Detector de Mentiras, curioso aparato para saber la verdad

El Detector de mentiras es un curioso aparato que se suele utilizar en circunstancias por las fuerzas de la ley para constatar si la información que reciben de una persona que está siendo interrogada es fidedigna o no. Algunos alegan que este es un tipo de prueba que se puede superar fácilmente. En este artículo exponemos la verdad sobre este interesante tema.

detector de mentiras

Detector de Mentiras

El detector de Mentiras o también llamado Polígrafo, es un aparato inventado por John Augustus Anderson y Leonarde Keeler quienes a finales de la década de los años 1930 dedicaron sus esfuerzos a crear una máquina que pudiera descubrir si una persona no estaba diciendo la verdad.

En sus inicios, el polígrafo causó todo un revuelo en la sociedad que se preguntaba si su uso era eficaz y en verdad funcionaba. Muchos expertos en la materia de interrogatorios alrededor del mundo se comenzaron a cuestionar sobre el uso de este aparato en las sesiones donde las preguntas y  la interacción con el acusado era la base para resolver el caso de investigación.

Muchas son las dudas sobre el uso del aparato, sobre todo acerca del análisis que indica la  veracidad de los datos que este arroja. Por ejemplo, siempre está en el aire a pregunta, de si una persona que haya sido sometida al detector lo haya engañado completamente.

Otra de las cuestiones que se relacionan con el uso del detector de mentiras es ¿Hasta qué punto debe ser considerado como un método infalible? Es la ambigüedad y la falta de bases científicas la que han desacreditado el uso del detector de mentiras.

detector de mentiras

Siempre controversial

A pesar de la controversia sobre su uso, muchas instituciones gubernamentales, privadas y de origen militar, siguen utilizando la información que este les proporciona para tomar decisiones en gestiones y casos de investigación.

El polígrafo no posee validación científica alguna, durante años se han detectado casos en los cuales grandes espías después de haber sido capturados, alegaban haber engañado muchas veces al detector de mentiras.

Instituciones de prestigio científico como la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos y la Asociación Estadounidense de Psicología no avalan, en ningún caso la veracidad de los resultados que se obtienen del polígrafo, de hecho entre la comunidad científica se le considera un aparato poco confiable.

detector de mentiras

¿Qué es?

El detector de mentiras es un tipo de aparato que mide y registra las respuestas fisiológicas de un individuo ante las preguntas que se le realizan y las respuestas que da a esas preguntas.

Generalmente este aparato capta si se registra una variación en la presión arterial, lo cual es la tensión que ofrece el torrente sanguíneo a las paredes de los vasos sanguíneos por donde circula hasta llegar a irrigar cada rincón de nuestro organismo.

Además del dato importante de la presión, el cual es el signo vital por excelencia, el detector de mentiras mide el ritmo cardíaco, el cual suele acelerarse cuando una persona está mintiendo.

Otros datos importantes que son registrados por el aparato detector, son  la frecuencia respiratoria, los estímulos nerviosos y la respuesta galvánica (sudoración excesiva), valores que se ven alterados cuando una persona está bajo el estrés de enfrentar a todos diciendo que es verdad lo que él sabe que no es cierto.

detector de mentiras

Origen del Detector de Mentiras

El polígrafo es usado como detector de mentiras por el público en general desde que fue inventado en el año 1938 por Leonarde Keeler, quien trabajaba para el Departamento de Policía de Berkeley en el estado de California.

El oficial Keeler, creó el primer polígrafo de tres canales, el cual tenía la novedad de que podía dejar impresos los registros de los resultados de las sesiones de preguntas y sus respectivas respuestas.

Esto se logró gracias a los trabajos previos de John Larson, otro oficial de policía de Berkeley quien fue pionero en utilizar el polígrafo en las investigaciones forenses y criminalísticas.

Desde sus inicios, el funcionamiento del mecanismo básico del detector de mentiras, no ha tenido cambios relevantes en cuanto a la idea que dió origen al aparato.

Detector de mentiras

Avances y mejoras

Los avances que se le han realizado, consisten en mejoras de los sensores, los cuales cada vez pueden captar la más mínima variación de los valores que puede captar el sensor.

Otra de las mejoras que se le han realizado se tratan de el tipo de procesamiento que se realiza con los datos captados, en lo cual se hace referencia al sistema informático para analizar las mediciones; además de otros sistemas que se le pueden conectar para trabajar en conjunto.

Entre estos sistemas se encuentran los Detectores electroencefalográficos de potencial relacionado con eventos (generalmente captan y determinan los elementos presentes en las  ondas cerebrales). Descubre más sobre este interesante tema en nuestro artículo Sinapsis Normal y con Depresión

El problema con los resultados obtenidos con estas adiciones es que los resultados presentaban inconsistencias que afectan considerablemente los resultados.

No obstante, ninguno de estos avances tecnológicos han demostrado ser confiables a la hora de determinar si una persona está diciendo una mentira. De hecho, algunos han sumado nuevos problemas de funcionamiento al polígrafo, en vez de afianzar los resultados que se obtienen desde su implementación.

detector de mentiras

Un ejemplo de lo fallido que resultó el adicionar estos sistemas complementarios, es el del interrogatorio a un asesino para encontrar el cadáver de su víctima; en todo momento, el prisionero se mostró colaborador y respondió cada pregunta, pero la información que suministró el polígrafo nunca fue certera o contundente.

De hecho al criminal se le condenó con pruebas que se recolectaron con métodos de investigación criminal tradicional, incluyendo extensas horas de interrogatorios al prisionero y a los testigos del hecho. Descubre más sobre interesantes temas relacionados en nuestro artículo Asesinos Seriales

Principios de Funcionamiento

El polígrafo tiene sus defensores, quienes afirman que  es útil su uso para indagar sobre la veracidad de un testimonio.

Entre las razones que alegan es que el detector de mentiras tiene su grado de confiabilidad pues sus resultados están relacionados con elementos bioquímicos del cuerpo cuando reacciona ante una pregunta comprometedora.

detector de mentiras

Estos elementos a los que se hacer referencia se llaman Sustrato bioquímico de las emociones lo cual se trata de que en el comportamiento humano las emociones desencadenan toda una cascada de respuestas neuroquímicas que producen reacciones de acuerdo al estímulo que se esté procesando.

Por lo cual, las emociones están directamente entrelazadas con la reactividad corporal, siguiendo un esquema lineal donde se genera el estímulo, luego se analiza a nivel de pensamiento, después se produce una emoción y el cuerpo realiza una adecuación a nivel fisiológico.

Esto genera signos corporales que son visibles en el cuerpo de la persona que es cuestionada acerca de su participación en un hecho, sobre su conocimiento en relación a algo que sucedió o simplemente si conoce a alguien o no. Descubre más sobre temas relacionados en nuestro artículo Síndrome del Impostor

El proceso antes descrito, se produce de manera inalterable una y otra vez cuando se produce una reacción ante un evento, sus reacciones corporales están sujetas a las emociones, las cuales tienen un patrón de eventos fisiológicos bien definido.

El problema que existe con la obtención de datos de esta forma es que se efectúan alteraciones en la emisión de los mismos, ya que cualquier cambio en los pensamientos y en las emociones, provocan al traerlos a la mente, una variación en los elementos orgánicos, que son los que básicamente mide el detector de mentiras.

La conceptualización de la mentira

Otro aspecto importante a tomar en cuenta en este tipo de estudios es la conceptualización de la mentira. Para cada persona, es diferente la forma de mentir y de lo que el sujeto considera que es mentira. Es muy difícil el medir los cambios fisiológicos en una persona que se autoconvence que la mentira que dice es su verdad.

Según los defensores del polígrafo, el estrés y la tensión emocional motivada por el conocimiento de la verdad, y la consciencia de que se está diciendo una mentira, se puede captar a través del detector de mentiras.

Existen expertos que consideran que esta discordancia del pensamiento ante un tema específico, hacen que las emociones causen una activación alterada de los neurotransmisores los cual modifica las constantes de reacción orgánicas. Descubre más sobre interesantes temas relacionados en nuestro artículo Mentiras

Es imposible saber lo que la persona piensa ante una situación, pero sus reacciones a hablar sobre el tema suelen ser confiables, pues son las más difíciles de simular.

Una muestra de esto sería que en un interrogatorio forense, las reacciones se comparan con la pregunta sobre un evento y los pensamientos y emociones que esta genera en el sujeto.

Actualmente no existe un patrón común de la reacción corporal de los seres humanos ante un hecho, que puede ser percibido de diferente manera, para algunos sería un acto inmoral y reprochable, para otros pudiera tratarse de una cuestión de alivio o que genera paz.

En la práctica, los detectores de mentiras solo son capaces de detectar los estados de ansiedad y los signos de estrés, si una persona los sabe controlar, podría superar la prueba sin problema alguno.

Uso del detector de mentiras

La prueba del polígrafo consiste básicamente en analizar las variaciones en valores corporales relacionados con el estrés, el nerviosismo y la ansiedad, los cuales suelen ser una reacción de tipo emocional ante la evocación de un evento específico.

Para obtener las respuestas se utilizan una serie de preguntas relacionadas con el evento, donde generalmente las respuestas deben ser solo Si o No.

A partir de estas respuestas es que se comienza a realizar una serie de análisis que tomarán las reacciones emocionales de un individuo durante el proceso, para determinar si están en el rango de la verdad o entran en el campo de la falsedad.

En muchos países es un método popular para la elaboración de hipótesis para resolver un crimen, basado en el interrogatorio del acusado; por otro lado últimamente está tomando auge el utilizar el método del polígrafo en las entrevistas de trabajo, para saber si el candidato está a la altura de la vacante a la que se postula.

Mecanismo

Para utilizar el detector de mentiras, primero se le colocan los sensores del aparato al sujeto que se someterá a la prueba. Estos se sujetan firmemente y con unas correas al pecho, la mano y en el brazo del individuo, mientras se conectan a una computadora.

En cuanto el programa esté en funcionamiento, y se efectúen los primeros registros formales, se procederá a realizar las preguntas, a las que el individuo responderá con un Sí / No.

La persona que se encarga de monitorear los signos vitales durante el interrogatorio, se llama Poligrafista; quien se encarga no solo de leer los datos obtenidos del detector de mentiras, sino también de las comparaciones entre las preguntas sencillas de las cuales se tiene certeza de que son ciertas.

Si al responder se nota una variación significativa de los datos, y del ritmo cardíaco, la presión y presenta sudoración, se puede decir que las respuestas del usuario son mentiras.

¿Quién lo utiliza?

El uso del polígrafo se ha diversificado, es común que se utilice en los interrogatorios que se realizan en los organismos de policía, de inteligencia y otras instituciones asociadas a ellos.

En Estados Unidos es frecuente su uso, así como también en la mayoría de las instituciones de inteligencia y militares de Europa; este aparato se usa como parte de los procedimientos normales de interrogatorio.

También se está implementando su uso en las agencias de empleo para verificar los datos de los postulantes. Actualmente se ha vuelto importante en la asignación de puestos de trabajo, usualmente con preguntas de tipo personal y bajo presión.

Aparato para monitorear

Cabe resaltar que el polígrafo por sí mismo, no es un aparato que dice si una respuesta es verdadera o es una mentira; el dispositivo está diseñado para hacer un monitoreo de las mediciones de los valores corporales que están involucrados.

Para esto se utiliza el flujo de corriente que se transmite a través del dedo índice de cada mano en la cual van colocados los sensores, los cuales cuentan con una placa que capta los signos para transmitirlos al software de análisis.

David T. Lykken es un individuo que creó la Técnica del conocimiento de la Culpabilidad  la cual consiste en que las preguntas se enfocan en la información de la que solo tiene conocimiento la persona que es culpable.

Los nuevos diseños para los polígrafos  tienen equipos digitales con sensores de avanzada, los cuales son utilizados por las grandes agencias gubernamentales de Estados Unidos como el Servicio Secreto, el FBI, la CIA y la DEA.

Todos los departamentos de Policía local cuentan con un detector de mentiras y con el oficial que está entrenado para operarlo. También se utiliza en las fiscalías e instituciones de medicina forense. Las empresas privadas de investigación también cuentan con el polígrafo entre sus métodos de captación de pruebas.

Fiabilidad del Polígrafo

La comunidad científica a nivel mundial ha presentado su desacuerdo en el uso del Polígrafo para determinar si es verídico el testimonio de una persona.

De hecho, las críticas son abundantes, sobre todo a su uso en los organismos de seguridad del gobierno y de las entidades de investigación privada.

La Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos, es una organización que básicamente usa los conocimientos de sus miembros para aconsejar al gobierno de la Nación en la implementación de técnicas, métodos y procedimientos en las áreas de Ingeniería, Ciencia y medicina.

Recientemente, realizó un informe que avala los resultados obtenidos en un estudio, en el cual no fueron involucrados los expertos en el uso de la técnica del polígrafo, las estimaciones fueron que al aplicarse la prueba del detector de mentiras a un universo de 10.000 personas en las cuales 10 son espías, sólo se llegaron a descubrir 8 de ellos.

Otra investigación relevante, realizada por la Asociación Estadounidense de Psicología, indica que según los criterios que maneja, los resultados de una prueba de poligrafía no son concluyentes, de hecho, actúa como un efecto placebo.

La catástrofe de los Espías

La reputación de las organizaciones de inteligencia se ha visto afectada por algunos casos en que el detector de mentiras ha arrojado datos que no han resultado ser ciertos.

Los desastres de descrédito de las agencias de inteligencia, incluyen algunos casos que son muy sonados por poner en entredicho la capacidad de la agencia en descubrir posibles agentes de espionaje que estuvieran dedicados a vender información estratégica importante del país.

Uno de los casos más tristemente célebre es el de Aldrich Ames, quien se desempeñaba como un doble agente, es decir, es un miembro activo de una agencia de espionaje que supuestamente espía para otra institución enemiga, pero que termina siendo leal a la primera agencia como espía.

El caso de Ames, es notable debido a que este doble agente superó muchas veces la prueba del polígrafo, la cual fue realizada por los expertos en el polígrafo de la CIA.

Las pruebas se realizaron con los mejores equipos que se encontraban disponibles para la época, además de que los profesionales tenían años de entrenamiento y se hicieron en un ambiente controlado, y en todo momento se contó con la cooperación del espía.

Ante la posibilidad de que existieran infiltrados que vendieran información a  la KGB la agencia espía enemiga por excelencia, se llevó a cabo la investigación en la cual, los interrogatorios los basaban en el detector de mentiras.

Ames entra en la lista de sospechosos debido a que no tenía manera de justificar el nivel de vida al cual estaba acostumbrado, rodeado de lujos, autos y gastos exorbitantes de dinero. Este exceso de liquidez financiera era por los pagos que le efectúa la KGB por su labor informativa.

Casos conocidos

Existen dobles agentes que tuvieron años como espías sin ser descubiertos; los cuales pasaron la prueba del polígrafo una y otra vez, si tener ninguna dificultad ni dejar sospechas sobre sí mismos.

Entre ellos están Karl Koecher reconocido espía que operó en los años 1980,​ Ana Belén Montes del año 2000, y Leandro Aragoncillo quien venció en aparato en el año 2005).

En todo estos casos, se utilizaron detectores de mentiras que se habían perfeccionado, en cuanto a la técnica para basar el interrogatorio y en las mejoras que se le hicieron al aparato, añadiendo digitalización y nuevos tipos de sensores.

El caso de Ana Belén Montes es particular, pues se desempeñaba como Analista superior de Asuntos Cubanos en suelo Estadounidense, trabajando directamente con la Agencia de Inteligencia de la Defensa de los Estados Unidos de América. 

En este caso, la Agente Montes superó muchas veces la prueba del polígrafo entre los años 1986 y el 2001, la cual le sirvió de coartada perfecta mientras efectuaba su trabajo como doble agente y le suministraba información de defensa a la Dirección de Defensa Cubana.

La espía Cubana, no solo le proporcionaba información fidedigna al Gobierno Cubano, sino que también se ocupó de alterar los informes que llegaban desde los informantes Estadounidenses asignados a la Isla Caribeña.

Este trabajo de contrainteligencia dio como resultado que muchas decisiones que se tomaron en materia de política exterior con respecto a la Isla de Cuba carecían de validez y veracidad.

Luego de estos casos fallidos, se hizo una revisión total de los procedimientos en los cuales se sometía el testimonio de los implicados a una prueba en el detector de mentiras. También se endurecieron las técnicas de uso del polígrafo.

Contramedidas

Las pruebas de los detectores de mentiras tienen detractores que afirman que este tipo de prueba debe contar con medidas que controlen cualquier interrogatorio que base sus preguntas infundiendo el temor, utilizando anécdotas y contradicciones para confundir.

También se debían evitar a toda costa las confesiones espontáneas inspiradas en preguntas no fidedignas, pues contamina todo el interrogatorio del caso.

La medida más básica que se debía implementar era el que no se podía admitir un testimonio que pudiera poner en peligro los intereses de la persona que estaba realizando la prueba.

Años después el contra espía Ames relató el consejo que le había servido para pasar la prueba del detector de mentiras en tantas ocasiones, su propio contador y consejero experto en las técnicas de interrogatorio le dijo:

“Acude a la prueba descansado y relajado. Sé amable y simpático con el operador del polígrafo, muéstrate cooperativo y sonriente. Lo más importante es  mantener la calma y nunca te detectarán”.

Si ha sido de su agrado nuestro artículo sobre el Detector de Mentiras le invitamos a descubrir más contenido interesante sobre temas diversos en nuestro blog.

Deja un comentario