Pirámides Sumergidas, todos los secretos revelados

En el año 1985, se hallaron en aguas profundas de una isla en Japón misteriosas Pirámides Sumergidas que se identificaron como estructuras de Yonaguni. Existe mucho misterio alrededor de estas formaciones ¿quién las construyó?, ¿cuándo? y ¿para qué?, según los estudios realizados datan de 10.000 años antes de Cristo, por lo cual sus creadores serían la civilización más antigua conocida hasta el momento ¿o tal vez no fueron construidas por seres humanos?, todo esto y más estaremos revelando a continuación.

pirámides sumergidas

Pirámides Sumergidas de Yonaguni

Uno de los misterios más grandes de la historia, se trata de las pirámides sumergidas conocidas como Estructuras de Yonaguni, las cuales fueron halladas en una isla de Japón aproximadamente en el año 1985 por Kihachirō Aratake, un buzo japonés que dio con ellas por mera casualidad.

Dichas estructuras se tratan en realidad de un megalito, lo que puede definirse como una gran formación rocosa de origen muy antiguo que fuera creación de alguna civilización ancestral; se estima que estas pirámides sumergidas en algún momento estuvieron fuera del mar, quizá en las eras glaciares, por lo que serían labradas por grupos de humanos en la superficie para proporcionarles su forma.

Estas pirámides se consideran un monumento de gran importancia en Japón y acerca de su origen existen varias hipótesis que intentan explicar cómo pudieron crearse elementos de tal magnitud ahora bajo el agua. Algunas de ellas proponen que su origen es netamente natural, pero otras señalan que es evidente la labor artificial y humana empleada en gran parte de ellas.

Algunos interesados en el estudio de estas formaciones tienen la teoría de que Yonaguni formaba parte de la civilización Mu, un pueblo que habría terminado sumergido tal y como ocurrió con la Atlántida o Thule.

piramides sumergidas

Lo cierto es que estas magníficas pirámides sumergidas son sumamente atractivas para el turismo y no dejan de despertar el interés de los curiosos, a pesar de los años. Aquí en entrecuriosos.com nos dejamos llevar por esa sed de conocer el mundo y sus misterios, por lo cual estaremos profundizando en todos los secretos que esconden estas estructuras.

Megalitos

Ya hemos definido a groso modo lo que es un megalito, son estructuras de roca de grandes dimensiones y que datan de épocas muy antiguas, las cuales están relacionadas con civilizaciones ancestrales. Ahora bien, estos megalitos se creaban con diversas finalidades, desde establecer fronteras entre los territorios o como monumentos de hechos conmemorables hasta rituales religiosos o de índole funerario.

En algunos de estos monolitos se han encontrado ciertas simbologías grabadas, en referencia a instrumentos de uso actual como las hachas y los bastones de pastorear al ganado, los cuales ha sido interpretados como referencias de poder político, tal y como solía representarse el bastón en las pirámides egipcias.

Adicionalmente, es de tener en cuenta que en las tribus indígenas de la India, África, América y otras regiones como Malasia y la Polinesia, podría haber sido muy probable que se adoraran a este tipo de formaciones en representación de dioses o espíritus guardianes. Descubre más información en Curiosidades del Mundo.

piramides sumergidas

Durante el siglo XX se creía que todas estas estructuras pertenecían a una sola “cultura megalítica” de índole global, pero esta hipótesis sería descartada posteriormente gracias a la tecnología, a través de la cual se pudo identificar que corresponden a culturas diferentes. Sin embargo, aún tienen vigencia otras teorías interesantes, de las cuales estaremos comentando a continuación.

Teoría de Misaki Kimura

Algún tiempo luego de haberse descubierto estas pirámides sumergidas, un equipo científico a cargo de Misaki Kimura en representación de la Universidad de Ryūkyū constató su existencia. De acuerdo a los estudios realizados por el propio Kimura, estas formaciones rocosas habrían sido modificadas por la mano del hombre en algún punto de la historia, lo cual apoyaría la hipótesis de que Yonaguni formara parte de la antigua civilización Mu, que luego desapareciera bajo las aguas.

Según esta teoría, se trataría de una creación de hace 10 milenios, al menos, por lo cual sería la estructura arquitectónica más antigua conocida hasta el momento, junto al Santuario de Göbekli Tepe, incluso más antiguas que las construcciones de Mesopotamia, India, China y Egipto.

Los científicos que tuvieron la oportunidad de explorar las pirámides, señalan que cuenta con una estructura similar a un túnel de 1,2 metros de altura en el interior de una grieta en la piedra, que habría servido como protección al resto de la figura mientras se hallaba en la superficie. Dicha grieta estaba compuesta por roca calcárea, la cual extrañamente no forma parte de esta región.

Igualmente misteriosos lucen dos hoyos de unos 2 metros de profundidad, que no parecen concordar con la estructura por la forma en que fueron tallados, se cree que el objetivo de los mismo sería el almacenaje de agua, pero hay quienes piensan que podrían haber sido creados para anclar alguna especie de pilar que nunca fue colocado.

Cerca de uno de los extremos se halla una piedra ovalada que tampoco concuerda con el resto de la estructura, en su parte superior se orienta hacia el norte y puede haber sido utilizada para conocer la hora del día, como una especie de reloj de sol primitivo. Para efectuar el tallado en estas rocas, debido a la época en que habrían sido labradas, cuando aún no habían sido creados los utensilios de metal, se habrían utilizado cuñas de madera, que sirvieran para grabar de forma limpia sobre la roca.

Descubrimiento tras el terremoto submarino

Tras un terremoto submarino, el 4 de mayo del año 1998 algunas partes de la isla y también del monumento resultaron destruidas, dichas modificaciones por este acontecimiento natural dejaron al descubierto nuevas áreas de estas estructuras que nunca antes habían sido vistas y fueron captadas por cámaras de video, revelando una forma similar los conocidos Zigurats de Mesopotamia pero con ciertas cualidades que sirvieron para convencer a muchos de que no se trataba de formaciones naturales, sino hechas por el hombre o alguna misteriosa civilización.

De acuerdo a lo que sabe de historia y arquitectura, no sería válido atribuir la construcción de estas pirámides sumergidas al reino de Ryūkyū, pues son más recientes que ellos (siglos XII-XVII) y tampoco se han hallado las herramientas con las que pudieran haberse construido, como ocurrió en el caso de las Pirámides de Egipto, Mesopotamia o las estructuras de Perú y México. Resultan igualmente innovadores para la época los agujeros hallados en las cimas de estas formaciones, que servían para soportar el peso de los postes de madera que sostenían al techo.

pirámides sumergidas

Teoría de Teruaki Oshī

De acuerdo a esta teoría, se cree que el origen de estas pirámides sumergidas es más antiguo que el fin de la era glacial, pues según el propio Teruaki Oshī, geólogo japonés, habrían sido construidas por el hombre a partir de algunas formaciones naturales, incluyendo algunas conexiones entre estas estructuras que luego fueron destruidas por estar ubicadas sobre áreas sísmicas.

Siguiendo este planteamiento y para la época en que fueron creadas, la región de Yonaguni pertenecía al puente que conectaba a las islas de Japón y Asia con Taiwán y Ryūkyū, considerando que para entonces el nivel del mar estaba por debajo del actual, debido a la existencia del hielo en las zonas templadas de la última glaciación. Se añade que quienes hubieran construido estas pirámides serían miembros de una sociedad más avanzada que las conocidas para esa época de la historia.

Teoría de la formación natural

Esta teoría planteada por algunos de los estudiosos de las pirámides en cuestión, como es el caso de Robert Schoch, miembro de la Universidad de Boston, señala que es mucho más probable que se trate de formaciones naturales que fueran aprovechadas y modificadas por civilizaciones humanas para su uso en la antigüedad.

En este sentido, Schoch hace un planteamiento válido respecto a las areniscas de la estructura de Yonaguni, citamos textualmente:

 “Contiene planos de estratificación paralelos numerosos y bien definidos, a lo largo de los cuales las capas son fácilmente distinguibles. Las rocas de este grupo también están atravesadas por numerosos conjuntos de líneas paralelas y verticales respecto a la horizontal (planos de estratificación de las rocas de Yonaguni) y se encuentran en una región propensa a los terremotos. Tales terremotos tienden a fracturar las rocas de una manera regular”.

Robert Schoch

Asimismo señala que en la costa noreste de Yonaguni hay otras estructuras bastante similares a estas y que los supuestos dibujos que se destacan sobre la superficie se trata en realidad de raspaduras naturales sobre la piedra.

El científico John Anthony West concuerda con esta teoría, por su parte el profesor de Geociencias Oceánicas Patrick D. Nunn añade que estas pirámides sumergidas se extienden hasta acantilados de Sanninudai y corresponde exclusivamente a procesos naturales; concluyendo que en lo relativo a estas estructuras no habría por qué suponer que se trate de construcciones artificiales.

Para ilustrar estas aseveraciones podemos citar otros ejemplos de formaciones naturales donde se distinguen superficies planas y aristas afiladas, tal es el caso de la escalera natural de Old Rag Mountain en el Parque de Shenandoah en Virginia, Estado Unidos o las grandes columnas de basalto correspondientes a la Calzada del Gigante en el norte de Irlanda. A propósito de ello, quizá quieras leer sobre los Lugares misteriosos del mundo.

Calzada del Gigante, Irlanda.

Descifrando el misterio de las Pirámides Sumergidas

En lo más profundo del mar en el archipiélago japonés identificado como Ryukuy existe el que probablemente sea el monumento más antiguo del mundo: Las Pirámides Sumergidas de la Isla de Yonaguni.

Pero estas formaciones son tan misteriosas como antiguas y la información que se tiene sobre el origen de las mismas es tan vaga que incluso se considera como un capítulo perdido en la historia de nuestra humanidad, sin embargo aquí trataremos de descifrarlo, poniendo en tela de juicio todo lo que es conocido hasta el momento acerca de ellas.

En 1987 el intrépido buzo Kihachiro Aratake se adentró en las profundidades de las aguas en esta isla para encontrar peces y arrecifes que fueran de interés turístico para los visitantes, pero en cambio hallaría los restos de una misteriosa y antigua ciudad megalítica. Frente a sus ojos aparecieron enormes pirámides de piedra tallada, totalmente sumergidas.

Este extraordinario descubrimiento pasó desapercibido durante mucho tiempo, hasta que en 1992 el científico Masaaki Kimura emprende la aventura con la finalidad de encontrar aquello que Aratake comentaba y estudiarlo en detalle.

pirámides sumergidas

Junto a un grupo de expertos dieron con la enorme estructura, en cuya cima más alta alcanzaba los 120 metros de largo por 40 metros de ancho y 20 metros de alto; la exploración les llevó a pensar que una construcción como esa no podría ser producto de la naturaleza sino de la inventiva del hombre, uno muy antiguo.

La sola hipótesis era osada, pues se trataría de una civilización totalmente desconocida, sumamente antigua pero sobre todo, muy avanzada. La incertidumbre iba creciendo y poco a poco trascendió las fronteras de Japón para llegar a occidente, cuando Graham Hancock en su profesión de periodista decidió incursionar en el buceo para ver con sus propios ojos las pirámides sumergidas.

A través de su testimonio se pudo conocer la increíble sensación que percibió en todo su cuerpo al hallarse frente a las magníficas estructuras por primera vez, decía que eran tan imponentes como las propias pirámides de Egipto y eso despertó dentro de sí el deseo por investigar todo lo que estaba debajo de ellas y que aún no había podido conocer.

Fueron varias inmersiones en busca de aventuras y en ellas fue descubriendo cada vez más monumentos, hasta completar lo que él identificaría como un área ceremonial religiosa de más de 5 km de largo.

Lo más difícil de todo, sería establecer el tiempo que podrían tener esas estructuras allí. Considerando que se trata de pirámides sumergidas, debieron haberse construido con el agua aún no las cubría, lo que sería en la época glaciar, alrededor de 8.000 años a.C o puede que incluso 10.000, por lo cual serían pirámides aún más antiguas que las egipcias.

Pero esto implica muchos factores que considerar, pues hace 10.000 años antes de Cristo el humano era nómada y subsistía de la recolección ¿cómo podría haber ingeniado la manera de construir tales estructuras? ¿acaso hubo una sociedad mucho más avanzada que desconocemos, o recibieron ayuda de otro tipo de seres?, todas estas interrogantes han generado especulaciones y misterios que vale la pena estudiar.

Empecemos por reconocer que las primeras civilizaciones complejas de las que tenemos información sobre su existencia fueron los egipcios y mesopotámicos, ubicados temporalmente en el tercer milenio antes de Cristo y que la ciudad más antigua hasta el momento se conoce como Jericó, la cual se habría construido con pequeñas estructuras y murallas hace 10.000 años, pero nada comparable con estas enormes pirámides sumergidas.

Entonces cabes preguntarse ¿quiénes y cuándo crearon estas magníficas estructuras?, ¿acaso podría tratarse de aquella civilización perdida de la que mucho se ha hablado durante la historia?. En este punto y como suele ocurrir en la historia, debemos combinar lo que sabemos con algunas creencias legendarias y es que estas misteriosas estructuras muy bien podrían tratarse de algunos restos de Atlántida, la civilización perdida, que según la leyenda habría sido cubierta por completo por una inundación y de la cual ya hablaba Platón en el 360 a.C.

Los expertos en la materia se mantiene ávidos de curiosidad ante el hecho de que dos civilizaciones antiguas tan distantes entre sí tengan construcciones megalíticas similares; esta misma relación existe entre las pirámides de Egipto y los templos e Angkor Vat ubicados en Camboya, es por eso que durante mucho tiempo se creyó que todas estas estructuras podían deberse a una sola civilización megalítica, pero con el avance de la historia y los estudios efectuados se descartó la idea, pues no existen mayores semejanzas en cuanto a su forma de construcción.

En el caso que más nos interesa, la principal pirámide de Yonaguni tiene una increíble semejanza con el Templo del Sol ubicado en Trujillo, Perú. Lo que nos lleva a pensar que quizá estas misteriosas estructuras fueran en realidad algún tipo de sistema astronómico con orientación al sol; pero esta teoría tiene algunos científicos en contra, quienes aseguran que simplemente son un conjunto de rocas sin sentido ni valor.

En el año 1998, Graham Hancock junto al catedrático Robert Schoch, regresan a la isla en busca de respuestas y consiguen las primeras filmaciones de estas estructuras. A través de ellas se puede apreciar que la más grande alcanza los 80 metros, y muchas otras medían 25; algunas de ellas se encuentran a mayor profundidad en el agua que otras, las cuales apenas están a unos 10 metros de la superficie.

Es importante mencionar también que algunos de estos megalitos tenían formas similares a las encontradas en Stonehenge, Inglaterra. Incluso fueron halladas dos estructuras con formas bastante idénticas, a las que llamaron “las torres gemelas” y por este motivo consideraron imposible que fueran creación de la naturaleza, necesariamente el hombre o cualquier otra raza, debió haber intervenido en su creación.

No obstante, las conclusiones a las que llegó el científico indican que sí es posible que la obra en general fuera creación natural, pues es una región donde existen corrientes y fallas naturales que bien pudieron haber dado esa forma a las rocas que ahora están sumergidas.

Bajo esta perspectiva del científico, significa que alguna civilización podría haber aprovechado esas formaciones naturales y haber efectuado algunas modificaciones en las mismas para su beneficio. El científico Masaaki Kimura concuerda con esto y está convencido de que la mano del hombre ha tenido mucho que ver en estas pirámides.

Hay ciertas evidencias que sustentan esta afirmación, tal es el caso de los agujeros que mencionamos antes en este artículo, son exactamente tres, dos de ellos redondos y uno hexagonal, por lo cual pudiera ser que el último tuviera su origen en la naturaleza, pero los otros dos debieron ser creados con un objetivo específico. También se encuentran algunos relieves a modo de dibujos distinguibles sobre las rocas.

Ante las evidencias, la conclusión en la que pudieron llegar a un acuerdo ambos científicos es precisamente la que hemos comentado: una formación natural a la que el hombre dio forma en su beneficio, con la finalidad de conseguir alguna utilidad para su vida con ella.

En el año 2000 un equipo de investigadores de History Channel se sumergió en estas aguas a pesar de las difíciles condiciones del clima, para obtener imágenes exclusivas que permitieron captar la majestuosidad de estas inmensas pirámides sumergidas.

Durante su travesía pudieron visualizar una especie de estatua muy similar a la encontrada en la Isla de Pascua y algunas piedras muy particulares que se asemejan a tumbas de Okinawa, otra región muy cercana. Incluso hallaron una gran roca cuya forma asemeja mucho a una tortuga, y ciertas incisiones sospechosas sobre las piedras.

Pese a tan fantásticos hallazgos, pareciera que con el pasar de los años las personas han ido perdiendo interés por estas enigmáticas estructuras y ya no se han retomado las investigaciones para descubrir realmente de qué se tratan estas pirámides; ahora sería el momento ideal para efectuar una investigación completa del caso, considerando que la tecnología pone a nuestra disposición los instrumentos necesarios que quizá nos permitan revelar el misterio.

Lo más reciente, es que en el año 2014 un equipo de España identificado como Cuarto Milenio, se sumergió en sus aguas junto al científico que las descubrió para apreciar en primer plano estas maravillas que hacía años no se visitaban.

Por supuesto, las imágenes tomadas durante esta expedición son mil veces mejores que las anteriores del 2000, al ser capturadas con equipos más sofisticados, sin embargo es lógico que se vean un poco afectadas por encontrarse sumergidas en agua, se cree que incluso se han hallado estructuras similares en la región cercana de Okinawa, pero esto parece mantenerse en secreto hasta dar con las respuestas necesarias.

Algunas de las hipótesis indican que los japoneses podrían haber llegado al continente americano hace miles de años, basados en las semejanzas de estas construcciones; pero hasta no saber con exactitud quiénes son los autores de estas maravillas, el misterio de una antigua civilización que hiciera vida hace 10.000 años sigue en pie, necesitando respuestas que de hallarse, tal vez significarían un giro importante a toda nuestra historia. Si te ha gustado el contenido de nuestro artículo, te invitamos a leer a continuación Dinosaurios.

Deja un comentario