Mentiras, costumbre de algunos con consecuencias y más

Las Mentiras son expresiones contrarias a lo que realmente una persona siente o piensa. Una persona que dice mentiras es tomada como falsa, traicionera y vil. Existen distintos tipos de mentiras y diferentes situaciones en las cuales una persona prefiere mentir antes de decir lo que sucede en verdad. En este artículo exponemos las curiosidades y consecuencias que enfrenta una persona cuando dice mentiras.

mentiras

Mentiras

Las mentiras son expresiones que se dicen voluntariamente aún cuando se sabe que no son ciertas, estas afirmaciones son contrarias o tienen aspectos inexactos o que son contrarios a la realidad.

La mentira es esencialmente una falta a la verdad y una representación de lo que es la ausencia de honestidad, lo cual la mayoría de las veces tiene un propósito bien planeado.

Los mentirosos tienden a expresar sus sentimientos a través de alegatos que no son ciertos, afirmaciones inexactas y carentes de fundamento real. Descubre más sobre interesantes temas de actualidad en nuestro artículo Síndrome del Impostor

Cuando una persona hace una declaración dando a entender que es lo verdad aún cuando cree o sospecha que es falsa, en todo o en parte, y espera a que los demás lo crean es prueba irrefutable de que estamos frente a un mentiroso.

mentiras

¿Qué es realmente una mentira?

Si analizamos el término, una mentira puede ser una realidad inventada o sea algo genuinamente falso, que no tiene relación con nada de lo que ha ocurrido realmente.

El ocultar la realidad es también una mentira, hay veces que los mentirosos se justifican diciendo que era mejor saber una verdad a medias, o no saber la verdad del todo, aunque esto no sea del todo cierto.

Son mentiras también las verdades a medias o mentiras selectivas, pues básicamente son engaños para conseguir un objetivo que se tiene planeado.

El mentiroso se vale de la confianza que se le tiene, y del nivel de credulidad que tiene la persona a la cual le está mintiendo, para crear falsas expectativas, falsas ilusiones o impresiones, con lo cual se puede engañar para manipular y obtener beneficios personales.

mentiras

La mentiras son un antivalor, es decir que es una actitud que demuestra que la persona tienen dudosos valores morales que fundamente su forma de ser y de actuar.

Cuando se da una falsa impresión, muchas veces se debe al miedo que se siente mostrarse tal cual es ante los demás. Esto expresa falta de confianza en sus propias habilidades, capacidades y en aspectos propios de su personalidad.

La baja autoestima fomenta la desconfianza en nuestra propia forma de actuar, por lo cual la persona mentirosa recurre a este pretexto para justificar las mentiras que dice y los engaños en los cuales participa.

Razones para mentir

Las razones por las cuales una persona miente son abundantes, profundas y complejas, los motivos para decir mentiras sobran así como las oportunidades para hacerlo.

mentiras

Algunas veces es por baja autoestima y el no sentirse capaz de realizar ciertas cosas o actividades. También es frecuente que una persona recurra a las mentiras para ser aceptado por un grupo o se esfuerza por aparentar que se integra perfectamente al entorno.

La mayoría de las veces las personas quieren obtener un beneficio para el cual no tienen méritos, recurren a las mentiras para hacerse merecedores de lo que ellos creen les pertenece por derecho.

El problema con  decir mentiras en todo momento es que todo lo que se consiga no tiene valor moral, tampoco puede generar una base sólida para su vida pues es como un castillo hecho de nubes, que ante la brisa desaparecerá.

Las mentiras crean espejismos, que muchas veces nosotros mismos terminamos creyendo, no obstante se supone que una mentira es la negación de un aspecto de nuestra propia realidad.

Mentir significa por tanto falsear, simular o pretender algo que no se es, lo cual hace que el mentiroso pierda el tiempo en inventar y decir cosas que no son ciertas y que pueden traer terribles consecuencias si se descubre la verdad de su comportamiento.

Aspectos Morales en las Mentiras

Las personas tienen diferentes ideas de cómo debe ser el comportamiento de cada individuo desde el punto de vista moral. Los cánones morales de cada quien pueden variar en cuanto al nivel de aceptación para ciertas cosas.

Las mentiras son consideradas como inaceptables para la mayoría de las personas, sea cual sea su concepto de moralidad; también en todas las religiones y patrones de guía existencial, las mentiras son vistas como un recurso banal y malsano.

De hecho, los mentirosos tienen una pésima reputación, pues son personas en las cuales no se puede confiar y eso hace que sean personas difíciles de tratar  como compañeros de estudio, de trabajo y hasta como posibles parejas.

Un mentiroso es una persona que tiene la tendencia o la costumbre de decir mentiras, muchas veces están tan convencidos de que les beneficia esta forma de actuar, que aún después de ser descubiertos, siguen mintiendo.

El nivel de tolerancia de la mayoría de las personas hacia los mentirosos es muy poco, basta con que alguien se de cuenta de que le han dicho una mentira como para colocar una etiqueta de desconfianza al individuo que le ha mentido; además de que una vez que se pierde la confianza, es muy difícil restaurar ese vínculo.

Tipos de Mentiras

Las mentiras son de naturaleza variable, según estudios estas pueden clasificarse de acuerdo a el propósito con el cual se digan; aunque pueden ser muy diferentes en su origen y objetivo, las mentiras siempre se tratan de lo mismo, de disfrazar y acondicionar la realidad para lograr nuestro propio beneficio.

El sabio doctor de la Iglesia Católica San Agustín distingue ocho tipos de mentiras, una de ellas es la mentira que se dice solo para hacer daño a una persona, pero no tienen un propósito que beneficie a nadie.

Otra tipo de mentira es la que se dice mientras se realiza la enseñanza de la religión, donde se trata de adoctrinar recurriendo a amenazas y mentiras para administrar castigos si la feligresía no se comporta según lo establecido en la fé.

También están las mentiras que hacen daño pero tienen como propósito hacer un bien mayor y ayudar a alguien diciéndole lo que en el momento necesita escuchar.

Otro tipo de mentiras son las que se consideran patológicas, las cuales se dicen por impulso del mentiroso, por el solo hecho de mentir; la persona que dice este tipo de mentira se siente estimulada y satisfecha cuando miente, así que busca la oportunidad de hacerlo y miente todo el tiempo.

En esta clasificación hecha por San Agustín entran también las mentiras que se dicen durante un discurso para engañar a las masas y obtener el respaldo necesario para ganar respeto y admiración, aunque no sea merecedor de estos dones.

Por último en esta clasificación están las mentiras que se dicen para salvarle la vida o la pureza de alguien, con las cuales no le hacemos daño a nadie, este tipo de mentiras son tomadas como apenas una distorsión de la verdad con fines de beneficio común.

Mentira Blanca

La mentira blanca es un tipo especial de mentira pues es frecuente que las personas la diga, además de que todos en algún momento de nuestra vida hemos dicho una mentira blanca.

Se trata de una afirmación, sugerencia, información o comentario que es totalmente falso, pero las consecuencias de haberlo dicho son prácticamente nulas; pues no causa inconvenientes, estragos, daños o reacciones negativas de ningún tipo a ninguno de los implicados.

Una mentira blanca tiene frecuentemente como objetivo la función de hacer sentir bien a alguien, aliviar la consciencia o hacer sentir mejor a una persona sin dejar ningún rastro de culpabilidad o de sentimiento de haber realizado una mala acción.

Mentira oficiosa

La mentira oficiosa es la que se dice con el objetivo de lograr el agrado y la aprobación de la persona a quien se le dice la mentira; por ejemplo si un individuo está con un compañero de trabajo y le dice una serie de cumplidos sobre lo bien que hace su trabajo, solo para darle confianza, aunque en el fondo sean exageraciones.

Cabe destacar que este tipo de mentira proporciona un beneficio a quien la dice, pues crea un clima pacífico, de entendimiento y solidaridad entre las personas.

El peligro de este tipo de mentiras está en que es probable que la persona se sienta engañada cuando se entere de que todo lo que escucho no es tan cierto.

¿Cómo detectar un mentiroso?

Los mentirosos frecuentes tienen ciertas características, las cuales son básicamente rasgos comunes los cuales podemos observar si analizamos los gestos y ademanes que las personas que mienten suelen hacer cuando dicen una mentira.

A pesar de que una persona esté acostumbrada a mentir, el organismo presenta reacciones que se corresponden con el estrés y el miedo a ser descubiertos.

Presas del estrés

La detección de un mentiroso se basa en ciertos procesos conductuales, en los cuales se observa detenidamente al sujeto para determinar qué factores pueden ser desencadenantes del estrés.

Por ejemplo algunas personas al mentir son esquivas con la mirada, no pueden sostener la mirada a los ojos del banco de sus mentiras; por otro lado el rasgo que delata a otro tipo de mentiroso mucho más frío y calculador es el de que tienen una mirada fija en si víctima durante toda la conversación, lo cual también es inusual.

Otras claves que se observan en la persona cuando miente es su forma de parpadear, lo cual al igual que el contacto visual, cambia cuando se le pregunta directamente sobre la mentira que ha dicho.

Los mentirosos de oficio muestran en su rostro pequeños cambios que representan una señal de alerta, como por ejemplo una sonrisa que luce falsa, un movimiento involuntario de alguno de los músculo de la cara o una expresión forzada o demasiado fingida.

Cuando se trata de una emoción falsa, hay una desconexión visible entre lo que expresan los ojos de la persona y lo que ésta se esfuerza por aparentar. Descubre más sobre interesantes temas de salud en nuestro artículo Depresión sonriente

De hecho una sonrisa genuina coincide la expresión de felicidad entre todos los hemisferios de la cara, cuando es falsa no coincide, de hecho en el área superior del rostro se puede notar sentimientos negativos como enojo, frustración o envidia.

Síntomas de Estrés

Las personas mentirosas muestran signos de estrés, es decir, que al mentir, un individuo somete a su cuerpo a una carga emocional muy fuerte, la cual puede mostrar algunas manifestaciones que son comunes cuando se está realizando una actividad bajo presión.

Se trata de la temperatura corporal aumenta, por lo cual es frecuente que algunas persona cuando están diciendo una mentira comienzan a transpirar, generalmente en el área de la frente o en el área del labio superior. Descubre más sobre interesantes temas de salud en nuestro artículo Músculos de la cara

Para contrarrestar la sensación de calentura por mentir, la persona suele tocarse la cara, de manera nerviosa o compulsiva, si se observa con detenimiento se ve la insistencia de llevarse las manos a la cara para secar el sudor, en algunos casos las mujeres recurren a jugar con el cabello soltarlo y  peinarlo con los dedos.

Existen otros detalles como la deglución exagerada o más frecuente de lo normal, además de cambios en el ritmo de la respiración, la cual es una evidencia infalible de que le afecta lo que dice, y por ello su corazón se acelera.

No se debe decir mentiras

Las personas que dicen mentiras suelen habituarse a hacerlo, lo cual es contraproducente tanto para el mentiroso como para quien resulta víctima de sus mentiras.

Las mentiras no duran para siempre y tarde o temprano se sabe la verdad; cuando esto sucede un mentiroso debe enfrentar las consecuencias de sus actos, entre los cuales está que las personas en su entorno le pierdan la confianza.

Las mentiras continuas hacen que nosotros mismos perdamos la noción de lo que es real o no, la actitud deshonesta poco a poco se vuelve parte integral de una personalidad engañosa.

Al final es mejor ser honestos y fundamentar nuestro comportamiento en la sinceridad, que nos muestre tal como somos; el ser auténticos  mejorará las relaciones que estarán basadas en la confianza y el respeto mutuo.

Si ha sido de su agrado nuestro artículo sobre “Mentiras” le invitamos a descubrir más contenido interesante sobre temas diversos en nuestro blog.

Deja un comentario