Scort, un término que seguramente muchos desconocen

Actualmente existe una ocupación que es cada vez  más común, se trata de un Scort, hombres y mujeres que han encontrado un trabajo poco convencional, donde reciben un pago por sus servicios como un acompañante remunerado.  En este artículo presentamos algunas de las particularidades de esta inusual actividad.

scort

¿Qué es un Scort?

En este mundo cambiante han surgido muchas profesiones, las cuales hace algún tiempo  ni siquiera se podían imaginar, es un mundo cambiante y complejo donde a veces es difícil obtener un ingreso, no obstante la creatividad del ser humano no tiene límites.

El ejercicio de este tipo de actividad ha existido desde hace muchísimo tiempo, el sexo visto desde cualquier perspectiva es una actividad placentera, que todos quieren tener en su vida.

Por esto no es de extrañar que exista un negocio que te proporcione lo que quieres, cuando y como quieres; con solo respetar las reglas y tener como pagarlo, ya estas en el juego.

Se trata de un negocio como cualquier otro, pues se intercambia dinero por un servicio recibido, la diferencia que existe es que la herramienta de trabajo no es algo que comúnmente se utilice para tal fin.

scort

¿De qué se trata?

Básicamente se trata de un contrato de trabajo, entre una persona que necesita de un acompañante para acudir a un evento, fiesta reunión, viaje de negocios o alguna actividad que prefiere hacer en pareja.

Este cliente está dispuesto a pagar por los servicios de una persona que se dedique a cubrir esta necesidad, o sea que a cambio de una remuneración que usualmente corresponde a una tarifa preestablecida.

Usualmente este contrato deja claro desde el principio las condiciones que regirán, lo que es permitido y lo que no, el tiempo que durará la compañía y las implicaciones que tiene.

Las tarifas de un scort varían según el servicio, generalmente suelen ser muy altas, tanto que solo personas con mucha solvencia económica pueden costear.

scort

Aspectos Básicos

El interés de contratar una persona que ejerce el trabajo de Scort, es que se puede compartir con una persona de gran atractivo físico, usualmente muy sociable, alguien que de manera entretenida compartirá con su cliente y llegará hasta donde se haya hecho el convenio.

Generalmente, un scort tiene cierto nivel educativo y cultural que le permiten comportarse como una persona encantadora.

A veces, es esa personalidad envolvente lo que más se busca cuando se contrata un escort.

Lejos de lo que frecuentemente se piensa, la mayoría de las personas que pagan por los servicios de un scort de alto nivel buscan experimentar la sensación de disfrutar el estar acompañados de una persona sexi, encantadora y con una personalidad arrolladora.

scort

Las diferencias entre un scort y una persona que se dedica a ejercer la prostitución son muchas, fundamentalmente, estas últimas suelen intercambiar únicamente sexo por dinero. En cambio con los scorts se trata de un servicio más completo, complejo y refinado que puede incluir o no el sexo.

Para ser un scorts es indiferente si es hombre o mujer, ya que se trabaja según la preferencia del cliente y también de la persona que ofrece sus servicios.

A la hora de establecer los límites que se respetarán en este trabajo, se debe tener claro hasta donde se quiere llegar. Es importante que esto quede claro desde el principio, por ejemplo existen scorts que se especializan en clientes del mismo género o solo cierran contrato con personas del sexo contrario.

Origen 

En la actualidad es frecuente ver en las páginas de internet, anuncios publicitarios acerca de personas que ofrecen sus servicios como acompañantes de alto nivel, lo cual se engloba en la palabra scort.

Comúnmente se asocia la palabra a una persona que hace una actividad ilegal, aunque no siempre es así, ya que este término también suele utilizarse para hacer referencia a los servicios de compañía que no incluyen ningún tipo de relaciones íntimas.

El término scort, proviene del Italiano ‘scorta’ lo cual significa acompañamiento, antes del cual se tiene el Latín ‘scorgere’ lo cual puede interpretarse como guía.

De allí pasa al español a través del Inglés ‘scort’ y en la lengua Francesa antigua es ‘escorte’.

De esta palabra también se obtienen el término ‘escolta’ que es básicamente la persona que acompaña a otra para brindarle protección y seguridad.

Aunque resulte inverosímil, fue en Asia donde se dieron los primeros pasos en esta profesión, rápidamente tomó auge el pagar por compañía.

Muchas jóvenes comenzaron a salir  junto a  hombres de negocios que les pagaban por acompañarlos a cenas, festejos o a actividades de fines de semana; podría decirse que es como una versión moderna de una geisha.

Diferencia entre una scort y una trabajadora sexual

Una persona que trabaja practicando este tipo de actividad, es señalado como una persona irresponsable, desesperada,  que le falta moral, respeto o amor propio.

El trabajo de un scort está muy lejos de lo antes descrito; esta manera de hacer dinero rompe con estas ideas y creencias, en las que la persona vende su cuerpo para sobrevivir o pagar vicios.

Básicamente, existen diferencias que separan de manera tajante la imagen de un scort y de un trabajador sexual.

Por ejemplo, un scort debe ser una persona atractiva en todo sentido, tanto físicamente como en el trato personal. Cuando se contrata el servicio de un scort se paga por compañía, conversación, dedicación exclusiva y tiempo.

Es una persona en la que se piensa para asistir a algún evento social y compartir un buen momento.

El servicio de una escort o scort incluye la posibilidad de llegar a experimentar una relación afectiva real, inclusive se puede dejar sobre la mesa la opción de llegar a un acuerdo de tipo sexual.

Concepto errado

No todo el mundo tiene claro el concepto de lo que hace un scort, ya que sus servicios pueden llegar a ser similares a los de una persona que practica el trabajo netamente sexual, en la que el trato solo incluye sexo.

Un escort es, fundamentalmente un acompañante remunerado, que puede o no incluir una relación sexual en su trabajo.

Otra de las diferencias que existe entre ambas actividades es el cómo se contrata una scort, por lo general, este tipo de actividad se promociona con la recomendación de un cliente de confianza.

Algunos recurren a los anuncios publicitarios explícitos por internet donde especifican el tipo de servicio que ofrecen y las tarifas que se deben cancelar para acceder a los mismos.

Lo cual constituye todo un cambio de lo que se hace normalmente  un trabajador sexual, pues este capta los clientes en lugares públicos, o muchas veces en plena calle.

Los secretos del negocio

Existe mucha curiosidad en cómo se lleva a cabo este negocio, las características de las personas que lo practican, cuánto se gana y cuánto riesgo se corre al hacer esto.

Todas estas inquietudes se pueden responder como si se tratara de cualquier otro trabajo, por ejemplo se debe establecer una tarifa por hora por los servicios prestados, lo cual varía según las actividades a realizar.

En este trabajo todo está previsto, y como en cualquier trato comercial se cobra por lo que se hace, la clave está en lo que se solicita.

Como en todos lo negocios, existen estrategias de mercadeo que pueden incluir ofertas, como por ejemplo taifas que presentan descuentos por un mayor número de horas, o servicios especiales que incluyen servicios no convencionales.

En cuanto a las ganancias, estas van relacionadas directamente a las horas que se le dedique a la actividad. Este es un trabajo autónomo, así que los ingresos dependen de como se lleve el negocio.

Generalmente, se trabaja previa cita, en este contacto se aclaran todos los términos que se incluyen en la atención y se conviene el pago, el lugar y el número de horas que se le dedicarán al cliente.

Para llegar al lugar de encuentro existen muchas maneras, a veces en taxi, a veces por sus propios medios  y a veces si el cliente es frecuente este mismo va por la persona que ha contratado, como si se tratara de una cita.

El perfil del cliente

No existe un solo perfil en el cual se pueda incluir a toda la clientela que atienden los scort. La variedad de clientes es asombrosamente amplia, claro la decisión final siempre la toma el scort.

Una de las características que tienen los clientes en común es el poder adquisitivo, pues un acompañante puede resultar bastante costoso, puesto que se trata de un servicio de alto nivel.

Por elevadas que sean las tarifas, siempre hay límites de lo que se permite y de lo que no. Existen muchas mentes perturbadas que pueden disfrazar de curiosidad una oscura perversión.

El nivel de riesgo es un factor que debe considerarse, pues si bien es cierto que se va a un lugar con una persona con la que has sellado un contrato previo, sigue siendo un  desconocido; las cosas pueden ponerse extrañas de un momento a otro.

La mayoría de los scorts tiene sus clientes frecuentes, aquellos con los que se sienten más cómodos pues ya se le conocen las preferencias y motivaciones, eventualmente esta lista de clientes se va renovando, pues también existe emoción en la novedad.

Entre los clientes ideales se encuentran los que son moderadamente atractivos, educados, amables y respetuosos, dependiendo de su edad y de las circunstancias.

El estigma de ser un scort

La presencia de una scort es cada vez más aceptada por la sociedad, aunque la mayoría de las veces los confunden con los trabajadores sexuales.

La prostitución es ilegal en muchos países,  ser clasificado como una persona que practica esta actividad puede traer serias consecuencias en muchos aspectos tanto  legales, culturales, sociales y así como familiares.

La actividad de los scorts son consideradas en muchas culturas como denigrante, donde es común que no sea bien visto el tener un trabajo de este tipo.

Vivimos en un mundo que parece cambiar de un momento a otro, la mayoría de los seres humanos tienen patrones de conducta que están arraigados en la identidad social, donde en el fondo no se aprueba este tipo de conducta.

Oficio prohibido

En el ámbito social, el tener este tipo de trabajo afecta directamente el estilo de vida de la persona.

Generalmente lo que se hace en estos casos es ocultar la fuente de ingresos que se tiene, o disfrazarla de otra cosa, lo cual trae como consecuencia que la persona comience a vivir una doble vida.

La actividad de una scort siempre causa indignación a los parientes, ya que es visto como un trabajo  vergonzoso  y por su puesto está muy distante de lo que se considera como una profesión digna y responsable.

A pesar de toda esta polémica que causa el dedicarse a realizar un trabajo como este, cada vez hay más personas que se dediquen a esta actividad.

La mayoría de los scorts son personas muy jóvenes, que tiene claro el panorama y quieren tener esta fuente de ingresos; una persona suele dedicarse a esto por un corto tiempo, pues no se trata de una actividad que quieran realizar toda la vida.

El estigma en esta profesión aplica tanto para la persona que ofrece sus servicios como acompañante remunerado y al cliente que contrata sus servicios; pues a nivel social es totalmente deshonesto e inmoral.

Los scorts usualmente son personas muy atractivas y refinadas, que cobrar altas tarifas por entretener y obsequiar tiempo de calidad y distracción; lo cual es como una etiqueta que las diferencia de lo que usualmente se conoce como prostitución.

Para alguna personas es difícil el tener que lidiar con una relación estable, no les gusta la planificación de una cita o el estrés que genera la incertidumbre de poder conseguir una posible pareja. Descubre más en Datos Curiosos del amor

Las personas que recurren a un scort consideran, según su punto de vista, que pueden tener los beneficios de disfrutar de la compañía de una persona encantadora sin tener que preocuparse de ninguno de los aspectos antes mencionados.

De hecho, lo único que debe tener siempre en cuenta, es el poder pagar por toda esa diversión sin compromiso.

Deja un comentario