Terapia con abejas, cuando su piquete sana y mucho más

Las abejas son insectos maravillosos, son conocidas en todo el mundo por que tienen un aguijón que utilizan como método de defensa. La sustancia que contiene esta parte de su cuerpo se puede utilizar para realizar terapias que ayudan a mejorar condiciones de salud. En este artículo te explicamos todo lo que debes saber acerca de la Terapia con Abejas.

Terapia con abejas

Abejas

Las abejas son insectos numerosos que están distribuidos alrededor del mundo, pertenecen a la clase de insectos himenópteros lo cual quiere decir que tiene características similares con las avispas, hormigas, abejorros entre otros.

Estos insectos son polinizadores, y se pueden encontrar siempre que existan plantas con flores, pues se alimentan de polen y néctar, de donde se proveen de alimento para sí mismas y para sus larvas, el cual les da la energía y los nutrientes necesarios para desarrollarse, crecer y construir su increíble colmena.

La abeja es un insecto que tiene un alto nivel de organización social, vive en enjambres en los cuales cada individuo tiene un papel a desempeñar según su jerarquía.

terapia con abejas

Existen las abejas obreras que fundamentalmente constituyen la mayoría de las abejas del panal, ellas son más pequeñas y son infértiles, así que se dedican a labores de construcción del panal, así como también de mantenerlo limpio, además lo cuidan de cualquier amenaza que se acerque.

Otro tipo de abeja es el zángano, los cuales son las abejas macho de la comunidad, son más grandes en tamaño que las obreras, y su trabajo principal es el de perpetuar la especie fecundando la abeja reina.

Por último tenemos a la abeja reina, se trata de una abeja fértil que al ser fecundada por los zánganos da origen a todos los integrantes de la comunidad de abejas. Pues es la única abeja fértil. Descubre más sobre estos interesantes insectos en nuestro artículo Abeja Reina

terapia con abejas

Descripción

Las abejas se distinguen de las avispas porque tienen el cuerpo cubierto de pelos que son plumosos y ramificados. En las patas, las hembras de la especie tienen órganos especiales para transportar el polen llamados corbículas.

La abeja tiene las piezas bucales adaptadas a sus hábitos alimenticios, anatómicamente posee una boca extensible con la que llega al polen y al néctar que se encuentra en las flores; también posee fuertes mandíbulas con las cuales puede triturar.

Los ojos de la abeja son compuestos, tienen gran tamaño y ocupan gran parte de su diminuta cabeza, en el espacio central entre los ojos se ubican tres ojos simples, con lo cual pueden captar la intensidad de la luz.

Las abejas tienen antenas segmentadas en las cuales se sitúan órganos quimiorreceptores para percibir el entorno. El cuerpo de la abeja está dividido en segmentos, situado en el último segmento del abdomen está el temido y fuerte aguijón.

El aguijón de las abejas obreras tiene forma de anzuelo, el cual cuando la abeja realiza un ataque, se aloja en la carne de la víctima, impregnando el área de veneno que la abeja aloja en la zona adyacente al aguijón,

La abeja solo vive unos minutos después de que se desprende su aguijón, ya que este se queda incrustado en la víctima, lo cual solo pasa si la víctima es un mamífero, pero si es otra abeja, pueden picar repetidas veces sin perderlo.

Terapia con Abejas 

La terapia con abejas es una opción alternativa a la medicina convencional que algunas personas deciden utilizar para realizar tratamientos sobre ciertas dolencias que padecen.

A este tipo de terapia se le llama Apiterapia, y es una especialidad de la medicina natural en la que se utilizan los productos que elaboran las abejas, como el polen, la  miel, los propóleos, la jalea real, la cera y el veneno proveniente de los aguijones.

Todos estos elementos que se encuentran en las colmenas y que las abejas producen mediante mecanismos naturales, se utilizan para impulsar la cura de algunas enfermedades, mediante la estimulación de las defensas del cuerpo.

La apiterapia trata al paciente analizando los síntomas físicos y las manifestaciones que pueda presentar en cuanto a su estado de ánimo, ya que según se cree en este tipo de terapias alternativas el bienestar del paciente se logra tomando en cuenta todos los aspectos del ser humano.

¿Qué es la Apitoxina?

La apitoxina es básicamente el veneno que secretan las abejas y que pasa del vientre de los insectos hasta el cuerpo de la víctima que pican mediante el aguijón.

Esta sustancia es químicamente compleja ya que tiene una composición elementos diversos que se utilizan para el alivio de los síntomas de enfermedades dolorosas como lo son el reumatismo y la mayoría de las lesiones osteo articulares.

Sustancias que componen la Apitoxina 

La apitoxina también contiene propiedades antiinflamatorias generadas por la presencia entre sus componentes del péptido 401. En la apitoxina también podemos encontrar una sustancia llamada Apamin, la cual bloquea los canales de comunicación específicos que intervienen en los procesos de transmisión en la sinapsis.

Entre los componentes está el adolapin el cual tiene un efecto anestésico impresionante, es útil en los casos de esclerosis múltiple, donde a pesar de no ser la cura para la enfermedad detiene algunos de los síntomas dolorosos, lo cual produce una mejoría significativa a la persona que padece de esta patología.

Mielina 

En el veneno de la abeja está presente la melitina, la cual es responsable del dolor que se siente cuando la abeja entierra su aguijón. Esta sustancia tiene propiedades bactericidas y citotóxicas, además que produce los signos de inflamación puesto que genera la liberación de histamina.

La mielina también tiene la capacidad de estimular las glándulas suprarrenales para impulsar la producción de cortisona, la cual es responsable de la respuesta del cuerpo para curarse a sí mismo, además influye en el sistema inmune para que se corrijan los ataques de los anticuerpos a las articulaciones.

¿Cómo es la Apiterapia? 

El tratamiento consiste en utilizar la picadura de las abejas que tengan unos 20 días de vida aproximadamente, las cuales se encuentran al final de su ciclo vital.

Las abejas se extraen de la colmena para ser colocadas en frascos, de los cuales se sacan, una por una, utilizando unas pinzas metálicas tomándolas desde el tórax.

Después de esto se prepara la desinfección de la zona de la picadura, la cual debe estar muy cercana a los puntos donde se manifiesta la dolencia.

El aguijón se introduce colocando la abeja suavemente en contacto con la piel del afectado; la cantidad de picaduras y las zonas donde se inserta el aguijón son determinadas luego de analizar los síntomas de la enfermedad. Luego de que se deposita el veneno, se saca el aguijón de la piel.

¿Para que se utiliza la Terapia con abejas? 

La terapia con abejas es beneficiosa como terapia alternativa para tratar los síntomas y signos de las enfermedades que afectan los músculos y las articulaciones en el cuerpo humano.

De igual forma, la Apiterapia ayuda en los casos en que las personas están experimentando los dolorosos y difíciles síntomas que producen las enfermedades autoinmunes y las patologías depresoras del sistema inmune.

Se trata de que esta novedosa técnica se puede llevar a cabo en una persona que busca aliviar las dolencias que provocan enfermedades como la psoriasis, el lupus, dolores en las articulaciones, como los del lumbago, y las molestias del nervio ciático, las discopatías, las molestias cervicales y algunos trastornos hormonales.

A pesar que todavía faltan estudios que comprueben de manera científica la acción de la Apiterapia, los practicantes de esta terapia alternativa aseguran que en realidad funciona, y sus efectos pueden variar de una persona a otra por factores físicos o por lo avanzada que esté la enfermedad.

Beneficios de la Terapia con Abejas

Los beneficios de la Apiterapia se manifiestan por los componentes que integran el mundo de la apicultura, como por ejemplo las abejas (su veneno), la colmena y la miel entre otros.

Veneno

El veneno que inyecta la abeja tiene la capacidad de incrementar las funciones del sistema inmunológico en cuanto a la protección del cuerpo de peligros para la salud. Descubre más sobre temas de salud en nuestro artículo Anticuerpos

Otro de los beneficios que aporta el veneno es que impulsa la relajación, desinflama las articulaciones y ayuda en los casos de  las personas que tienen problemas circulatorios.

Específicamente se recomienda su aplicación para aliviar condiciones generadas por la esclerosis múltiple, el lupus, asma, gota y la artritis.

Polen

El polen interviene en los procesos de desarrollo que lleva a cabo el organismo y contribuye al control del peso corporal. Se le ha utilizado en personas con problemas de obesidad, los que han sufrido de Ictus y como mecanismo preventivo para el control de la tensión arterial. Descubre más sobre interesantes temas de salud en nuestro artículo ¿Cómo prevenir un Ictus?

Propóleo

El propóleo es la sustancia que se obtiene cuando las abejas mezclan las yemas de las plantas con cera y otras sustancias para “tapizar” el interior de la colmena, lo cual la mantiene protegida de virus, hongos y bacterias.

En la medicina alternativa el propóleo se recomienda para la prevención y el tratamiento de los procesos de infección de las vías respiratorias, protege también las cuerdas vocales y los daños en la garganta.

Miel

Tiene un poder antioxidante maravilloso y es un depurador natural del sistema digestivo, es muy buena para un gran número de condiciones que requieran cicatrización y tratamiento para la infección.

Si ha sido de su agrado nuestro artículo sobre “Terapia con abejas” le invitamos a descubrir más contenido interesante sobre temas diversos en nuestro blog.

Deja un comentario