Ser fotógrafo, todo sobre esta profesión y mucho más

¿Realmente sabes todas las características que requieres para ser un fotógrafo?. Si te llama la atención este trabajo, o el mundo de la fotografía, te invitamos a que leas el siguiente artículo sobre ser fotógrafo, para que te enteres de todas las cualidades que se necesitan en esta profesión.

¿Que es un fotógrafo?

Por definición, debes entender que un fotógrafo es todo aquel que toma una fotografía, sin importar el contexto donde ocurre. Sin embargo, cuando se habla de la profesión de fotógrafo como tal, hay que destacar que lleva consigo una serie de cualidades y requisitos necesarios para ser considerado profesional.

Se entiende también, que no todos los fotógrafos necesitan empezar con esto, realmente un buen fotógrafo es capaz de tomar una fotografía excelente, utilizando cualquier recurso que tenga a la mano, como un artista.

La habilidad de captar un objetivo y que éste a su vez muestre una historia o transmita un sentimiento es increíble, que no muchos saben hacer de manera natural. Sin embargo, ser un fotógrafo es una habilidad con la que no sólo se nace, sino que esta capacidad la puedes desarrollar y trabajar, si es algo en lo que realmente deseas desempeñarte.

Es importante recalcar que la capacidad de un fotógrafo no se mide por el costo de sus equipos o si son los de mejores marcas, sino por la pasión por su trabajo y su ética moral. Si te interesa saber más sobre fotografía, te invitamos a que leas las diferentes categorías que tenemos en nuestro blog, nosotros te recomendamos leer Equipo para un estudio fotográfico.

Cualidades de ser fotógrafo

Tanto si eres un fotógrafo casual, o un fotógrafo profesional, hay muchas cualidades específicas que debes tener, si quieres ser considerado uno. Estas van mucho más allá de entender las composiciones de una fotografía.

En este mundo, el desarrollo constante como profesionales es muy importante. Los fotógrafos se manejan en un ambiente que precisa que vayan evolucionando constantemente con él y que no se trata de ser el mejor fotógrafo del mundo (que no lo hay por cierto, ya que todos los estilos de fotografía son únicos y especiales para cada autor), sino que debes tratar de ser el mejor fotógrafo según tu estilo.

Estas son 11 cualidades que debes tener en cuenta si quieres ser fotógrafo:

1.- Conocimiento

Como se ha mencionado antes, lo más importante a la hora de ser un buen fotógrafo, no es lo caros que sean tus equipos. El conocimiento es clave, tanto para tu vida profesional, como fuera de ella, aunque existen muchos casos de fotógrafos famosos que jamás estudiaron la historia de la fotografía, es imposible omitir las ventajas que te otorga el estudio.

SER FOTÓGRAFO

Muchas personas nacen con un talento nato, sin embargo, hay que entender que nacer con un potencial no quiere decir que automáticamente tú serás bueno en ese talento.

Los conocimientos fotográficos pueden ayudarte a lo largo de tu carrera, al mismo tiempo que aprendes a desarrollar un estilo de fotografía único. El conocimiento es poder y si tu misión es dedicarte a la fotografía profesionalmente, las escuelas homologadas serán tu mejor opción.

2.- Visión y curiosidad

Además del conocimiento, es importante tener una visión. Las fotos son capaces de transmitir mensajes importantes e incluso hacer a una persona reflexionar sobre la manera en la que maneja su vida. Realmente debes apreciar las fotos como lo que son: Conexiones y ventanas a lo que el autor quiere transmitir.

La visión que se puede tener al momento de tomar una fotografía es increíblemente única y si le eso le añades curiosidad por las cosas que te rodean y las sensaciones que estas provocan en ti, entonces tendrás una buena combinación para cambiar la manera en la que percibes al mundo, esto se mostrará en tu trabajo.

3.- Creatividad e Imaginación

Este punto va muy unido al anterior y es porque la imaginación es el compañero fiel del fotógrafo. Donde todos ven un lugar vacío, él ve la oportunidad de recrear algo increíble y es que realmente el ojo de un fotógrafo llega mucho más allá de lo que es perceptible, desde el punto de vista de una persona común.

Esto no quiere decir que los fotógrafos son un ser místico increíble, sino que para su profesión, es necesario tener una creatividad e imaginación muy activa, eso hace que sus trabajos sean únicos y no se parezcan a los demás.

4.- Correr riesgos

No todas las profesiones requieren que la gente corra riesgos en ellas, sin embargo en la mayoría de carreras relacionadas al arte y el diseño, requieren que las personas que participen en ellas tengan que correr ciertos riesgos, incluso con las cosas nuevas que jamás pensaron en probar.

Salir de la zona de confort es necesario para ser fotógrafo, si tus fotos son todas iguales, entonces realmente no le estás agregando personalidad a tu trabajo. Incluso en tu vida diaria, es necesario cometer errores, recorrer nuevos caminos o probar cosas fuera de tu imaginación.

Pensar fuera de la caja, permite que la evolución en la fotografía se cree. Por ejemplo, sin estos riesgos, Harold Edgerton, no hubiera sido capaz de crear un flash, que le ayudaría a capturar el movimiento.

SER FOTÓGRAFO

Ve muchos más allá de los límites, expande tu conocimiento, inventa y trata de que tu trabajo te represente como persona. Puedes leer otros artículos similares a este en nuestro blog, nosotros te queremos recomendar que leas Accesorios de fotografía.

5.- Pasión

No importa la profesión que tengas, debe existir pasión por lo que haces. Esta te servirá como un motor para iniciar todos los procesos que debes realizar. Además, hay que recalcar que tener pasión te ayudará a hacer tu mejor trabajo, no existe peor cosa que estar atado a un trabajo por rutina y que este no te entregue la felicidad que debes tener en tu vida.

Para los fotógrafos, la pasión es demasiado importante, esta les ayuda a mantenerse activos y continuar su trabajo de manera constante y activa, incluso cuando otros deciden descansar. La pasión los lleva a capturar los momentos que para muchos son comunes y poco importantes, mientras que ellos ven la posibilidad de contar una historia.

6.- Recursos

No, no son los equipos que puedes tener, sino la capacidad de recursos propios que puedes desarrollar. Aprender a aprovechar todas las cosas que tienes a tu alrededor es sumamente importante, además de que la capacidad de solventar problemas durante la marcha también es un recurso que todo fotógrafo debe tener.

Dentro de los planes para una sesión, no todo siempre sale como se piensa. Es importante que aprendas a trabajar en torno a las condiciones que se te presentan y que de igual manera entregues un trabajo de calidad.

7.- Optimismo

Si bien es cierto que la personalidad es un factor importante para determinar si eres optimista o pesimista, a la hora de trabajar siempre debes enfocarte en el optimismo y cómo esta es una cualidad que debes desarrollar en tu profesión. El optimismo, al igual que la pasión, es otro motor que te puede ayudar a seguir desarrollando un trabajo increíble.

No lo confundas con creer que todo es perfecto incluso en las peores situaciones, sino en que puedes crecer la confianza en ti y en tus trabajos, además que el optimismo te ayudará a no rendirte, incluso si el desafío que se pone en tu camino parece demasiado difícil. El optimismo te otorga la capacidad de ver a tu trabajo como algo que tiene valor y potencial.

8.-Comunicación

Para muchos, el pensamiento de que la fotografía requiere comunicación es tonto, si total ¿no se supone que una foto vale más que mil palabras?. La verdad es que los fotógrafos requieren desarrollar habilidades que les permitan comunicarse fácilmente.

Aunque suene algo raro, se necesita poder transmitir una idea mediante palabras antes de intentar ponerla en fotos. Esto es un proceso necesario para poder contar una historia. Aclarar las ideas, desarrollarlas y terminar con un producto, es parte también del proceso creativo que requiere la fotografía.

Si eres incapaz de comunicarte efectivamente, entonces tus fotografías también carecerán de esas capacidades de comunicar. Incluso fuera de tus fotos, necesitas la comunicación para promocionarte, para hacer que tu trabajo llegue a muchas personas o incluso para atraer ayudantes a proyectos.

Debes dedicarle un buen tiempo a desarrollar estas capacidades de manera positiva, además de mejorar tu trabajo en términos fotográficos, tanto como si te dedicas a esto profesionalmente, como si no.

SER FOTÓGRAFO

9.- Persistencia

El camino al éxito no es fácil, de hecho, muchas veces el mismo está lleno de obstáculos sumamente difíciles que pueden hacerte pensar que realmente no vale la pena. La persistencia, la paciencia e incluso la constancia, son claves para tu trabajo, son herramientas que te ayudarán durante todos tus procesos creativos.

Tal vez tu trabajo no es perfecto en el primer intento, o necesitas varios intentos antes de conseguir la toma perfecta. Debes entender que esto es necesario y que no sólo te ocurre a ti. Sigue trabajando en tus proyectos y persiste hasta que llegues a tu meta.

10.- Suerte

La suerte es algo bastante relativo, así que en este caso realmente no se habla de una suerte aleatoria como ganar la lotería, sino más bien una suerte que se puede crear con tus propias manos. La suerte, aunque muchos no lo crean, no se trata de una casualidad, debes trabajar en ella, preparar el camino que vas a seguir, estudiar, perseverar, comunicar y saber que tu trabajo merece ese esfuerzo.

Es importante que traces un camino, que te esfuerces en tus metas y que sigas constantemente trabajando y mejorando, la verdad es que aunque la suerte es un concepto abstracto, las posibilidades de que algo bueno pase, aumentan cuando te esfuerzas.

SER FOTÓGRAFO

11.- Estilo Propio

Sin duda, una de las cualidades más importantes para ser fotógrafo es desarrollar tu estilo propio. Suena como algo muy fácil de decir, honestamente trabajar en tu estilo es uno de los procesos más largos que se encuentran en la profesión, este puede llevar incluso muchos años y puede cambiar según tu evolución como persona y como fotógrafo.

Deberás experimentar, elegir diferentes caminos y definir tus gustos, ya que tu estilo va a depender mucho del tipo de fotógrafo que quieres ser. Para algunas personas, existen muchas más cualidades que se necesitan para ser fotógrafo, la verdad es que todo va a depender de qué tan comprometido estás con esta profesión y qué tan exitoso quieras ser, todo depende de ti.

Puedes leer más sobre otros artículos parecidos a este en nuestro blog. Nosotros te recomendamos leer kit de iluminación.

Profesionalismo vs. Calidad

Es posible que asumas que ser fotógrafo profesional automáticamente significa ser un fotógrafo de calidad. Esto, aunque puede estar relacionado, no siempre va de la mano. Es necesario aclarar que se define a un fotógrafo profesional porque se dedica únicamente a realizar dicho trabajo, esto quiere decir que la manera en que se gana la vida es haciendo fotos.

No todos los fotógrafos profesionales son fotógrafos de calidad, incluso muchos de los aficionados son capaces de tomar fotografías impresionantes de calidad, sin la necesidad de trabajar en esto de manera profesional. Resulta muy importante saber la diferencia para que decidas qué tipo de fotógrafo quieres ser.

¿Qué necesitas para ser fotógrafo profesional?

Es importante saber que aunque los equipos forman una parte importante de tu trabajo, ser fotógrafo profesional va mucho más allá de utilizar la última gama de cámaras en el mercado. Necesitas talento, experiencia, visión y sobre todo, valor.

Debes estar consciente de que tener el equipo más caro y “profesional” no te va a ayudar, si realmente no te esfuerzas y te propones a aprender sobre todo las cosas que son importantes.

Fases de un fotógrafo profesional

Como toda profesión, existen diversas fases por las que tienes que atravesar, antes de convertirte en un fotógrafo profesional. Realmente, en el mundo de la fotografía, el proceso por el que vas a pasar es necesario y te ayudará a desarrollar todas las habilidades que necesitas para ser considerado un fotógrafo profesional.

Fase 1.- Descubrimiento

No importa el trabajo o la profesión a la que te dedicas, debes pasar por un periodo de descubrimiento donde vives una etapa en la que tienes tu primer contacto, en este caso, con el mundo de la fotografía.

Normalmente, puede que ya hayas experimentado algún tipo de contacto previo, sin embargo este empieza en lo general, con la compra de tu primera cámara. Ahora, este proceso trata sobre experimentar y empezar a crear un hobby y pasión por la fotografía. Descubrirás que en esta etapa, vas a encontrar muchas diferentes cosas que puedes experimentar, para saber  realmente si la fotografía es algo que deseas perseguir.

SER FOTÓGRAFO

Fase 2.- El aficionado

Una vez hagas tu primer contacto, entras en una fase conocida como fotógrafo aficionado. Aquí empiezas a ser considerado un principiante, dejas de usar los valores predeterminados de tu cámara y empiezas a sentirte más cómodo con tus propios ajustes, además de que te sientes más a gusto con tu trabajo y vas experimentando los diferentes tipos de fotografía.

Es posible que lleves tu cámara a todos los eventos o viajes especiales y que estés expandiendo tu equipo o comprando diferentes accesorios, para obtener las mejores fotos posibles.

Fase 3.- El esporádico

Llegar a esta fase va a tardar un tiempo, realmente aquí te encuentras en un punto donde puedes considerar que estás un poco más avanzado, lo más probable es que ya has estado en esta profesión por varios años y que hayas aprovechado todas las ventajas que te ha dado tu primera cámara.

Todos te conocen como el fotógrafo oficial entre tu familia y tus amigos, además de que incluso ya eres bastante adiestrado en crear sesiones fotográficas. Sin embargo, la fotografía sigue siendo un tipo de hobby o entretenimiento, ya que el ingreso que este genera en tu vida, realmente no es mucho. Puede que tengas alguna presencia en redes sociales o alguna página web donde subas tu portafolio, pero aun mantienes otro trabajo fijo.

SER FOTÓGRAFO

Fase 4.- Fotógrafo semiprofesional

Esta es la penúltima fase por la que vas a pasar antes de convertirte en fotógrafo profesional, también es la fase donde muchos fotógrafos se estancan. Aquí ya dedicas todo tu tiempo a laborar en el mundo de la fotografía, esto genera una principal fuente de ingresos e incluso es una parte que no puedes dividir de tu vida cotidiana.

Si tienes suerte, es posible que incluso tengas un estudio y/o un sitio web bastante profesional, tienes una gran presencia en las redes y te manejas de manera efectiva con tus clientes. Poseen planes de negocios buenos y siempre tratas de expandir tu trabajo, incluso tratas nuevos estilos y estás abierto a salir de tu zona de confort.

En el mundo de la fotografía, eres conocido y tienes una reputación, elaboras presupuestos para sesiones fotográficas, posees varios portafolios con calidad y variedad, además de que tratas de mantenerte con las últimas tendencias en el mundo.

SER FOTÓGRAFO

Fase 5.- Fotógrafo profesional

Esta es tu última fase, donde llegaste a donde puedes considerarte un fotógrafo profesional. Es importante recalcar que lleva años y que el camino es difícil, además de esto, debes saber que ser un profesional no significa que no sigas en constante aprendizaje.

En esta etapa, sabes que tu trabajo es extenso y que incluso tienes una agenda llena de cosas que debes realizar, además de que puedes contratar ayuda de otros fotógrafos para completar tu trabajo. Mucho más que eso, el equipo que tienes para tus fotos es amplio e incluso cuando no lo tienes todo, posees la experiencia y la capacidad de sobreponerte a cualquier obstáculo que se encuentre en tu camino.

El camino que vas a recorrer por las fases es largo, no es cuestión de un día o dos, requiere sufrimiento y constancia, además, como hemos dicho antes, todo esto se verá afectado solamente por como decidas hacer las cosas y sólo tú podrás determinar si vale la pena. Te recomendamos leer Fotografía móvil  en nuestro blog.

SER FOTÓGRAFO

Consejos para ser fotógrafo

Si entraste a este artículo es porque quieres saber toda la información necesaria sobre el mundo de la fotografía. En ese caso, no te pierdas esta lista de consejos que puedes seguir si deseas ser todo un fotógrafo.

1.- Especialízate

Es importante aclarar que especializarte en un tipo de fotografía determinado, no significa que no vas experimentar en otros ambientes. Sin embargo, lo mejor que puedes hacer es dedicarte a un estilo que realmente te apasiona y que te haga sentir satisfecho con tu trabajo.

La idea es que por lo menos domines un tipo de foto a la perfección, esto asegurará que tengas más confianza en tu trabajo y que reinventes los estilos existentes para que se ajusten con tu personalidad.

Para darte un ejemplo, cuando un grupo musical logra saltar a la fama con una canción en específico, el grupo trata de mantener la misma temática, para así tener más éxito, de hecho, tratan de replicar y adaptar la misma fórmula. Aunque existen varios casos donde esto no funciona, por regla general, es una buena manera de aplicar una estrategia exitosa.

SER FOTÓGRAFO

Ahora, si aplicas esto a la fotografía, debes aprender a desarrollar y reinventar un estilo. Esto resulta muy bueno y conveniente, sobre todo si realmente es un estilo que te gusta. Un error común, es no tener un tipo muy específico, cuando un portafolio se encuentra relleno de muchas fotos que varían en estilo sin coherencia alguna, es posible que se vea como un fotógrafo desordenado.

Especializarte en un solo estilo no elimina diferentes oportunidades de trabajo, la verdad es que debes entender que no hacerlo puede perjudicar tu trabajo, ya que existe una diferencia entre ser genérico, ser diferente y ser un caos.

2.- Sé autocrítico

Dicen que el peor crítico que uno puede tener es uno mismo. Aunque esto es cierto, debes entender que a veces tú eres el único que puede determinar los errores que cometes  y lo que puedes hacer para mejorarlos. Tampoco pases tanto tiempo enfocándose en lo negativo de tu trabajo.

Debes mantener un balance entre lo positivo y lo negativo. Cuestiona tus métodos de trabajo y las maneras en las que puedes mejorar, debes encontrar cómo trabajar de manera eficiente y precisa, donde tus fotos realmente reflejen lo que quieres transmitir.

Recuerda que no es lo mismo disparar 30 fotos y estar seguro de tu trabajo, que disparar 100 y pensar que alguna va a salir bien o que simplemente puedes retocarlas en postproducción. Ser autocrítico te permite aprender tanto de ti, como de otros.

SER FOTÓGRAFO

3.- Construye tu negocio

Tu reputación es sumamente necesaria en el mundo de la fotografía, si bien es cierto que tus fotos pueden hablar mucho más allá de lo que pueden expresar las palabras, tener una mala reputación puede ser una desventaja, incluso si tus fotos son hermosas.

Es una necesidad crear una reputación respetable como un fotógrafo profesional y de calidad, además de que necesitas tener una buena visión de negocios. Primero debes entender que tu posición como fotógrafo la vas a gestionar tú, es un emprendimiento donde las decisiones recaen solamente en ti, enfocarte en los papeles (que parecen tan tediosos pero son muy necesarios) es de gran importancia.

Llamar, hablar con clientes, buscar propuestas o incluso rechazar algunos trabajos, también va a ser una parte importante de lo que hagas día a día. Puede que no veas resultados inmediatos, sin embargo, a largo plazo podrás cosechar los frutos del tiempo y el esfuerzo que le dedicas a tu negocio.

4.- Mentalízate para trabajar con clientes

El público que atiendas no siempre va a ser igual, de hecho, es muy posible que cada persona con la que tengas que hacer un trabajo sea y se comporte de una manera totalmente diferente a la anterior, así es el mundo. Mentalizarte que vas a tratar con gente muy diferente y variada es muy importante.

SER FOTÓGRAFO

Debes aprender  a tratar a las personas de manera profesional, pero aun así debes valorar el trabajo o servicio que estás ofreciendo y jamás dejar que otros caminen por encima de tu arte. Muchas personas te verán como alguien increíble y otras pensarán que tu trabajo es sencillo. Sin importar el tipo de cliente con el que tratas, tu reputación y tu trabajo siempre debe ser lo más importante.

5.- Cuidado con la rutina

Las rutinas, sin importar el tipo de trabajo que realices, pueden lograr que termines harto con lo que estás haciendo. Específicamente en la fotografía, se necesita mucha pasión y a pesar del aspecto creativo que esta tiene, no descartes que te enfrentes a la posibilidad de entrar en rutina.

Esto puede hacer que incluso llegues a odiar tu trabajo, cuando llegaste a él en primer lugar por amor. Debes tratar de mantenerte creativo en tu zona de trabajo, experimentar cosas nuevas o incluso tomarte un buen descanso de vez en cuando. Tu creatividad va a depender de que mantengas tu trabajo y tu cerebro activo, cambiando las rutinas e inventando cosas inesperadas.

6.- Establece tus límites

Hay que dejar algo en claro, si bien tu cliente es parte esencial en tu trabajo y su opinión es importante, debes tener bien definidos tus límites y verificar que no los estás pisando, al punto de sentirte mal al trabajar.

Determinar y establecer tus límites es algo que debes mantener en constante renovación, además de que tu negocio debe seguir los mismos lineamientos, para que se dé a conocer en el mundo la fotografía de lo que eres capaz y de lo que no.

En el mundo tan cambiante y dinámico actual, la tecnología es una parte muy importante del trabajo de los fotógrafos, además de que es una manera muy fácil de crear una plataforma ideal y darse a conocer. Mantenerse al día de estas técnicas de marketing es  muy importante y te permite redirigir tu contenido a un tipo de grupo específico, en donde te sientas cómodo trabajando.

Utiliza todos los medios disponibles para comunicar de manera clara a tus clientes lo que tú quieres y tus ideas.

7.- Siempre te debes mantener aprendiendo

Ya se había mencionado anteriormente, ser un fotógrafo profesional no quiere decir que ya no vas a seguir aprendiendo. La verdad es que las tecnologías, las técnicas e incluso los demás fotógrafos, se van actualizando y evolucionando constantemente. Negarte a aprender todo lo que el  mundo puede enseñarte, te puede perjudicar al momento de hacer negocios.

Aunque todo se pone de moda y se va constantemente, puede que estar atento a esto sea lo que realmente la gente valore, generalmente muchas personas piensan que esto hace que un fotógrafo sea bastante integral.

Recuerda que la manera de tomar fotografías actualmente, no es la misma que la de hace años, pues cada tendencia agrega una nueva rama de estilos fotográficos y abre muchas más posibilidades para los futuros fotógrafos. Sigue aprendiendo y verás cómo tu trabajo pasa a otro plano completamente.

Ten en cuenta siempre que no importa el camino que tomes, mientras sientas que este es el mejor para ti y tus condiciones, entonces estarás en el camino correcto. Puedes aprender sobre otros puntos importantes en la fotografía en nuestro blog, nosotros te recomendamos que leas fotografía para niños.

Historia de la fotografía

Es importante que para ser fotógrafo estudies la historia de la fotografía desde el principio, ya que la misma es extensa y muy entretenida. Como dato fundamental, debes saber que durante el año 1826, se tomó la primera fotografía de la historia, esta fue titula “Punto de vista desde la ventana Le Gras” y su autor fue Joseph Nicéphore Niépce, de nacionalidad francesa.

Este hombre fue un terrateniente, químico, un litógrafo y además se dedicaba a la ciencia, aunque en esta última era más un aficionado que un científico completo. La idea de preservar un momento de una manera tangible, mucho más allá de una pintura, era un pensamiento absurdo y efímero. Sin embargo, eso no detuvo a Joseph, quien se dedicó que descubrir, invento tras invento, la capacidad de lograr esto.

La foto como tal, no tiene más valor que la que se le otorga por su historia, ya que esta es poco nítida y en general no representa nada. En ella se puede ver reflejado un hombre tirando de un caballo y fue tomada desde el despacho del mismo autor. La imagen tal y como se presenta, necesitó de 8 horas continuas de exposición, además de utilizar una cámara oscura.

Esta misma, fue puesta en una placa de 20 x 25 cm, que se encontraba hecha de peltre, material muy usado en esos años, ya que era una aleación del estaño, cobre, antimonio y el plomo.

Durante años, Niépce estuvo trabajando en varios eventos que le permitieran recrear la captura  de un momento como lo era el dibujo, pero que fueran más preciso y que no requiriera la educación o el don del arte. Debido a sus investigaciones, él sabía que para obtener esta imagen, debía tener una exposición al sol de más de 8 horas continuas.

Aunque existen varios intentos de fotografía anterior a este, esta es considerada como la primera fotografía oficial de la historia, lo que genera varias controversias entre los artistas, quienes afirman que no debería ser contada como tal.

Es importante saber que Niépce se puso en contacto con Daguerre, pintor y decorador teatral, que en sus tiempos libres se dedicaba a inventar. Él se encontraba muy interesado en el proyecto y en cómo podría desarrollarlo, mucho más de lo que Niépce había pensado. De hecho, durante su acuerdo le pidió a Niépce que le revelara el procedimiento por el cual se lograría la fotografía.

Este acuerdo no fue firmado sino hasta casi poco antes de la muerte de Niépce. Gracias a esto, fue que Daguerre pudo continuar con los experimentos, incluso regresando a una de las teorías que ya habían sido desestimadas, como el uso de una planta en específico.

En 1839, con el apoyo del Estado Francés, Daguerre se encargó de publicar todo sobre el proceso para obtener fotos en una superficie de plata pulida, este proceso lo nombró daguerrotipo.

Fue increíble el paso que se dio en la historia de la fotografía gracias a este inventor, ya que su proceso resolvía varios de los problemas técnicos principales que se encontraban en la propuesta de Niépce. Además, reducía el tiempo de exposición necesario, de manera que este fuera más útil a la hora de hacer retratos.

Como dato interesante: La foto original del “Punto de vista desde la ventana Le Gras” permanece en la Universidad de Texas, específicamente en el Harry Ransom Center, Estados Unidos. Esta fotografía es de alto valor, no sólo a nivel histórico, sino cultural y social, al dejar en evidencia la preservación de la historia del ser humano y su evolución.

Si te gustó este artículo o te gustaría leer más sobre otros temas interesantes, te invitamos a que revises las diferentes categorías que tenemos para ti, llenas de conocimiento increíble y divertido. Nos interesa mucho tu opinión, así que puedes dejarnos un comentario para saber qué piensas sobre este artículo sobre ser fotógrafo.

Deja un comentario