucionó y ya no actuaba en la corte para los reyes, ahora actuaba en los circos para el pueblo y se le llamaba payaso.

Los payasos también representaron un papel importante en la cultura musical americana ya que eran considerados cantantes en el siglo XIX, antes de la invención del fonógrafo (primer dispositivo para reproducir sonido) y la radio, pues daban a conocer las canciones populares vendiendo hojas con las letras y música de las canciones después del espectáculo.

Fobia a los payasos

Características de los payasos

Estos peculiares personajes, se caracterizan por ser muy coloridos, pues utilizan una peluca, maquillaje exagerado, nariz roja, traje o pantalones anchos y unos grandes zapatos.

Desde hace aproximadamente un siglo, a estos personajes se les asocia con las fiestas infantiles y el circo en donde su finalidad principal se basa en divertir a través de su humor, especialmente a los niños y adultos.

Por lo tanto, los payasos son personajes que deberían hacernos pasar un buen rato, sin embargo desde hace décadas, hay muchas personas que sienten terror hacia ellos.

Fobia a los payasos

Fobia a los payasos

El miedo es una de las reacciones del cuerpo y de nuestra mente a lo desconocido y uno de los medios más comunes entre toda la población del mundo, es el temor a los payasos ya que hay personas que tienen fobia hacia ellos.

Muchas fobias como la fobia a los payasos se relaciona con causas emocionales que ocurrieron en la infancia o adolescencia de la persona en donde surgió un miedo irracional denominado coulrofobia.

La coulrofobia hace referencia al miedo o las sensaciones negativas que algunas personas tienen hacia los payasos y afecta especialmente a los niños aunque también pueden aparecer en adolescentes y adultos.

Las causas de la coulrofobia en las personas pueden ser muy diversas, una de ellas es que el individuo haya vivido en el pasado una  experiencia negativa o experiencia traumática que estuviera relacionada con un payaso.

Una de las principales causas de la fobia a los payasos se genera por  la incomodidad que sienten muchas personas al ver el maquillaje vivo, la tez pálida, ojos exagerados, nariz roja, sonrisa extraña con  la boca pintada de rojo y vestimenta poco usual y colorida. Representando todos estos elementos un sinfín de estímulos que afecta la mente especialmente de los niños.

Sin embargo, los principales motivos del miedo a los payasos se debe a que desde su origen siempre han tenido connotaciones siniestra, pues eran personas que parecen estar desequilibradas y nunca demuestran sus  auténticas expresiones faciales, su sonrisa permanente lo cual provoca sensación de falsedad, de que está escondiendo algo.

Por lo tanto, esto ocasiona que el individuo que padece de coulrofobia sienta desconfianza, pues a ningún ser humano le gusta ver una emoción congelada en el rostro que no permite distinguir las intenciones y emociones de quien viste de payaso.

Es por ello, que estos personajes que se ocultan bajo el excesivo maquillaje, los vestidos extravagantes y las pelucas de colores relacionados con la diversión y la felicidad, se convirtieron en siniestros debido a su representación en la literatura y el cine.

Fobia a los payasos

Los payasos en el cine

Otra de las causas a las que atribuyen este temor se debe a la representación de esta figura en películas de terror, entre las que destaca la película It del año 1986, basada en el libro del autor Stephen King, en donde el protagonista es un personaje maligno representado por un payaso llamado Pennywise.

Por lo tanto, muchos atribuyen la fobia a los payasos a Stephen King y su obra, sin embargo el autor manifiesta que la película tiene como finalidad representar a través del payaso los miedos que ocultan los humanos, en donde el protagonista se transforma según los grandes temores de cada personaje.

No obstante, muchos desconocen que esta fobia tuvo lugar fuera de la ficción, años anteriores, pues en el año 1978 se conoció la historia de John Wayne Gacy,  a quien se le denominó como el payaso asesino, ya que era un hombre que en su tiempo libre trabajaba como payaso en fiestas infantiles, que llevó a su casa a niños y adolescentes con la excusa de darles pornografía y terminó abusando y asesinando a 33 de ellos.

Este es uno de los asesinos seriales que causó con sus actos un gran temor en los padres, los cuales en esa época tenían pánico de llevar a sus hijos a fiestas infantiles y más aún si en ellas la distracción estaría a cargo de un payaso.

Otra de las películas en las que se encuentra como protagonista a un payaso como villano, es en el reconocido Guasón o Joker, icónico personaje del cómic de Batman en el año 1940, el cual ha tenido muchas adaptaciones cinematográficas.

Este personaje padece de sociopatía, trastorno de personalidad antisocial, pues es incapaz de adaptarse a las normas sociales y las leyes individuales. Otro de sus rasgos es que tiene el trastorno obsesivo – compulsivo ya que sus pensamientos irracionales y temores lo provocan un comportamiento compulsivo.

Por lo tanto, ambos personajes antes mencionados, Pennywise y el Joker, personifican a los payasos de manera terrorífica, violenta, depredadora y carente de emociones, lo que ha ocasionado el rechazo hacia estos personajes de parte de muchos espectadores.

Psicoanálisis del miedo a los payasos

Las personas que padecen coulrofobia, generalmente sufrieron un episodio o acercamiento traumático desde la infancia o adolescencia con un payaso, lo cual les ocasionó un gran temor.

La fobia a los payasos tiene una explicación biológica, esta se genera porque el cerebro cuando desconoce y no tiene claro algo, genera inquietud o desconfianza, a esto se le conoce como disonancia cognitiva, es decir, el ser humano está evolutivamente diseñado para desconfiar si el cerebro no tiene claro lo que percibe. Los payasos son impredecibles, pueden hacer cualquier cosa y es esa impredictibilidad la que causa desconfianza entre los humanos.

La fobia a los payasos también se debe a que el estereotipo del payaso terrorífico está tan arraigado en nuestra sociedad que prácticamente se ha vuelto la norma como Pennywise el personaje principal de la novela de Stephen King, mencionado anteriormente.

Este temor está basado en la tendencia de nuestro cerebro de causar reacciones negativas ante ciertos estímulos, pues los payasos al ser personas, evidentemente  tienen cuerpo y caras humanas como todo el mundo, pero con características pocos comunes, lo que hace que  de allí se genere el problema, lo que se denomina el efecto del valle inquietante, teoría psicológica donde las cosas se ven de cierto modo humano pero no tanto y esto hace que eso parezca perturbador.

Un ejemplo de esto, se debe a los rostros de los payasos, ya que son humanos que se desvían de lo habitual, son perturbadores y difieren en muy elaboradas formas, las enormes sonrisas pintadas, los colores contrastantes, los ojos exagerados todo esto se combina para ser reconocido como un rostro humano que no se comporta como debería.

De hecho en una persona, no solo los rostros humanos generan confianza o desconfianza, también somos muy sensibles a la forma del cuerpo y los movimientos subconscientemente, pues recibimos mucha información solo con ver la manera de caminar de algunas personas. De igual manera ocurre al ver a los payasos pues estos tienen disfraces fuera de proporción y muecas poco naturales que no son comunes y típicas en las personas, lo cual genera rechazo hacia ellos.

Síntomas de la fobia a los payasos

Los síntomas son comunes a los que presenta una persona que padezca alguna fobia, tales como:

  • Ansiedad.
  • Aumento del ritmo cardiaco.
  • Temblor.
  • Miedo.
  • Sueños recurrentes con la fobia.
  • Ataques de pánico.
  • Sensación de mareo.
  • Aumento del ritmo cardiaco.

Si el miedo a los payasos no se supera desde la infancia o adolescencia puede trascender a que la persona transmita rabia y furia a las demás personas, por lo tanto si una persona tuvo un trauma en la infancia y nunca se ha tratado, posteriormente esa persona seguirá con ese temor.

Cómo vencer la fobia a los payasos

Muchas personas evitan llevar a sus hijos a las celebraciones infantiles o a circos donde haya payasos, sin embargo lo más factible para vencer esta fobia es asistir a terapia psicológica, para ir reduciendo el miedo.

Es por ello que las personas deben recibir ayuda psicológica, ya que existen técnicas y métodos para controlar el miedo en donde el paciente se relaja y se sensibiliza a través de la imaginación, con la finalidad de lograr que la persona deje de ver al payaso como alguien terrorífico y por el contrario lo vea como divertido, el cual es el verdadero propósito de estos coloridos y llamativos personajes.

Si te gustó la información de este artículo, te invitamos a disfrutar de más contenido relacionado en nuestra página web.

Deja un comentario