ISO en fotografía, todo sobre esta sensibilidad y más

La luz es un elemento importante para capturar una buena fotografía. Conoce en este artículo, todo lo relacionado a la ISO en fotografía, ajuste necesario para controlar la sensibilidad del sensor de la cámara.

ISO en fotografía

ISO en fotografía

Al tomar fotos, usualmente se utiliza la sensibilidad ISO en fotografía, el cual es un ajuste de la cámara, que es necesario para tener como resultado una imagen de calidad. En el ámbito fotográfico, ISO es la sensibilidad del sensor de la cámara, al momento de percibir la luz.

Debido a esto, cuando hay un mayor número de ISO, se puede captar más luz. Por lo que, cuando hay menor número de ISO en fotografía, se captura menos luz. Por lo tanto, es un ajuste tan importante como el de la apertura del diafragma de la cámara y la velocidad de obturación.

Esto se debe, a que estos tres elementos son los que definen la exposición de la foto, por lo que se les denomina como triangulo de la exposición. Para poder comprender mejor lo que realiza la sensibilidad ISO en fotografía, es sencillamente tener en cuenta, que esta es la encargada de marcar la cantidad de luz que requiere la cámara para poder capturar una imagen.

La luz en la fotografía

La presencia de la luz, es un elemento fundamental en cualquier fotografía, bien sea natural o artificial. Debido a esto, la sensibilidad ISO en la fotografía representa el valor que describe la cantidad de luz que captura la cámara.

El término de la sensibilidad ISO en fotografía, deriva de la fotografía analógica, ya que en esa época, no se podía ajustar esta sensibilidad desde la cámara, como se hace actualmente con una cámara digital.

Esto se debe a que en la fotografía analógica, cada película fotográfica tenía un valor ISO diferente, así que la única opción para ajustar el ISO era cambiando la película o rollo fotográfico.

Lo cual ocurría, porque la sensibilidad de los rollos fotográficos, correspondía a la totalidad de haluros de plata, entendiendo estos como el tamaño de los píxeles de la actualidad, con que se elaboraba esa película. Por lo que, el tamaño de cada cristal de haluro de plata en el rollo, era el que indicaba la sensibilidad, notándose como un grano cuando se revelaba la foto.

Debido a esto, los haluros de plata, son millones de cristales trasparentes sensibles a la luz y que se encuentran agrupados. Así que el tamaño de dichos cristales, es lo que marca la sensibilidad de la película fotográfica o rollo y el grano que se visualiza en las copias reveladas de la imagen.

Con el paso de los años, los equipos fotográficos fueron evolucionando, principalmente de la mano con la tecnología, hasta llegar a estar tan desarrollados como en la actualidad. Por lo que, los haluros de plata no son necesarios para la fotografía digital, debido a la presencia de los sensores digitales.

Sin embargo, la fotografía analógica aún existe pero todo lo referente a la sensibilidad de la luz, cambió con el uso de la ISO en la fotografía digital, ya que en la analógica no se podía alterar este valor.

Debido a lo anteriormente descrito, la sensibilidad ISO en fotografía, se ubica en el sensor de la cámara, encargándose de medir el comportamiento de él frente a un específico nivel de luz en la escena.

Por lo tanto, la sensibilidad ISO es inversamente proporcional a la cantidad de luz que haya en la escena, ya que mientras más luz hay en la escena, menos será la sensibilidad OSI que se utilizará, así como lo contrario.

Ahora bien, el término ISO, deriva de las siglas de la empresa que la originó, es decir International Organization for Standardizaion (organización internacional para la estandarización). Por lo que representa un valor fotográfico utilizado a nivel mundial.

Triángulo de exposición

Para dominar la luz que ingresa a la cámara, es necesario utilizar los 3 parámetros fundamentales, conocidos como el triángulo de exposición. Estos son, la velocidad de obturación, el diafragma y la sensibilidad ISO.

La distinción entre la sensibilidad ISO en fotografía con la velocidad de obturación y el diafragma, se debe a que estos dos últimos parámetros permiten el paso natural de más o menos luz al sensor de la cámara. Pero la ISO lo que ejecuta, es que amplia digitalmente la señal, logrando así la ganancia de más luz, aunque se pierde calidad en la fotografía.

ISO en fotografía

Debido a esto, lo mejor es mantener la ISO lo más baja posible, aproximadamente entre 100 o 20, según el modelo de cámara que se use, para así poder modificar únicamente la velocidad de obturación y la apertura del diafragma.

No obstante, en algunas ocasiones lo antes descrito, no será una opción factible. Esto se debe, a que hay momentos que no se puede controlar la luz de la escena y obligatoriamente hay que aumentar la sensibilidad ISO.

Funcionamiento del ISO en fotografía

Tal como se mencionó anteriormente el ISO y el sensor de la cámara funcionan conjuntamente. Por lo tanto, para poder saber lo referente al funcionamiento del ISO, hay que entender el funcionamiento del sensor. Esto se debe a que el ISO en fotografía depende de la manera cómo se captura la luz para convertirla en un buen archivo digital.

Es por ello, que se debe tener claro, que el sensor de la cámara, es el chip diminuto que transforma la visión de la persona que toma la foto, en realidad. Es decir, la ISO se encarga de convertir la luz que llega a la fotografía.

Por lo que, hace años con la cámara analógica el rollo estaba integrado por haluros de plata, mientras que en las cámaras digitales actuales, el sensor está conformado por miles de celdas fotosensibles que convierten la luz que pasa por el objetivo de la cámara.

Haciendo un proceso de transformación de luz. Es decir, cuando el sensor recibe la luz, cada una de las celdas la convierte en corriente eléctrica y este es procesado por el microprocesador de la cámara, formando así un archivo digital o mejor dicho la foto, guardada en la tarjeta de memoria.  Conoce más acerca de recuperar fotos de la tarjeta SD dañada.

Debido a esto, la sensibilidad de cada una de las celdas es fija y se relaciona con el valor ISO más pequeño de la cámara, es decir del sensor y procesador, que estos puedan tratar. Por lo tanto, al controlarla con el botón de la cámara, lo que se aumenta no es la sensibilidad de las celdas, si no que se amplía la corriente eléctrica o señal emitida.

Por ejemplo, al fotografiar una escena en donde hay poca luz, al ampliar la señal de las celdas del sensor, se aumenta la luz que llegó, con un poco de ruido, y también se implica la señal de las celdas que no tienen luz, ocasionando así más ruido. Este proceso es el que genera el ruido de la imagen.

Es por ello, que mientras se mas grande la sensibilidad ISO en fotografía, están serán más claras, pero también emitirán mayor ruido. Por lo tanto, la sensibilidad ISO, en fotografía, se utiliza:

  • Cuando hay presencia de mucha oscuridad en la escena.
  • En el momento que no se puede abrir más el diafragma, para congelar un movimiento.
  • Al querer obtener más profundidad de campo, al cerrar mucho el diafragma de la cámara.
  • Cuando se quieren resaltar las estrellas, en el tipo de fotografía nocturna.

Ruido en las imágenes

En la fotografía, el ruido representa el efecto secundario que se genera al subir al subir el valor de la sensibilidad ISO, previamente a una toma. Para poder comprender el ruido en la fotografía y cómo se origina, es necesario conocer el proceso que realiza la cámara al capturar una imagen.

Todas las cámaras de fotos réflex, tienen un sensor, usualmente de tipo CMOS o CCD. Entendiendo al sensor de la cámara, como el chip que se encarga de capturar la imagen, el cual está conformado por una especie de malla de muchas celdas fotosensibles en las que se recibe la imagen formada por la lente.

Esas celdas crean una corriente eléctrica en presencia de la luz. La cual se convertirá posteriormente en datos numéricos que se guardarán en forma digital binaria en la memoria de la cámara, creando así a un píxel. Una vez que se suman todos los píxeles se obtiene la fotografía final.

Las celdas, aparte de activarse con la corriente eléctrica, cada una de ellas crea una cantidad fija de corriente eléctrica, por ende de datos aleatorios, aun con falta de luz. Siendo estos datos al azar y con falta de contenido los que ocasionan el ruido.Debido a esto, al incrementar la sensibilidad ISO en fotografía, lo que se realiza es una amplificación posterior de la señal que emiten dichos elementos.

Por lo tanto, como los elementos poseen una emisión de señal de base que puede estar más o menos fija, al captar una señal lumínica muy débil y ampliarla, se está amplificando también una buena parte de la emisión de datos al azar del chip, uniéndose así con una cantidad de señal aleatoria sin contenido a la señal correspondiente a la imagen.

Esto ocasiona, que al aumentar la sensibilidad del ISO, se incremente también el radio en las fotografías. Por lo que, mientras más oscuridad haya en el entorno, mayor será el ruido que hará la imagen. El ruido también puede generarse debido a las siguientes condiciones:

Radio eléctrico o electrónico

El ruido se ocasiona cuando se amplía la señal de las celdas que se encargan de convertir la luz en señales eléctricas, subiendo así el valor ISO, por lo que se conoce como ruido electrónico o eléctrico.

El ruido térmico

Como ya se describió anteriormente, no solo ocurre el ruido por amplificar, también puede ocasionarse por la temperatura del sensor. Por ejemplo, cuando hay extensas exposiciones o se realizan diversos disparos, en forma de ráfaga. Esto ocasiona que el sensor se recaliente y genere el radio denominado como ruido térmico.

 Postproducción

Al momento de editar la fotografía, si esta se encuentra subexpuesta, es decir la exposición a la luz es insuficiente en la imagen por el cálculo incorrecto de iluminación y sensibilidad, cuando se hace el intento de aclarar la imagen en la computadora, puede ocasionar ruido.

Es un proceso, en el que se debe ser muy minucioso, ya que la computadora no puede recuperar los datos de la cámara que no se capturaron, así que creará información que no existe y ocasionará ruido.

ISO en fotografía

Debido a esto, el ruido en la imagen tiene relación con la sensibilidad ISO en fotografía. Variando así en forma, cantidad y tamaño, según sea las causas que lo generen, las cuales pueden ser el tipo de cámara, el tamaño del sensor, entre muchos otros aspectos. Es indispensable saber controlarlo porque en algunos casos, puede dañar la calidad de la imagen.

Lo primordial es saber dominarlo, para poder sacar lo mejor de la sensibilidad ISO en fotografía, ya que en algunos caso también la presencia del ruido puede favorecer a la imagen.

¿Cómo evitar el ruido en fotografía?

Las maneras en cómo se puede evitar el ruido en la fotografía, son las siguientes:

Manteniendo el ISO lo más bajo que se pueda

Esto no quiere decir que se debe mantener el ISO en el mínimo valor, significa que hay que ajustarlo al límite que permita la iluminación de la escena. Por lo que, lo primero que hay que hacer es compensar la ausencia de luz, bajando la velocidad de obturación o realizando la apertura del diafragma.

Siempre hay que tener en cuenta, que para poder aplicar todas estas funciones, primero el fotógrafo debe tener en cuenta, cuál es el mensaje que desea transmitir con la fotografía.

ISO en fotografía

Añadir la luz

Al no poder corregir la exposición con la velocidad de obturación o con la apertura del diafragma, se puede tratar de añadir una mayor cantidad de fuentes de luz, para mejorar la iluminación de la escena.

Evitar el calor

Como ya se describió anteriormente, la temperatura del sensor genera ruido en la fotografía, por lo que es recomendable dejarlo descansar cuando se hacen muchas tomas seguidas o cuando hay exposiciones muy largas. Esto con la finalidad de tener el mínimo de ruido y así no se caliente la cámara, para que esta pueda durar mucho tiempo.

Realizar una adecuada exposición

Toda buena fotografía, aparte de tener un buen concepto y transmitir un mensaje, debe tener una buena exposición. Por lo tanto, se debe saber cómo situar la exposición de la escena, con la presencia o ausencia de luz.

Exposición en la fotografía

Para poder obtener una buena exposición en la fotografía, es esencial saber dominar la apertura del diafragma, la velocidad de obturación y la sensibilidad ISO en fotografía. Estos tres factores, son conocidos como el triángulo de exposición.

La apertura del diafragma se encarga de controlar la luz y la profundidad de campo. La velocidad de obturación, tiene como función el controlar la luz y la estabilidad y la sensibilidad ISO, es la encargada de controlar el ruido y la luz.

Hay que tener en cuenta, que cada factor va ligado al otro, es decir, que si se modifica alguno de ellos, los otros también automáticamente se modificaran.

Es por ello, que para mantener la sensibilidad ISO en fotografía lo más bajo que se pueda, sin cambiar el equilibrio del triángulo de exposición, se debe hacer una adecuada medición de la luz disponible con el ISO fijado.  Ajustado así la velocidad de obturación y la apertura del diafragma que se quiera lograr.

Tanto la apertura del diafragma como la velocidad de obturación, agregaran diversos elementos compositivos a la imagen, mientras que la sensibilidad ISO en fotografía, solo puede capturar escenas con poca iluminación.

Debido a esto, siempre se debe recordar que la velocidad de obturación, hace posible la transmisión de la sensación de movimiento o de congelamiento en una imagen. Mientras que la profundidad de campo, permite el desenfoque de todo el fondo de la fotografía.

De igual manera, se debe tener presente que se pueden lograr fotografías con menos ruido, al usarse, la sensibilidad ISO más alta, mediante una adecuada medición y exposición.

Además se debe tener en consideración que es preferible utilizar un ISO con más valor con una correcta exposición para obtener una buena imagen, que no requiera de una posterior edición, ya que esta puede otorgarle mayor ruido y bajar su calidad.

Ahora bien, para lograr un mayor desenfoque en la imagen, es decir una menor profundidad de campo, se debe compensar la luz extra que la cámara captará, esto se logra incrementando la velocidad de obturación. Es una función que se utiliza para lograr el efecto de congelamiento del movimiento en la imagen.

Pero si lo deseado es buscar una mayor nitidez, es decir más profundidad de campo, lo que se debe hacer es compensar la ausencia de luz ocasionada por el cierre del diafragma, hay que bajar la velocidad de obturación. Esta función se utiliza frecuentemente en la fotografía de paisaje.

Por otro lado, si lo que se quiere es tener como resultado una adecuada exposición, mientras se tiene cerrado el diafragma, para lograr una amplia profundidad de campo (de f/16), para utilizar paralelamente una velocidad de obturación de 1/100, lo que se debe hacer es aumentar la sensibilidad ISO en ISO 800.

En el caso de querer hacer lo contrario a la función antes descrita, es decir, con los mismos valores usar la sensibilidad ISO con valor muy bajo, se generará una fotografía subexpuesta.  La fotografía subexpuesta, ocurre cuando al sensor llega menos luz.

ISO en fotografía

¿Cómo saber qué sensibilidad se debe usar?

Hay que tomar en cuenta, que la luz cambia de una escena a la otra, así que en cada una se debe hacer una adecuada medición ajustando el valor ISO. También se debe tener en consideración, que hay cámaras que soportan mayores valores de ISO que otros modelos.

Para ello, se debe conocer a profundidad la cámara y probar cual es el comportamiento con cada valor. Una recomendación para hacer esto, es tomando la misma foto mientras se va modificando el valor ISO en fotografía, para así poder percibir cuales valores ocasionan más ruido.

También se debe recordar que para evitar el ruido, lo mejor es hacer una adecuada medición y exposición. Esto se debe, a que hacer uso forzado de la sensibilidad ISO en valor muy bajo, ocasionará que al editar la foto se aumente el ruido.

ISO y ruido en la edición digital

Al hacer uso del incremento o disminución de la sensibilidad ISO en fotografía, se debe tener en cuenta que una imagen mal expuesta, tendrá una calidad de menos calidad a una fotografía que se haya realizado con una buena exposición.

Es por ello, que editarla posteriormente con un software de edición o programas como Photoshop o Lightroom, siempre ocasionará mayor ruido que si se hubiese capturado con una buena exposición al disparar.

Hay que tener en cuenta, que cada modelo de cámara, posee un tratamiento del ruido distinto, por lo que cada fotógrafo debe decidir hasta qué valor de ISO puede subir su cámara, para capturar fotos con un ruido que sea considerable.

Aunque se puede reducir el ruido con programas de edición, se pierde definición de la foto y si no se realiza una adecuada edición, puede perderse el concepto de la fotografía original, deteriorando la imagen. Donde incluso, puede llegar a parecer una pintura.

No obstante, en la actualidad, gran cantidad de fotógrafos, añaden ruido en sus fotografías con programas de edición digital, para aportarles un estilo ventaja o antiguo. Así que añadir ruido a la fotografía, puede originar un aspecto antiguo, ya que se simula el grano característico de la fotografía analógica. Por lo que queda de parte del fotógrafo, decidir la cantidad de ruido que le sea más favorable o no.

Consejos para el uso adecuado del ISO en fotografía

La práctica siempre será lo más recomendable en lo que se refiere a los tipos y estilos de fotografía, así como sus técnicas. Sin embargo, también se debe tener presente los siguientes consejos:

Utilizar la sensibilidad ISO en fotografía en mínimo

Aunque se logre ajustar el valor de la sensibilidad ISO, lo mejor es usarlo en lo más mínimo que se pueda. Para así darle un uso solamente para obtener la fotografía deseada mediante a la adaptación de la iluminación que haya en la escena para obtener una exposición óptima. Con una adecuada exposición y un uso de ISO en fotografía al mínimo que se pueda, habrá una adecuada reducción del ruido.

Evaluar las variables

Se debe tener en cuenta que antes de aumentar la sensibilidad ISO, primero hay que indagar de qué otra forma se puede evitar su uso. Es decir, probando con el ajuste que logran la exposición, tales  como la velocidad de obturación y la profundidad de campo. También se debe tener presente, en el caso de ser necesario, el uso del trípode.

Siempre tener presente la exposición

Antes de realizar cualquier captura, se debe medir adecuadamente la luz que hay en la escena. Esto otorgará una mayor calidad en las fotos y por ende un óptimo resultado fotográfico.

No temer al ruido

Habrá momentos en los que evitar el ruido, sea muy complicado, ya que quizás la escena carezca de iluminación y no haya más opción que generar el ruido. Por lo tanto, que el ruido no sea un impedimento para tomar todas las fotos que se quieran, ya que siempre estará presenta la opción de editarlo en la postproducción de las fotos.

Tomar la foto en formato RAW

Frecuentemente, el formato más utilizado por todas las personas es el JPG, sin embargo el RAW, también es una buena opción. Esto se debe, a que el formato RAW, puede guardar mayor información que una imagen JPG, pues no está comprimido el archivo. Por lo que con el uso de este formato se obtendrán muy buenos resultados.

No utilizar el ISO automático

Absolutamente, todos los modelos de cámaras digitales, tienen el ajuste de configuración del ISO automático. Sin embargo, lo recomendable es no utilizar ese ajuste ya que la cámara se configura automáticamente para hacer una medición de luz, como si en la escena todo estuviese en gris neutro, debido a los tonos claros y oscuros.

Debido a esto, se puede ocasionar que no se obtengan los colores y calidad deseada en la imagen, así como la presencia de todas las tonalidades originales de colores, que destaquen en la escena. Así que lo mejor es no utilizar este ajuste de ISO automático.

Evitar la subexposición

La mejor opción, en algunas ocasiones, puede ser siempre incrementar la sensibilidad ISO en fotografía, así se ocasione más ruido. Esto es mejor que usar un ISO más bajo en la captura de la fotografía, ya que posteriormente será necesario, modificar la exposición con los programas de edición de la computadora.

Así que lo mejor será capturar de manera adecuada la exposición de la fotografía, con inclinación a los tonos más claros que se encuentren en la escena.

Definir la tolerancia al ruido

Una vez que ya se  tiene claro todo lo referente al uso del ISO en fotografía, cada fotógrafo o aficionado, será el que decida el uso adecuado que le dará a este.

Para ello, se debe tener presente el ruido máximo que pueda tolerar la persona y la sensibilidad que soporta la cámara. Hay que tener presente, que lo esencial para manejar la sensibilidad ISO, lo mejor es practicar y probar todos los valores de la cámara, así como los ruidos que genera cada uno de ellos.

Cuando ya se tiene la práctica y el dominio suficiente de la sensibilidad, se podrá seleccionar cual es el tipo de ISO óptimo para trabajar en cada escena. También es fundamental tener siempre presente todo lo referente a la importancia de la luz en la fotografía y cómo sacarle el mayor potencial a ella.

Debido a esto, el fotógrafo puede tener muchísima información de técnicas y uso de los ajustes fotográficos, pero lo esencial es que él tenga en cuenta lo que desea obtener y transmitir con la fotografía, así como definir la composición, su tolerancia al ruido, el uso de la velocidad de obturación y de la apertura del diafragma.

Además, debe tener presente que la creatividad siempre debe estar presente, ya que ella es un elemento fundamental para obtener una fotografía con muy buena calidad y transmisión del mensaje para el que fue hecha.

También se debe saber que aunque el sensor de la cámara tiene un tamaño pequeño, esto no evitará generar ruido. Esto se debe, a que todos los modelos de cámara, de diversos tamaños y variedad de sensor, tienen el mismo estándar. Debido a esto los sensores de tamaño pequeño, tiene un ruido parecido a un sensor de mayor tamaño, en la presencia de la misma cantidad de luz.

Por ejemplo, en el caso de las cámaras con sensor APS-C Nikon y Full Frame, el factor de recorte del sensor APS-C Nikon puede ser de 1.5 a comparación a la de la cámara Full Frame. Por lo que, el sensor Full Frame Nikon es 1.5 veces de mayor tamaño que en la cámara APS-C.

Cabe destacar, que este factor de recorte es muy conocido, debido a que se utiliza frecuentemente para poder calcular la distancia focal efectiva de un objetivo. Lo cual se debe, a que el objetivo de 20mm de un sensor Full Frame, equivale a la distancia focal efectiva en una cámara de la marca Nikon con un sensor de tamaño APS-C de 300 mm.

Este cálculo se obtiene, calculando el 200mm del objetivo APS-C Nikon por 1.5 del sensor Full Frame Nikon, obteniendo como resultado el tamaño del sensor APS-C de 300 mm ( 200 x 1.5= 300). Conoce más información acerca de las marcas Canon o Nikon

Sin embargo, el factor de recorte antes mencionado, no se utiliza únicamente para hacer el cálculo de la distancia focal equivalente, también se usa para calcular la sensibilidad ISO efectiva equivalente.

Por ejemplo, la sensibilidad ISO de 800 en una cámara Full Frame Nikon, tiene un equivalente a un ISO de 35º en el sensor APS-C. Debido a esto, si se captura una fotografía tanto en una cámara Full Frame Nikon como en una APS-C, ambos valores de ISO configurado, tendrán el mismo nivel de ruido frente a una misma cantidad de luz en la escena.

Debido a esto, no se puede comparar la sensibilidad del sensor ISO 800 de una cámara Full Frame Nikon con el ISO 800 de una APS-C. Por lo tanto, el tamaño del sensor no es importante, si la cantidad de luz y las sensibilidades ISO son equivalentes, ya que la cantidad de ruido es la misma.

Por lo tanto, aunque los sensores pequeños, pueden parecer que generan más ruido, ellos se caracterizan por tener que convertir la sensibilidad ISO para así poder compararse con los demás sensores. Cabe destacar, que los tamaños de sensores, de las cámaras, son generalmente:

  •  Full Frame
  • APS-H
  • APS-C
  • APS-C (Canon)
  • 5”
  • MFT 4/3”
  • 1”
  • 1/1.2”
  • 2/3
  • 1/1.17”
  • ½.3”
  • 1/3.2”

Debido a esto, a manera de resumen, para poder hacer un uso adecuado de la sensibilidad ISO en fotografía, se debe tener en cuenta:

  • La calidad óptima de imagen de una cámara digital se obtiene utilizando la menor cantidad posible de sensibilidad ISO.
  • Las cámaras de fotos réflex, tiene la opción de seleccionar el modo ISO en automático para no tener en cuenta que la toma sea ruidosa. Pero lo mejor es utilizar el modo ISO manual, para que así el fotógrafo pueda manipular la sensibilidad y otorgarle el valor que desee.
  • Debido a esto, lo mejor es colocar el ISO en fotografía digital en el nivel bajo.
  • Siempre hay que tener presente que si se modifica el ISO en la fotografía, también cambiará el ajuste de la velocidad de obturación y de la apertura del diafragma.
  • Es más recomendable, capturar las imágenes en formato RAW para así poder controlar adecuadamente la sensibilidad ISO en fotografía.
  • En algunas ocasiones, las fotos con ruido del ISO no generan mayor inconveniente.
  • El utilizar las sensibilidades ISO mayores, se convertirán en un incremento de pixeles organizados de manera aleatoria, especialmente en las áreas de sombra de la imagen. Por lo que, el ruido no tendrá proporción en toda la foto, ya que se mostrará de manera más evidente en las áreas oscuras, a diferencia del grano.
  • Hay que tener en cuenta, que el ruido se puede presentar mucho más en algunos canales que en otros. Donde el canal azul es el que frecuentemente tiene más ruido. No obstante, dicho canal se puede editar con algún programa de edición, donde se pueda reducir el ruido, aplicando filtros.
  • Lo mejor es no capturar la fotografía de manera subexpuesta, ya que posteriormente será muy difícil realizarles un retoque digital.
  • Se debe tener presente, que siempre se debe hacer una adecuada exposición en la fotografía, independientemente del ISO que se tenga seleccionado. Esto se debe, a que usar ISO con valor bajo para subexponer en exceso la imagen, puede ocasionar como resultado, fotografías de muy baja calidad que las de ISO con mayor valor, las cuales siempre están equivalentemente bien expuestas.

Una vez que se tiene claro cómo poder utilizar la sensibilidad ISO en fotografía, ya se puede iniciar con la captura de imágenes inolvidables. Si te gustó la información de este artículo, quizás te interese conocer todo lo referente a la fotografía de moda.

Deja un comentario