Adicción a las Redes Sociales, todo sobre esta manía

La adicción a las Redes Sociales es un problema que se presenta con frecuencia en la actualidad; el  uso excesivo de las mismas es una forma de dependencia psicológica que muchas veces se relaciona con carencias que se sustituyen con información de las redes, la cual muchas veces se aleja bastante de la realidad.

adicción a las redes sociales

Las Redes Sociales

Una red social es un ente compuesto por un conjunto de usuarios, que se relacionan de acuerdo a algún criterio en particular. Estos usuarios pueden ser individuos u organizaciones con las cuales se establece una relación profesional, de amistad, amorosa o de cualquier otra índole vía internet.

Es importante el tipo de relación que suele establecerse entre los distintos usuarios que integran las redes, ya que muchas veces surgen lazos interpersonales que sobrepasan las barreras de lo que se considera apropiado.

Las redes sociales se han convertido en un fenómeno global, el cual se ha expandido tan velozmente que en el mundo existe muy pocas personas que no pertenezcan de alguna u otra manera a esta red.

Adicción a las redes sociales

Cambios en las redes sociales 

Desde sus inicios estas redes han brindado la posibilidad de estar más en contacto entre usuarios de todo el mundo, donde pueden compartir sus intereses, gustos y experiencias personales.

Las redes sociales son una herramienta imprescindible para permanecer informado, muchas organizaciones se valen de las redes sociales para colocar campañas publicitarias o informativas sobre su negocio.

De las redes sociales también se extrae información relevante sobre las preferencias que tienen la mayoría de los individuos para establecer estrategias de mercado.

Son muchos los beneficios que se obtienen del uso de las redes sociales, pues ellas son una conexión importante a toda una fuente de información y recursos que están a solo un click de distancia.

adicción a las redes sociales

Por mucho tiempo las redes sociales eran una novedad entretenida y una forma divertida de contacto virtual. Una fuente de información sin límites que nos hace sentir que somos parte de todo un mundo interesante.

Con el paso del tiempo, y a raíz de la inmensa popularidad que cada día incrementa sus seguidores de manera exponencial, las redes sociales han ido transformándose para muchas personas en algo difícil de manejar. De hecho,  para algunas personas, las redes sociales se han convertido en un riesgo para la salud, en varios sentidos.

Problema Común 

Las nuevas conductas sociales, han impulsado el surgimiento de patologías que están relacionadas con el uso y el abuso de la tecnología. Descubre más información interesante sobre este tema en Nomofobia

adicción a las redes sociales

Actualmente, se habla de adicción a las redes sociales, algo que le dificulta a muchos realizar las actividades de su vida diaria, dejándolos enganchados a la pantalla de acceso a dichas redes.

Se han realizado análisis de los tipos de conducta cuando se utilizan los recursos tecnológicos que ofrece el internet, con el objetivo de considerar los problemas existentes así como también las posibles soluciones a los mismos.

Uno de los problemas más frecuentes es la adicción a las redes sociales, personas de cualquier edad pueden sufrir de esta patología, aunque es más frecuente en adolescentes y personas muy jóvenes.

Adicciones Psicológicas

Entendemos por adicción, al consumo o uso excesivo de elementos químicos o invasivos para el organismo.

Adicción a las redes sociales

Generalmente relacionamos las adicciones con el alcohol, el tabaco u otras sustancias muy tóxicas, las cuales desencadenan una adicción química. Descubre más sobre este tema en Antibióticos y Alcohol

También existen adicciones psicológicas que se asocia a conductas erradas, como lo son la actitud frente al los juegos, la comida, el sexo o al trabajo entre otras; estas actividades se vuelven un problema cuando se realizan de manera atípica.

Todas las conductas que tiene el ser humano son susceptibles a transformarse en un comportamiento psicológicamente adictivo, mucho más si se trata de una conducta que proporciona a la persona una respuesta placentera.

Los aspectos que debemos tener en consideración, para darnos cuenta si una conducta se está convirtiendo en un comportamiento adictivo, son la intensidad con la que realizamos dicha actividad y la frecuencia en que lo hacemos.

Así mismo, debemos analizar el grado de interferencia que tienen estas actividades en nuestra manera de relacionarnos con las demás personas, con nuestro núcleo familiar y con nuestros compañeros  de trabajo.

Los datos que nos aporten estas observaciones nos dirán si estamos frente a una adicción psicológica. Una persona manifiesta este tipo de trastornos mostrando pérdida de control y dependencia emocional de una actividad en específico.

Para tratar a una persona que tiene una adicción psicológica, se le tiene que ayudar a trabajar en dominar sus impulsos.

adicción a las redes sociales

La Autoestima

La autoestima es la percepción que tenemos de nosotros mismos, para lo cual se toman en cuenta aspectos como los pensamientos, sentimientos y comportamientos que realizamos constantemente.

La autoestima es básicamente un juicio o evaluación que hacemos de nosotros, de nuestra manera de ser, nuestro cuerpo y del carácter de cada uno de nosotros. De esta evaluación íntima y personal, se pueden determinar si tenemos una autoestima alta, baja, estable o inestable.

Es importante tener una actitud positiva y desarrollar una autoestima que nos otorgue una visión de nosotros mismos que sea realista y saludable.

La baja autoestima y la Adicción a las Redes Sociales

Las redes sociales influyen directamente en las personas, cada quien en mayor o menor grado influenciar por los mensajes que ve en internet.

El comportamiento humano toma estos elementos sociales como medio de expresión, además de que las personas tienen la necesidad de conocer aspectos sobre otras personas para sentirse parte del entorno social.

Cada usuario de las redes tiene un objetivo en mente a la hora de acceder y navegar por la red, algunos solo quieren vender sus productos y servicios, otros buscan información relevante, aunque todos quieren interacción virtual.

La manera en cómo se utilizan las redes, es la clave para lograr dominar el bombardeo de información que solemos encontrar y que nos afecta de una u otra manera.

Desde el inicio, las redes sociales han sido objeto de estudio, pues es importante saber cómo afectan al comportamiento humano, especialmente a la escala de valores, que tiene cada persona.

Los resultados de estos estudios indican que el uso inadecuado o excesivo de las redes es un factor desencadenante del estrés. En algunas personas las redes sociales producen el aumento de la sensación de soledad, impotencia, envidia y desilusión.

La adicción a las redes sociales se relacionan directamente con una baja autoestima, lugares de encuentro virtual tales como Instagram, Facebook o Twitter causan un efecto adictivo en la persona.

Cuando una persona adicta no tiene acceso a las redes sociales produce un sentimiento de frustración, llegando a resultar en síntomas de depresión y disminución de las habilidades sociales.

Reacciones ante las publicaciones

Las reacciones ante los mensajes de las redes sociales varían de acuerdo al nivel de percepción que tenga cada persona, y de lo que haga con la información que obtiene. Algunas personas se sienten saturadas ante tantas publicaciones de la vida de los demás, lo ve como algo que no tiene sentido o carece de valor.

Pero existe un grupo de personas a las que las mismas publicaciones les causan un efecto negativo, y en medio de su adicción suelen comparar su propia vida con las imágenes que ve en las redes.

Una persona con baja autoestima que se dedique durante horas a ver las publicaciones de otras personas, ya sean conocidos o no, terminará por pensar que su vida es aburrida, miserable y sin sentido.

Tendencia a la depresión

Los estudios que se han realizados en las personas jóvenes, para establecer la relación que existe entre la adicción a las redes sociales y los síntomas de depresión, indican que el nivel de asociación entre ambos es bastante alto.

Esto se debe a que las personas con baja autoestima tienen una percepción de sí mismas que es totalmente negativa, condición que tiende a empeorar cuando se malgasta el tiempo viendo publicaciones de alguien más.

Muchas veces las señales de una posible depresión, se manifiestan con una capacidad casi nula de lograr una interacción social adecuada, lo cual da como resultado el aislamiento social.

Todo esto puede convertirse en un círculo vicioso, pues la persona que siente depresión suele recurrir a ver publicaciones y mensajes en internet que le muestran lo maravillosa que es la vida de los demás, lo cual atrae más depresión.

Adicción a las Redes Sociales: Inventar una vida

Las personas que recurren a realizar publicaciones falsas de una vida que no llevan y que están lejos de tener, son más frecuentes de lo que se piensa.

Al inventar una vida sensacional solo para recibir buenos comentarios en línea o los tan ansiados ‘Me Gusta’, tarde o temprano se convertirá en esclavo de esa compensación virtual que en la vida real no tiene.

Este es un problema de enormes dimensiones, pues la sensación de obtener la aprobación de los demás es intensa, casi eufórica, que se quiere sentir con cada publicación, las cuales se basan en una mentira.

Esto deja en segundo plano su confianza, su valoración personal, y su autoestima, pues en estos casos es más importante la opinión de los demás antes que la propia.

Frecuentemente, en las redes sociales se exponen la vida y obra de todos, por supuesto la mayoría de los eventos reseñados en estas publicaciones son acontecimientos felices. Lo que muchas veces no es del todo cierto; por lo cual no se debe tomar como un hecho confirmado que la persona vive una vida de ensueño.

Si se examina con detenimiento las publicaciones que nos encontramos en las redes sociales  veremos que es poco probable que una persona que está viviendo una vida feliz y plena se dedique a publicar todo en las redes.

Personajes ficticios

Si navegamos un poco por las redes sociales encontramos publicaciones totalmente sin sentido, hablamos de imágenes como la ropa que se lleva puesta, el plato de comida que se acaba de ordenar, el regalo que se recibió, los atardeceres de todos los días y hasta de lo que hace la mascota.

La excesiva exposición en las redes sociales es un comportamiento que resulta nocivo, tanto para el que se expone como para el que se interesa por seguir este tipo de publicaciones.

Esto no es indicativo de que se tiene una patología, pero si es un comportamiento recurrente se va convirtiendo en la construcción de un personaje ficticio para las redes sociales.

Las personas que realizan este tipo de actividad en la internet tienen en el fondo una necesidad en su interior, un vacío que les roba la tranquilidad y lo único que las hace olvidarse de esa sensación es dar un paseo por los perfiles de las redes sociales.

Uso consciente

Las redes sociales no tienen porque convertirse en un problema, no son malas, dañinas o peligrosas; aunque todo depende de nuestra reacción a las publicaciones de los demás y de nuestro criterio al publicar nuestras propias experiencias.

El uso que hacemos de las redes sociales nos llevará por un camino determinado con buenos resultados, si las utilizamos con conciencia o se convertirán en algo negativo si las utilizamos en exceso. Es importante establecer las reglas de uso desde el principio, debemos analizar qué es lo que queremos compartir y que no.

Además no podemos dar prioridad a los comentarios virtuales de personas que no deben tener ningún tipo de influencia en nuestro comportamiento.

Nunca las opiniones que se expresan en las redes sociales serán del todo válidas, pues no estamos seguros de la intención detrás del comentario.

¿Eres adicto a las redes sociales?

Actualmente la adicción por las redes sociales ha ido en aumento, es cada vez más frecuente el ver personas que pasan horas navegando entre las redes.

Las redes sociales han traído beneficios a la comunicación, la publicidad y la conexión que tienen las personas con su entorno social. Sin embargo,  existen personas que han dejado que las redes sociales dominen su vida, dejando de lado sus actividades y responsabilidades por estar conectados y no perderse ninguna publicación.

Este tipo de comportamiento se transforma en una adicción que se debe controlar, dicho tipo de actitud ante las redes puede desencadenar patologías tales como depresión, estados de ansiedad, crisis de angustia y estrés, que pueden poner en peligro la salud.

Cada vez son más populares las novedades que cada día ofrecen las redes sociales, las cuales funcionan como verdaderos filtros de la vida real.

En las publicaciones se suele proyectar una vida de felicidad, tranquilidad y romanticismo que no siempre es tal y como se muestra. El objetivo es obtener las reacciones positivas de los usuarios, lo cual es tan gratificante que se recurre a cualquier truco para lograrlos.

Síntomas de la adicción

Las personas que sufren de adicción a las redes sociales, generalmente tienen algunos signos de los cuales podemos podemos nombrar algunos:

  • Una persona adicta despierta por la mañana e inmediatamente accede a sus redes sociales para ver qué sucedió mientras dormía.
  • Al colocar una publicación en las redes, espera lo más pronto posible la respuesta de sus contactos, la cual por supuesto debe ser positiva, de lo contrario generará un problema enorme.
  • Si una publicación no logra calar en el gusto popular genera frustración, ira y desilusión.
  • Una persona que sufre de adicción a las redes, explora una y otra vez los perfiles de sus contactos, para detectar cualquier cambio en ellos.
  • Cuando ve una publicación de otra persona, sobre sus actividades o reuniones especiales piensa que la vida de los demás es siempre mejor que la suya.
  • A pesar de estar en una reunión, o en el trabajo, la necesidad de actualizar el perfil es más importante que cualquier cosa.
  • Publica imágenes de todo lo que le sucede, desde lo que come hasta cuando va a dormir.
  • Estar sin conexión a internet es sinónimo de incomodidad, ansiedad y  estrés.

Deja un comentario