Fotografía gastronómica, imágenes que dan apetito y más

Quizás te has preguntado en algún momento, ¿cómo hay imágenes tan bien elaboradas de los alimentos? Esto se debe a que existe un tipo de fotografía que se encarga de resaltar los aspectos más representativos de cada uno de ellos, esta se denomina fotografía gastronómica.

Fotografía gastronómica

La fotografía gastronómica, es uno de los tipos de fotografía con mayor atractivo, y de gran complejidad. Uno de los elementos fundamentales que se debe tener en cuenta al realizarla, es que debe haber una total comunicación y acuerdo entre el fotógrafo y el chef. Para así lograr obtener, el resultado esperado por ambos.

La fotografía gastronómica va de la mano entre la pasión por la cocina y resaltar cada detalle que forma parte de los alimentos. Es uno de los tipos de fotografía que se pueden tomar en cualquier espacio, es decir, no necesariamente en un estudio fotográfico. Lo esencial es que quede muy bien, para que el espectador pueda comer por los ojos, como se dice en el ámbito de la cocina.

Además de esto, como toda fotografía, debe estar presente la presencia y la dedicación, ya que cada plato tiene su toque especial. Por lo que, hay que resaltar lo mejor de ellos.

Este tipo de fotografía, también se conoce como food style o estilismo culinario. Lo esencial que se debe lograr con estas imágenes es que el espectador se interese por la comida que está observando en la foto. Además de esto, la foto debe transmitir la textura y el sabor de los alimentos, lo cual se logra con un buen manejo de composición y luz en el plato con la comida.

Para lograr un excelente resultado, debe tomarse en cuenta los ingredientes adecuados, la textura de los alimentos, sus formas, así como la organización de la mesa, además de otros elementos relevantes. Todo esto, realizado por el chef, los estilistas culinarios y el fotógrafo profesional.

Fotografía gastronómica

Por lo tanto, la función del estilista culinario es la de otorgarle un toque de belleza a la comida, con la finalidad de que esta tenga un gran atractivo. Mientras que la función del fotógrafo es aplicar las técnicas adecuadas, para que la comida que se esté fotografiando se vea lo más apetecible que se pueda.

Equipos que se deben utilizar

Como se mencionó anteriormente, la fotografía gastronómica se destaca por ser uno de los tipos de fotografía, que se pueden tomar en cualquier lugar. Por lo tanto, no es obligatorio un estudio fotográfico y tampoco se requiere gastar mucho dinero para realizarla. Los equipos para realizarlas, deben ser los siguientes:

Cámara de fotos réflex

La cámara de fotos réflex, así como la cámara Evil, pueden utilizarse para la fotografía gastronómica, especialmente haciendo uso del modo manual. En el caso de que no se disponga de una réflex, también puede utilizarse una cámara compacta avanzada.

Trípode para cámara

El trípode, es uno de los accesorios fundamentales para todo fotógrafo aficionado o profesional. Esto se debe, a que con el uso de él se pueden capturar fotografías de mucha calidad, ya que le otorga estabilidad a la cámara.

En la fotografía gastronómica, se utiliza el trípode para cámara, con la finalidad de otorgarle nitidez a la imagen. Esto hace posible, que resalte en ella, la textura y el color de cada alimento. Además de esto, con el trípode también se puede ajustar la composición, hasta lograr el resultado deseado en la fotografía.

Fotografía gastronómica

Otra de las grandes ventajas de utilizar este accesorio para la fotografía gastronómica, es que se pueden realizar muchas tomas de la misma imagen. También se puede cambiar la posición de algunos alimentos para que haya una variedad, sin necesidad de modificar el ángulo o el encuadre fotográfico.

Objetivo de la cámara

Cada fotógrafo decide cuál es el mejor objetivo que se puede utilizar para capturar sus fotos. Sin embargo, en la fotografía gastronómica, lo más recomendable es utilizar el objetivo de 50mm o focal media. Este objetivo, es considerado el mejor, ya que muchos lo comparan con el ojo humano.

Esto se debe, a que el objetivo de 50mm o focal media, ofrece una óptica de gran luminosidad, es decir de f/1.4 o f/1.8, por lo que al utilizarlo se puede variar de diversas maneras la profundidad de campo de manera reducida. Así que es un objetivo que se utiliza para todo tipo de fotografía.

Otro de los objetivos que se recomienda utilizar para la fotografía gastronómica, es el objetivo macro de focal larga. Estos son aquellos de 60mm a 105mm, con el cual se realice una apertura f/2.8.

Accesorios indispensables para la iluminación

Siempre se debe tener en cuenta, al momento de realizar una sesión fotográfica, especialmente en la fotografía gastronómica, la iluminación. Debido a esto, es fundamental utilizar los siguientes accesorios:

Reflector

Esta superficie, es ideal para la fotografía gastronómica, ya que con él se puede destellar la luz y brindarle una serie de efectos a cada imagen. Esto se debe, a que con el uso del reflector se puede incrementar el contraste de las áreas iluminadas y también se puede disminuir las sombras.

Con el uso del reflector en la fotografía gastronómica, en algunos momentos no es necesario utilizar el flash, con la finalidad de obtener tomas con mayor iluminación. Cabe destacar, que antes de decidir utilizar el reflector en la sesión fotográfica, debe tomarse en cuenta la iluminación del lugar.

El reflector permite el equilibrio entre la luz y la oscuridad, para así poder cumplir la función de una segunda luz. El reflector que más se utiliza, es el reflector 5 en 1. Este tiene forma de anillo y posee diversas superficies para encajar.

Estas superficies son la blanca, negra, dorada, plateada y el difusor. En lo referente a la superficie blanca, esta hace posible que rebote la luz de manera suave sin modificar la temperatura de color. En el caso de la negra, es la encargada de impregnar el exceso de luz para así darle mayor intensificación a las sombras.

Fotografía gastronómica

La superficie dorada, es la encargada de hacer posible el rebote de la luz para otorgar así un tono con mayor calidez. Mientras que la superficie plateada, se encarga de rebotar mayor cantidad de luz que la superficie blanca, sin cambiar la temperatura de color.

En la fotografía gastronómica, de no poseer un reflector, se pueden utilizar una tela blanca, la cual permite el reflejo de la luz sobre los alimentos, de manera cercana. También se puede utilizar un papel de aluminio, encima de una cartulina, para que cumplan la función de reflector plateado.

Sin embargo, siempre se debe tener en cuenta que el reflector debe utilizarse moderadamente, ya que su uso es especialmente para el relleno a las sombras y el incremento del brillo en las áreas claras de la imagen.

Difusor

Es el encargado de difuminar la luz, es decir se encarga de suavizarla. En la fotografía gastronómica puede utilizarse diversos elementos que pueden cumplir la función de difusor. Uno de estos puede ser un papel de seda o una cortina muy clara, los cuales al colocarse en frente de una ventana, permiten modificar la luz.

Esto se debe, a que con el uso de ellos, cambian la luz dura a luz suave, con la finalidad de disminuir el contraste, cuando este es muy notorio.

Iluminación para la fotografía gastronómica

La luz es un elemento fundamental para capturar cualquier fotografía, por lo tanto saber manejarla es fundamental tanto en el fotógrafo aficionado como en el profesional. Debido a esto, la iluminación recomendada para la fotografía gastronómica, es la siguiente:

Luz natural

Es la que se utiliza de manera más fácil y de la que se obtienen mayores resultados. Para poder usarla de manera adecuada, se debe primero ubicar el área con mejor iluminación, para posteriormente indagar la hora del día en que se ubiquen mejor los rayos de luz e instalar así toda la utilería culinaria a fotografiar.

Lateral

Este tipo de luz, permite destacar  las texturas de todos los componentes de la imagen, así como el volumen de cada uno de ellos. Debido a esto, es uno de los ángulos más utilizados a nivel de luz en la fotografía gastronómica.

Luz suave y difusa

Para poder ubicarla en la imagen, se debe iniciar con los elementos, donde se pueda percibir a través de ellos una iluminación suave y fácil de usar al momento de comenzar la sesión de fotos.

Clave alta y clave baja

También conocidas como dark and moody, los cuales hacen referencia a los niveles muy altos de negros o blancos en la imagen.  Por lo tanto, la fotografía en clave alta, es donde hay ausencia de negros y solo se perciben tonos de grises suaves y blancos en el caso de la fotografía en blanco y negro. Mientras que en la fotografía a color, la clave alta son los tonos y  colores se perciben de manera muy suave.

En el caso de la clave baja, no hay presencia de tonos claros, en el caso de las fotografías a color, ni gris o blancos muy claras en la fotografía en blanco y negro. Debido a esto, se perciben tonos negro o gris muy oscuro, en las fotos blanco y negro, mientras que en la de color, se perciben colores muy saturados y oscuros.

En la fotografía gastronómica, suelen utilizarse ambas claves, todo depende de lo que quiera destacar el fotógrafo y el chef, en la imagen.

Esquemas de iluminación

Suele utilizarse en la fotografía gastronómica, los esquemas de iluminación Split Light o el Rembrandt Light. En el caso del tipo de iluminación Split Light, es el que consiste en iluminar un solo lado del objeto fotografiado, para otorgarle un toque dramático.

Para poder obtener este tipo de iluminación, se ubica la fuente de luz en el perfil de lo que se quiere iluminar, a 90º de la cámara de fotos.  En cuanto al Rembrandt Light, un área del objeto a fotografiar se ilumina más que el otro lado.

Por lo tanto, para poder conseguir este efecto, se debe ubicar la fuente de luz en un ángulo de 45º de la cámara, y en la otra dirección de esta, se debe ubicar un reflector.

Fotografía gastronómica

Ajustes de la cámara que se deben utilizar en la fotografía gastronómica

En la fotografía gastronómica, es indispensable utilizar la cámara en modo manual, por lo tanto lo más recomendable es utilizar los siguientes ajustes:

ISO

El ISO en fotografía, es un ajuste que se encarga de manejar la sensibilidad del sensor de la cámara. Por lo tanto es fundamental saber manejarlo para controlar la luz en la imagen y obtener una buena calidad. Por lo tanto, se debe tomar en cuenta que cuando existe un mayor número de ISO, se capta mucha más luz, y cuando hay menor valor de esta estabilidad, se capta menos luz.

En la fotografía gastronómica, la sensibilidad ISO, debe utilizarse en el valor más bajo que se pueda, para que así no haya mucho ruido en la imagen a fotografiar, con la finalidad de otorgarle una mayor nitidez. El valor ISO que  se recomienda utilizar para este tipo de fotografía es de 100 o de 125, según el tipo de cámara que se utilice.

Apertura de diafragma

El diafragma de la cámara, es el encargado de permitir el ingreso de la luz al cuerpo de la cámara y la cantidad de entrada depende de la intención que tenga el fotógrafo. Por lo que con el diafragma se puede dejar entrar mayor o menor cantidad de luz al sensor.

En la fotografía gastronómica, lo más recomendable es usar una apertura de diafragma con la que se pueda obtener poca profundidad de campo, con la finalidad de aislar pero también de resaltar diversos detalles de cada plato de comida. El valor de la apertura de diafragma que se puede utilizar para este tipo de fotografía, es el f/1.4

Velocidad de obturación

La velocidad de disparo o de obturación, es la que se encarga del tiempo en el cual permanece abierto el obturador de la cámara de fotos réflex, por lo tanto, se describe en segundos y fracciones. Debido a esto, los tiempos de exposición de la cámara se ajustan en valores muy discretos. Los cuales varían entre los 30 y 1/8000 segundos.

También se utiliza el modo Bulb, para poder realizar exposiciones muy largas, ya que este modo se encarga de mantener el obturador abierto mientras se mantenga el dedo encima del pulsador de la cámara.

En la fotografía gastronómica, la velocidad varía según la intención que se quiera lograr con la imagen. Por ejemplo, cuando se quiere captar el movimiento de los alimentos con el plato, como la harina cayendo, se debe congelar la imagen y para eso se requiere una gran cantidad de luz, por lo tanto la velocidad debe ser muy alta.

Mientras que en el caso de querer resaltar el camino de la harina cayendo, se debe utilizar una velocidad muy lenta. Debido a esto, es esencial saber utilizar la velocidad de obturación para así poder obtener una gran composición de la fotografía.

Fotografía gastronómica

Histograma

El histograma de una fotografía, es la representación gráfica y toda la organización de color o los diversos tonos, que posee una imagen. Por lo que con el histograma, se realiza un fácil manejo de la toma de imágenes, con la finalidad de corregir los colores finales de la fotografía.

Al momento de fotografiar los platos de comida, es esencial estar atento a que haya una debida exposición, lo cual se revisa con el histograma.

Formato RAW

Como en la mayoría de los tipos de fotografías, lo más recomendable al fotografiar platos de alimentos es capturar la imagen en formato RAW. Esto se debe a que con este formato se guarda toda la información de la imagen, lo cual es indispensable tener al momento de editarla.

Modo de enfoque

Otro de los ajustes que se debe tener presente al momento de realizar la fotografía gastronómica, es el referente al tipo de enfoque. En este caso, el más recomendado es el AF-S u One Shot, el nombre varían dependiendo si la marca de la cámara de fotos réflex es Canon o Nikon.

Este modo de enfoque para un solo disparo, se denomina One Shot en las cámaras Canon, mientras que en las Nikon, se encuentra como AF-S.

La manera en que funciona al tomar la fotografía es pulsando el disparador de la cámara hasta la mitad. Seguidamente la cámara enfocará el lugar que se encuentra bajo el punto de enfoque activo, también conocido como grupo de puntos. Lo cual bloquea también el enfoque de un sitio específico y mide la exposición, una vez realizado todo esto se presiona completamente el botón y se toma la fotografía.

Debido a esto, el modo One Shot o AF-S, se encarga de ofrecer una gran precisión a la cámara, especialmente cuando no se utiliza trípode.

Espacio de color AdobeRGB

Los colores son uno de los elementos principales que se debe resaltar en la fotografía gastronómica, es por ello que con el uso de AdobeRGB, se puede almacenar gran cantidad de información del color.

Debido a esto, el espacio de color que ofrece AdobeRGB, es el más recomendable, ya que además de la nitidez que le brinda a la imagen, también es el que se utiliza al momento de imprimir la fotografía para utilizarla en publicaciones y exposiciones.

Fotografía gastronómica

Balance de blancos

Al capturar fotos de alimentos, siempre se debe resaltar la tonalidad que predomina en la escena. Por ejemplo, las luces de mayor calidez otorgan un tono naranja a la imagen, mientras que las luces frías ofrecen un tono verde o azul.

Debido a esto, hay que tener un buen manejo en el balance de blancos para cada imagen, ya que en cada foto la imagen debe tener un aspecto muy natural y atractivo para comer.

Modo de medición puntual

Este modo es el que más se recomienda para la fotografía gastronómica, ya que es el más preciso y por ende permite obtener buenos resultados de los sujetos estáticos, que en ese caso son los platos de alimentos.

Punto de vista para la imagen

La creatividad debe estar presente en todo tipo de fotografía, especialmente en la gastronómica, ya que deben resaltar además de los colores, los elementos que acompañan el plato principal. Debido a esto, se recomienda utilizar diversos puntos de vistas, tales como:

Normal

Este punto de vista es el que se realiza a la altura de los ojos, por lo tanto otorga más profundidad, según la variedad de planos que se utilicen.

Ángulo de 45º

En la fotografía gastronómica, es uno de los ángulos más utilizados, debido a que es uno de los principales ángulos en que se ubican las personas al comer.

Cenital

Este punto de vista, se realiza desde arriba, por lo que hace posible la composición de diversos elementos. Al utilizarlo, se deben mantener todos los elementos en foco. Además de esto, se debe tomar en cuenta que indiferentemente del punto de vista que se utilice, se puede tomar muchas fotos cambiando el punto de vista de la escena.

Es decir, se puede tomar la foto al mismo plato, de diversas maneras, acercándose o alejándose, destacando más el plato pero también resaltando los elementos a su alrededor y de muchas maneras más.

Composición a utilizar

Para lograr una buena fotografía gastronómica, se debe aplicar las normas o reglas de composición más usadas, estas son:

Espacio negativo

Es todo el espacio que está alrededor del objeto principal, en este caso el plato de comida, de manera neutra.

Formato vertical

Es uno de los más utilizados en la fotografía gastronómica, especialmente al momento de capturar la imagen de alimentos que pueden ser muy largos, como el caso de los panes.

La regla de los tercios

Se basa en que el área de interés de la imagen se debe ubicar en la intersección que se origina por la segmentación de la imagen en tres tercios verticales y horizontales. Esto se debe a que en esa zona se ubica el punto que tiene más interés en la fotografía.

Organización de los elementos

Aunque algunas fotos culinarias, tengan los ingredientes esparcidos alrededor, para darle un sentido más artístico a la fotografía, estos igualmente deben colocarse de manera organizada.  Para así evitar que el espectador se distraiga con los elementos que no son el plato principal, que es el que se quiere destacar.

Debido a esto, lo mejor es colocar la menor cantidad de elementos posibles y organizarlos de manera que se pueda orientar la mirada del espectador, por medio de las líneas y la regla de los tercios.

Presencia humana en la imagen

Si se decide colocar a una persona en la imagen, debe tener una posición en donde se observe la cercanía de él con el plato a destacar. Esto se debe a que posiblemente el espectador observe primero al humano que a los alimentos. Por lo tanto, se debe recordar que lo que se quiere resaltar es la gastronomía. Por ello, debe notarse la relación de ambos.

Utilería culinaria

La utilería culinaria, también conocida en la fotografía gastronómica como Atrezzo Culinario, son los implementos que se utilizan al momento de realizar la sesión de fotos. Entre los más utilizados se encuentran los siguientes:

Fondos

Se utilizan de diversos tonos, especialmente con cartulinas, superficie lisa y en la mayoría de los casos de madera. Es ideal seleccionar un fondo que permita resaltar los alimentos a fotografiar.

Vajilla

En la fotografía gastronómica, evidentemente debe estar presente el uso de diversas vajillas. Por lo tanto, se debe contar con cubiertos tantos modernos como antiguos. También se pueden usar platos de diversos tamaños, cazuelas, servilletas, manteles y cualquier otro implemento que se utilice en la cocina.

Maderas

La madera es uno de los elementos que más se utilizan en la fotografía gastronómica. Esto se debe, a que al utilizarse como fondo, otorgan un toque muy natural a toda la imagen, ya que resalta el plato que se está fotografiando. Además de la madera, también se utiliza en algunas ocasiones, el mármol, entre otras superficies.

Complementos

Además de la vajilla, también se pueden integrar en la fotografía gastronómica diversos elementos culinarios. Estos pueden ser la tetera, la cafetera, el salero, el pimentero y cualquier otro tipo de objeto culinario que tenga relación con el plato a fotografiar.

Vaporizador

En la fotografía gastronómica, el vaporizador se utiliza para otorgarle un toque particular a los vegetales y frutas, ya que con su uso se crea una apariencia de frescura. Debido a esto, siempre se debe tener a la mano un vaporizado.

Edición fotográfica

Al momento de pasar por el proceso de edición, se debe tener presente en todo momento que hay que evitar retocar excesivamente la comida. Esta debe verse lo más natural posible. Por lo tanto, se tienen que mantener los colores y las texturas. Asimismo, la comida debe tener un aspecto fresco y de buen estado, lo cual se logra con los colores.

La textura que se visualizará es la imagen debe ser totalmente natural, ya que a través de esta se activa el sentido del tacto. De igual manera, debe predominar el balance de blancos en la escena.

Consejos

Al momento de realizar la sesión fotográfica  de los alimentos, se recomienda tomar en cuenta lo siguiente:

  • Antes de la sesión fotográfica, se pueden observar imágenes de fotografía gastronómica, para obtener, mayor inspiración. Estas se pueden visualizar, en libros, publicidades de comidas y por supuesto que en internet, especialmente en las páginas de gastronomía.
  • Realizar una investigación acerca de los temas gastronómicos que más le agradan a las personas.
  • Para practicar, se puede iniciar fotografiando los platos de comida en la casa.
  • Capturar la foto cuando el plato está recién servido. Esto se debe a que ya que en ese momento hay mayor presencia de brillo, organización y destacará la textura de cada alimento.
  • Al tomar las fotos, esto se debe hacer con rapidez para que así no cambie el aspecto original de la comida.
  • Utilizar fondos neutros, para destacar la textura de los alimentos y evitar algún tipo de distracción con la superficie de la foto.
  • El fondo de la imagen, debe estar impecable.
  • En muchas ocasiones, se pueden incluir las manos en la fotografía gastronómica. Con la finalidad de contar una historia a través de lo que se observa. Un ejemplo de esto es sujetar un vaso o los cubiertos. También se puede representar que se está sirviendo la comida en el plato, todo esto de manera muy delicada.
  • Tomar muchas fotos, a través de disparos en ráfaga. Esto con la finalidad de variar la profundidad de campo y el balance de blancos. También se puede cambiar el ángulo en cada foto.
  • En la fotografía gastronómica, debe destacar la técnica y la composición. Por lo tanto, no es recomendable utilizar filtros, con la finalidad de que los alimentos se vean lo más natural posible.
  • Para resaltar los colores vivos, lo más recomendable es servir los alimentos en platos de color blanco.
  • Lo mejor es colocar la cámara de fotos en un trípode, para así evitar el movimiento o la trepidación.
  • El plato puede moverse para poder capturar diversos ángulos de la imagen.
  • Evita el uso del flash, lo mejor es utilizar reflectores o alguna iluminación natural que le otorgue suavidad.
  • En el caso, de tomar las fotos al aire libre, se debe tener en cuenta que el calor modifica la frescura del plato. Por lo tanto, se debe contar con alimentos extras que eviten la oxidación de las frutas y vegetales, en el caso que la comida lleve mucho tiempo expuesta.
  • Si se va a fotografiar una bebida fría, se puede usar un pulverizador con agua, esto hará que el vaso se vea frío.
  • Es recomendable, hacer una combinación del rojo con el verde. Por ejemplo, el tomate con la lechuga. Para así resaltar cada color y darle a la imagen, un sentido más llamativo.
  • Aunque la fotografía gastronómica, usualmente es estática, también se pueden crear momentos. Es decir, se puede fotografiar cuando se sirve una copa de vino o alguna otra bebida. De la misma manera, se puede capturar la foto de cuando se está aderezando alguna ensalada.
  • Si se van agregar pequeños elementos, como algunas migajas de pan, alguna bebida chorreando o un corte de un alimento especifico, esto debe ser de manera organizada y muy estética. Para que esos detalles se vean agradables a la vista.
  • Lo ideal para fotografiar vegetales, es que estos estén crudos, ya que de esa manera resalta su color natural.
  • También se recomienda enfocar el alimento que tenga un color más cálido, para que así resalte de los demás.

Si te gustó la información de este artículo, quizás te interese conocer más acerca de todo lo referente al organizador de fotos.

Deja un comentario